viernes, 24 de marzo de 2006

Juegos: Mario Smash Football (Gamecube)

Por desgracia, pocas veces tengo la suerte de disfrutar un juego con amigos. Y no me refiero de jugar por Internet, no. Se trata de juntarse unos cuantos frente a la consola, una tele, cuatro mandos, una bolsa de "fantasmitos" (creo que se llaman Drakis en realidad) y muchas ganas de divertirse.

Dicha conjunción astral se produjo en lo que denominamos "la previa de MadriSX", que es la reunión que los amigos de speccy.org solemos hacer justo el día anterior. Invadimos la casa de Miguel (con permiso de su mujer) y la preparación de todas las actividades de nuestro expositor se convierte en una burda excusa para dar cancha a uno de nuestros pasatiempos favoritos: jugar. Normalmente las cosas de MadriSX, o ya las traemos preparadas, o las improvisamos a última hora.

En esta última ocasión, uno de los juegos que pegó fuerte fue un título que trajo Santi: Mario Smash Football. Un poco hartos de Pro Evolution (el juego se ha vuelto cada vez más embarullado, lento y técnico) y también aburridos de jugar al International Match Day (bueno, aburrido yo de ganar siempre), le dimos una oportunidad a este título de Gamecube. Y vaya que se la ganó. De hecho, tuvimos que parar para dar paso a otros juegos y que el asunto no se convirtiera en una velada monotemática.

El multijugador dos contra dos es brutal, y más cuando no hay reglas y "todo vale". Es impagable ver la cara del colega cuando está solo delante del portero dispuesto a rematar y, de un conchazo desde la otra punta del campo, lo dejas seco. Los partidos son frenéticos. Y en 10 minutos de juego pueden acabar fácilmente con un tanteo digno de un partido de balonmano.

Por no centrarme sólo en las sensaciones y comentar algo del juego, decir que se trata de un juego de fútbol de equipos de 4 jugadores y el portero, cuyos partidos se disputan en campos sin fueras de banda ni de fondo y, básicamente, sin reglas. Cada equipo está capitaneado por un personaje de Nintendo, como Mario, Luigi, Yoshi o DK. Aparte de la peculiaridad de poder ir recogiendo objetos con los que hacer la vida imposible al rival, los capitanes de cada equipo tienen la posibilidad de ejecutar lo que se denominan supertrallazos. La ejecución está basada en tener tino a la hora de calibrar el disparo (al modo en que se suele hacer en los juegos clásicos de golf). Si el disparo es bueno, el gol tendrá valor doble.

La resaca del juego fue tal que el domingo posterior, antes de que Javier y Santi marcharan para sus respectivas ciudades, le dedicamos otro par de horitas. Y el fin de semana pasado, aprovechando que el lunes era festivo, lo alquilé en Game para echar unos vicios nuevamente en casa de Miguel, ya en un tú a tú que sólo tuvo un color en el campo (todo hay que decirlo).

Posteriormente tuve ocasión de echarle yo solo unas horitas, ya tranquilamente en casa, y simplemente queda comentar que, aunque el juego individual permite desbloquear un nuevo equipo y algunos torneos más, no tiene la intensidad que el modo multijugador. Eso sí, en el último nivel de dificultad es prácticamente imposible marcar un gol. La consola mezcla con maestría la dureza y contundencia en defensa con la rapidez y soltura en ataque.

Quizás lo compre si algún día lo encuentro barato, pero los 60 euros que vale me parecen demasiado para un título al que se le saca partido en las reuniones con amigos.

sábado, 18 de marzo de 2006

De mayor quiero ser...

... un h1j0put4

¿Y eso? - pregunta la madre.

Para que la gente me diga:

- "Mira qué novia tiene ese h1j0put4".
- "Mira qué casa tiene ese h1j0put4".
- "Vaya reloj que lleva ese h1j0put4".
- "Qué vacaciones se pega el h1j0put4".
...
- "¡Pedazo de coche tiene el h1j0put4!"

[un Mercedes (apenas se aprecia delante del autobús), un Porsche y un Ferrari en plena Gran Vía madrileña]

viernes, 17 de marzo de 2006

Juegos: Iridion II (GBA)

Después de una temporada sin comentar juegos (lo que no quiere decir que no haya estado jugando), hoy me veo con ganas de dar caña a un título que promete bastante pero, al menos para mi gusto, podría haber dado mucho más de sí.

Iridion II es lo que se conoce como un shoot'em up, que en castizo viene a ser algo como "dispara a todo lo que se menea", o lo que mis padres, y los padres de muchos niños de mi generación llamarían "los marcianitos".

En la pantalla inicial vemos un curioso y entrañable detalle. La música de introducción está compuesta por cuatro pistas: melodía, acordes, bajo y batería. Cada pista tiene cuatro patrones que podemos ir cambiando a nuestro gusto, para crear nuestra propia sintonía. Un guiño a otros tiempos.

La mecánica, como hemos comentado, es sencilla. Disparar a todo. Nuestra nave dispone de seis tipos distintos de armamento, cuya potencia podemos ir aumentando recogiendo una serie de cápsulas que aparecerán en ciertos lugares de los escenarios que iremos recorriendo. La mecánica de aumento de potencia es parecida a la de juegos como Gradius: al recoger la cápsula decidiremos qué arma potenciar.

Además del armamento convencional, si hacemos una doble pulsación en el botón de disparo y lo dejamos apretado, iremos cargando una especie de rayo de plasma al más puro estilo R-Type.

