martes, 30 de mayo de 2006

Lecturas: Estupor y temblores

Un comentario breve para un libro breve.

Mi compañero Juanjo me prestó este librito de apenas ciento y pico páginas con un tamaño de letra bastante generoso. La experiencia apenas me duró un día (lo que fue un trayecto de vuelta a casa y el siguiente de ida hacia el trabajo), pero interesante.

En este libro, su autora, Amélie Nothomb, relata en tono autobiográfico la experiencia de entrar a trabajar en el escalafón más bajo de una multinacional japonesa. A través de sus vivencias nos hará partícipes de la mentalidad japonesa en temas como la relación entre compañeros de trabajo, la jerarquía en las empresas, la visión que tienen de los occidentales o el papel de la mujer en la sociedad nipona. Es un viaje hacia el abismo, en el que siempre se puede caer más bajo. La protagonista pasa de ser algo parecido a una secretaria a la limpiadora de los retretes de la planta en la que trabaja.

Es una buena lectura para darnos cuenta de lo diferente que se puede ver la vida ahí fuera, sobre todo cuando estamos hablando prácticamente de la otra punta del globo. Una forma de estructurar la sociedad que puede ser tan válida o errónea como la nuestra (es curioso que Japón sea el país con la tasa de criminalidad más baja y el índice de suicidios más alto, por citar dos datos que llaman la atención).

También es el paraíso del videojuego, pero ese tema prefiero no tratarlo, porque tengo muchas ganas de ir por allí de visita y, tal y como está mi economía ahora, lo veo francamente imposible.

jueves, 25 de mayo de 2006

Día friki

Dicen que hoy es el día de los frikis, o algo así...

Así que, para celebrarlo:

jueves, 18 de mayo de 2006

domingo, 7 de mayo de 2006

Tarjetas de memoria, ese gran atraso

No sé si conoceréis el vídeo del niño alemán (y sus innumerables adaptaciones) que se pone como un basilisco porque no puede jugar a un FPS por Internet (o algo así).

Pues algo parecido me ha pasado esta tarde cuando me he dicho: "me apetece jugar un rato a los minijuegos de Resident Evil 4". He encendido la Gamecube y, ¡oh sorpresa!, mensajito de que tengo que formatear la tarjeta de memoria (memory card para los jugones consoleros). En otras palabras, las partidas grabadas del RE4 a la porra.

¿Para cuándo una forma fácil de transferir la información para poder tener una copia de seguridad? No es la primera vez que me pasa. Con la Playstation ya sufrí una desgracia similar. ¿Qué les costaría poner una interfaz USB para poder pinchar un dispositivo de almacenamiento tipo lápiz de memoria o reproductor MP3 y poder guardar las partidas en otro sitio?

Miedo me da si algún día casca el disco duro de la XBox...