miércoles, 29 de diciembre de 2004

Lecturas: Desembarco En Normandía (El Día 'D')

El último libro que he leído es más bien un documental acerca del Desembarco de Normandía, que tuvo lugar el 6 de junio de 1944, y que bastante gente califica como punto de inflexión del desarrollo de la Segunda Guerra Mundial en el frente Occidental.

  • Autor: Georges Blond
  • Año: 1951 (mi edición es de 1969)
  • Depósito Legal: B-38413-1969

El libro, como digo, trata de describir con cierto detalle todo lo que aconteció desde la concepción del plan de desembarcar en Europa por parte de los Aliados hasta el momento en el que se puede considerar que el desembarco estaba consolidado.

Las explicaciones son bastante claras, incluso cuando toca temas de estrategia militar. También se apoya en testimonios de gente que participó en los acontecimientos (recordemos que en el momento en que se escribió el libro apenas habían pasado 6 años desde el final de la guerra).

Tras la lectura nos podemos hacer una idea bastante precisa de qué ocurrió y porqué ocurrió así. Básicamente es lo que casi todo el mundo sabe: por un lado los aliados se volcaron en esta operación, especialmente con una supremacía aérea y naval aplastante, y por otro lado el mando alemán encadenó una serie de errores que le llevaron a la derrota. En cuanto a las experiencias de la guerra, el texto no es tan profuso en detalles como pueda ser el libro de Stephen E. Ambrose, Hermanos de Sangre. También es verdad que este último ha sido redactado basándose en multitud de entrevistas con soldados que estuvieron allí, y la historia se alarga más, desde el desembarco (en este caso ellos fueron lanzados en paracaídas) hasta la caída del Nido del Águila. En cualquier caso, se trata de un tema muy manido, tanto en cine, literatura, incluso en el ocio electrónico y los videojuegos, marco de muchas historias reales y de ficción, pero no por ello menos interesante.

En este libro se habla exclusivamente del plano militar, no entrando a valorar otras historias más en la onda del espionaje y las agencias de información y desinformación (supongo que por desconocimiento en aquella época).

El libro termina planteando la cuestión de si la supremacía marítima, el dominio del mar, es crucial a la hora de ganar o perder guerras. Quizás, vistos los últimos acontecimientos, esta afirmación haya quedado un poco desfasada, a la luz de la guerra primordialmente tecnológica que se plantea por un lado, y el terror, la matanza sin escrúpulos, que se plantea por otro. La guerra nunca hizo honorables a los hombres, pero si Sun-Tzu levantara la cabeza...

No tengo costumbre de poner enlaces comerciales, pero por si a alguien le interesa el libro, en Amazon puede encontrarlo en su lengua original (el francés).

También he encontrado un curioso artículo en francés, que no tengo tiempo de leer, pero lo haré en el futuro, en el que parece argumentar que el desembarco nunca tuvo lugar. Si alguno de vosotros tiene un rato y lo lee, me gustaría que comentara las conclusiones a las que ha llegado.

6 comentarios:

Miguel dijo...

Una de mis pasiones es lo relacionado con la segunda guerra mundial, intento deborar todo lo que cae en mis manos, tanto libros, películas y juegos ambientados en esa fascinante y cruel época de nuestra historia.

El libro que comentas no lo he leído, ni siquiera lo conozco y lo mismo te lo pido un día. pero tengo otro escrito por Stephen Ambrose, el mismo autor de 'Hermanos de sangre'. Este señor es el director del Eisenhower Center y profesor de historia en la universidad de Nueva Orleans y además de haber escrito los dos títulos citados tiene en su haber una biografía del comandante del Día D: Dwight D. Eisenhower y un libro sobre el puente Pegaso, otra de las hazañas de la segunda guerra mundial y relatada en el film de Darryl F. Zanuck 'El día más largo', del año 1962.

En el caso de 'El día D' es un libro de algo menos de ochocientas páginas, muy ameno y con un rigor histórico elevado, al estar basado en los relatos de las personas que lo vivieron tanto a pié de playa como las que planificaron o inspeccionaron el terreno meses antes de la invasión, paracaidistas, etc. Además el libro está escrito muchos años después del evento, en 1994, con lo cual mucha información que en los años próximos a la finalización de la guerra se ocultaba, a la hora de redactar el libro estaba disponible.

En 'El Día D' se cuentan innumerables anécdotas de las que no suelen salir en los libros históricos y que le dan ese toque humano a la guerra, si eso es posible.