El juego sigue el esquema clásico de niveles lineales (verticalmente) en los que encontraremos naves enemigas de lo más variado, algunos "jefes intermedios" (naves más potentes que nos costará más trabajo abatir) y un "jefe de final de fase" al que será muy costoso vencer.

Técnicamente el juego es precioso, la verdad. Los gráficos y el sonido rayan a un nivel muy alto. Parece mentira que estemos hablando de una Gameboy Advance o, lo que es quizás peor, cómo es posible que otros equipos de programación no le saquen partido al potencial de la portátil de Nintendo.

Lamentablemente, la espectacularidad no lo es todo. Y no sé decir qué es exactamente, pero no me acaba de enganchar. Las armas, los enemigos son variados, los patrones de ataque van difiriendo... pero no es un DoDonPachi, ni un Radiant Silvergun... de hecho es que el 1942 me divierte más. Quizás la perspectiva confunda un poco a la hora de jugar (es una perspectiva cónica, puede que no la más adecuada para un juego de estas características).

Y el remate de lo nefasto es el sistema de claves empleado para guardar los progresos en el juego. Parece mentira que estemos en el siglo XXI y todavía andemos con éstas. Sacar lápiz y papel para apuntar la contraseña del nivel que acabamos de superar no es el paradigma de la usabilidad y la diversión, precisamente. Más cuando hace ya años que la práctica totalidad de juegos lleva una pequeña memoria flash para almacenar este tipo de datos (en consolas como las portátiles, en las que no podemos recurrir a las socorridas - y caras - tarjetas de memoria).

domingo, 12 de marzo de 2006

Actualizando la colección

He aprovechado el día para poner un poco de orden en el caos de mi colección de videojuegos. Tengo todo almacenado en un armario (quizás debería decir "amontonado"). Tras la MadriSX 06, es un buen momento para colocar todo lo que había dejado por ahí tirado e incorporar las nuevas adquisiciones:

  • Modchip para Sega Saturn. Hay algunos títulos prácticamente inalcanzables, económicamente hablando, pero muy apetecibles, como Radiant Silvergun (acabo de mirar en Ebay y el más barato de los 2 que aparecen está casi en 80 euros). Así, además, haré uso de mi joystick arcade para Saturn/Playstation. La instalación del chip fue un poco problemática (por lo visto mi Saturn es de las "raritas") y no exenta de problemas (vamos, que no funcionó a la primera), pero parece que ya va bien.
  • Cable RGB para Sega Dreamcast. Se lo pedí hace tiempo al amigo Zyloj. Ha sido una compra baratita y los cables RGB siempre son un valor seguro.
  • VGA Box para Sega Dreamcast. Esto es otra historia. Ojalá todas las consolas pudieran conectarse así al monitor de PC y verse con esa nitidez y calidad. Lamentablemente, sólo la malograda Dreamcast lo permite, si exceptuamos a las consolas de nueva generación (por el momento XBox 360).
  • Juegos para Spectrum. Entre ellos, títulos como Narco Police (directo a engrosar mi colección de Dinamic), North & South (un juego que me trae muchos recuerdos de la infancia/pubertad) y Out Run. Respecto a esta última franquicia, la lista de títulos en mi poder va creciendo: Out Run de Spectrum, Out Run Europa de Sega Master System, Out Run de Sega Saturn (dentro del recopilatorio Sega Ages) y Out Run 2 para XBox).

Ya que estaba, he pasado revisión a la Saturn y la Dreamcast. Les he cambiado la pila a ambas (Saturn lleva una pila de botón de 3V normalita, mientras que Dreamcast lleva una pila de litio recargable).

Estoy por ponerle un led azul a la Dreamcast (para que haga juego con la espiral del logotipo). Y si consiguera encontrar un ventilador como el que lleva pero más silencioso, me quedaría mejor que nueva. Otra de las "actuaciones" que estoy considerando es poner los interruptores de 50/60Hz y selección de zona a la Saturn, pero lo que me echa para atrás es tener que desoldar una patilla de un chip. Es una operación peliaguda para un manazas como yo.

viernes, 3 de marzo de 2006

MadriSX 2006

Este sábado se celebra una nueva edición de la MadriSX & Retro.

Se trata de una reunión de usuarios, que comenzó siendo de MSX, pero a la que hace ya un par de años nos unimos usuarios del resto de plataformas de 8 bits (Spectrum, Amstrad, Commodore, etc.).

El evento se celebrará en el Centro Cultural El Greco, que está por la zona de Batán (en Madrid). La verdad es que este año vamos a ir un poco escasos de espacio, sobre todo si la afluencia de público sigue la tendencia al alza de las dos últimas ediciones. Gente joven que asiste incrédula al espectáculo de unos ordenadores que cargan programas de cinta, cuya paleta de colores se puede enumerar con los dedos de las manos y con unos pixels que se ven a simple vista. Y gente no tan joven que acude a la llamada de la nostalgia, para revivir aquellos momentos de la niñez.

Al final, no deja de ser un día en el que juntarme con un montón de amigos a los que he conocido gracias a Internet y con los que compartir una afición. Desde luego, los años anteriores lo pasamos en grande, y éste va camino de ello. De momento ya hemos preparado una "reunión previa" en casa de Miguel, para ir calentando motores.

Dejo por aquí algunos enlaces interesantes:

ACTUALIZACIÓN: