sábado, 25 de diciembre de 2004

Juegos: Splinter Cell Pandora Tomorrow (XBox)

Ayer, tras un par de semanas acabé este juego. La sensación es buena. Sin embargo, no llega al nivel de su primera parte, Splinter Cell. Ha sido programado por otro estudio diferente dentro de la propia Ubi Soft. Veamos por qué.

El juego tiene dos partes bien diferenciadas. Por una parte, un modo historia, para un solo jugador, que parece más bien una expansión del primer juego. Nuevos gráficos, nuevas misiones, nuevas situaciones, mismo motor gráfico (incluso yo diría que algo peor). Ahora Fisher puede ejecutar algunas acciones nuevas, como abrir puertas mientras va cargado con un cuerpo y el denominado giro SWAT, que le permite moverse entre pared y pared sin ser visto.

La aventura está ambientada en lugares tan dispares como París, Indonesia o Los Ángeles (por citar algunos). La historia es la típica de espías intentando capturar a un jefe guerrillero terrorista, no muy distinta de la que disfrutamos en la primera parte. En esta ocasión tendremos que capturar a Souhadi Sadono, un terrorista que planea liberar una cepa del virus de la viruela, causando miles de víctimas entre la población civil.

El juego está correctamente realizado, si bien no parece que esté tan pulido como el primer Splinter Cell. A veces los personajes atraviesan parcialmente objetos sólidos, como ejemplo de alguno de los defectos que podemos encontrar. No obstante, estas pegas no restan interés a la aventura, ni interfieren con lo que es el desarrollo del juego propiamente dicho. Los gráficos son muy buenos, los efectos de luz, soberbios, así como el uso de los visores nocturno y térmico. Entre misión y misión podremos contemplar secuencias cinemáticas muy bien realizadas y ambientadas.

Aunque tenemos plena libertad de movimientos, nuestros y de la cámara, el desarrollo de las misiones es demasiado lineal. En algunos puntos disfrutamos de alguna alternativa a la hora de silenciar a nuestros enemigos, pero es imposible perderse, no saber qué hacer ni, por desgracia, ejecutar las acciones a nuestro libre albedrío. El guión está muy predeterminado, y el camino que debemos seguir, casi siempre, es único.

El control del jugador es muy bueno, al menos con el Controller S. El sonido Dolby 5.1, espectacular. En todo momento sabremos de dónde proceden los tiros si hacemos caso a nuestro sentido del oído.

Al modo multijugador no le he dedicado mucho tiempo. Si bien el juego individual no se me dio mal, en multijugador soy nefasto. Me matan enseguida. Quizás no le haya cogido el tranquillo. Lo que sí me parece es que jugando como espía, en tercera persona, el juego se hace más fácil. En cualquier caso, será por falta de horas, pero no le encuentro la gracia, y eso que la idea de espías contra mercenarios (tercera persona contra primera) me parece muy buena.

El juego está completamente doblado y traducido al castellano. Si bien existe alguna falta de ortografía, la traducción y adaptación de los diálogos es bastante buena, y escuchar voces en castellano durante el juego, todo un lujo.

En resumen, un título recomendable si te gustan los juegos de sigilo e infiltración. La historia está bastante entretenida. El modo multijugador, si bien parte de una buena idea, no está todo lo compensado que debería. Además, si tienes la suerte como yo de encontrarlo de oferta por unos 20€, merece la pena.

Esperaremos a ver qué nos depara la próxima aventura de Sam Fisher, Splinter Cell: Chaos Theory, que saldrá a la venta sobre la primavera de 2005, y nuevamente programada por el estudio de Montreal, al igual que la primera parte.

1 comentario:

Pedrete dijo...

Ehm... Pues debe estar de putísima madre en X-Box, porque en PS2... Apenas he jugado (en total creo que fueron 5 minutos), pero me llamó la atención la falta de fluidez en el movimiento. Y no me refiero al movimiento del protagonista, sino al del movimiento general.

Sobre los efectos de luz, pues sí, supongo que estaría muy bien, pero yo no vi ninguno (más que nada porque en 5 minutos es difícil ver muchas cosas), y el argumento... Es curioso, nunca pensé que fuera el de capturar a un líder terrorista.