Hay una muy llamativa de un comando, no recuerdo si inglés o americano, que le desembarcaron en un submarino frente a las playas de Normandía, meses antes del Día D, para tomar muestras de la tierra y así constatar si aguantaría el peso de los vehículos blindados. Le detuvieron y le interrogó Rommel en persona y por este motivo se libró de ser fusilado por espia. O que el mismo mariscal alemán pasaba revista a las obras de la muralla atlántica y regalaba un acordeón al pelotón que cumplía plazos. Mil curiosidades que merece la pena leerse.

Respecto a 'Hermanos de sangre' además de ser un libro muy entretenido, la serie de diez episodios que rodaron es fantástica. Te mete de lleno en el frío de Bastogne, el fracaso de la operacioń Market Garden, etc. Pero de entre todos los minutos de metraje destaca, para mi gusto, el DVD de extras, en el que se entrevista a los personajes reales en los que está basada y donde, realmente, te emocionas.

Históricamente se reconoce el Día D como el punto de inflexión de la guerra, aunque para muchos historiadores donde realmente se marcó el destino de la Alemania nazi fue en Stalingrado, con la resistencia feroz del ejército rojo, obligando a los alemanes a la rendición, perdiendo la primera batalla en la guerra por los ejércitos del Reich y la caída del primer mariscal de campo de la Wehrmacht, el general Von Paulus. Quizá con la llegada de los enfrentamientos entre rusos y americanos nada más terminar el conflicto y la consiguiente llegada de la llamada guerra fría se tergiversaron un poco los hechos.

Podíamos seguir hablando del tema años, pero mejor leer buenos libros sobre ello.

falvarez dijo...

...pero tengo otro escrito por Stephen Ambrose, el mismo autor de 'Hermanos de sangre'. Este señor es el director del Eisenhower Center y profesor de historia en la universidad de Nueva Orleans...Parece ser que no es, era, ya que murió en 2002.

Apasionante tema este de la Segunda Guerra Mundial. En cualquier caso, creo que nosotros lo vemos como algo casi ficticio, ya que hemos tenido la fortuna de no haber vivido ninguna guerra en nuestras carnes.

compiler dijo...

La verdad es que el tema de la 2a G.M. es para emocionarse. Es una guerra que me parece que es totalmente diferente a las demás, sobre todo por lo diferente que es a las guerras "tecnológicas" actuales y a la CRUELDAD que mostraban los dos bandos.

Por una parte el bando alemán da una sensación de maquinaria perfectamente engrasada y manipulada, con gente fría, dura, que dan la sensación de no tener la más mínima duda a la hora de eliminar enemigos (ya sean civiles o militares), que asusta.

Por otro lado, el bando aliado, con su organización "anárquica" en plan "vamos a ver qué pasa", y esa victoria basada en un desembarco masivo apoyado por su superioridad aerea y naval, y sobre todo en miles y miles de soldados que se lanzan sobre territorio enemigo sabiendo que tienen muchísimas probabilidades de morir.

No es lo mismo atacar que defender. El que ataca arriesga mucho: se le ve desde larga distancia, se le ataca desde posiciones altas, hay muchas bajas, y encima enfrentándose a soldados tan duros como los alemanes... no sé, es una guerra que me pone los pelos de punta. A lo mejor me sucede esto por pensar cómo podríamos estar ahora si no hubiesen ganado la guerra los aliados.

Un saludo.

Miguel dijo...

Bueno, NoP, realmente los soldados alemanes que defendían las playas de Normandía no eran ni los más duros, ni los más formados y ni siquiera eran alemanes en muchos casos. Eran batallones formados por niños y ancianos alemanes, mezclados con soldados de bandos enemigos capturados en países del este como Ucrania o Polonía, por citar dos, e incluso algún asiático. Prisioneros que no se escapaban ya que detrás tenían a un oficial alemán que se los cargaría sin pensarlo. Prisioneros que en la guerra llegaron a luchar en varios bandos.

Las fuerzas de élite alemanas estaban en la retaguardía, tanto las divisiones Panzer como los paracaidistas, y entraron en combate incluso días después del desembarco, por la incompetencia del alto mando alemán.

De todas formas la ayuda americana en la guerra la estamos pagando todavía. Tenemos bases en gran cantidad de países de nuestro entorno, EEUU es la única superpotencia que queda y por lo tanto domina militarmente el planeta. Todo con un coste relativamente bajo, ya que de los paises contendientes son los que sufrieron menos bajas y menos pérdidas materiales.

dani dijo...

A mi me facina la guerra mundial porque de todas las guerras en esta tuvo el enfrentamiento entre el "bien" i el "mal" la democracia contra la tirania

fozzielox dijo...

Para que tengais un actualizado punto de vista, recomiendo la lectura del libro de Martin gilbeet "el Dia D", ensayo de cómo se preparó el desembarco y tambie´n como curiosidad el libro de David Stafford "los dias previos al día D"