jueves, 26 de julio de 2007

La frikada de la semana

Dedicada a los amantes de la Nintendo DS y de Guitar Hero.

Vía AnaitGames.

domingo, 15 de julio de 2007

Derribando mitos noruegos

Sí, estuve en Oslo a principios del mes pasado y prometí contar más, pero no lo hice (la eterna falta de tiempo).

Para enmendarme un poco, ya que me da vergüenza publicar el reportaje fotográfico que hice (por la poca cantidad y mala calidad de las fotos), sí que me gustaría comentar una de las partes más interesantes del viaje, que fue la caída de unos cuantos mitos.

Suciedad en las calles.

Las calles de Oslo no tienen tanta fama de limpieza como lo puedan tener las de cualquier ciudad Suiza, por poner un ejemplo. Pero sí es cierto que por aquí se tiene conciencia de que en el norte son más limpios y civilizados. Pues no. La suciedad no llega al nivel de Madrid (que está asquerosita), pero sí que la hay.

Prostitutas en las esquinas.

Pues sí, por allí andaban las negritas, algo más discretas que sus compañeras que pululan por la Gran Vía madrileña, pero estaban a la vista en un barrio cualquiera (al lado de nuestro hotel). O eso o es que el hotel estaba así de "bien situado".

Barullo en la puerta de un garito, y dentro poniendo reguetón.

La primera noche que anduvimos por allí estuvimos tomando una cerveza en un sitio tranquilito. A la vuelta al hotel (era como la 1 de la mañana de un domingo), en la puerta de un garito se agolpaban las niñas (aparentemente borrachas) mientras de la puerta salía ese "ruido" llamado reguetón.

Hacen trampas jugando, como cualquiera.

¿Quién dice que los latinos y, en concreto, los españoles, somos los reyes de la trampa y la picaresca? El penúltimo día de estancia allí, por la tarde, nos invitaron a la fiesta de verano de los trabajadores de VG. Fue una fiesta curiosa. Montaron una especie de gymkana antes de la cena y las copas (no, espera, que no hubo copas). El que ganaba no se llevaba nada en especial (salvo el aplauso durante la cena), pero nosotros teníamos un compañero de equipo (no voy a decir su nombre) que no se cortaba un pelo en hacer trampas. Al final quedamos segundos.

Conductores haciendo pirulas y tocada de claxon.

Sorprende la poca densidad del tráfico en pleno centro de la ciudad. Quizás sea por eso que tardamos un par de días en escuchar el primer bocinazo. Pero fue con razón, un taxista andaba haciendo la pirula para dar la vuelta (no haré ningún comentario más al respecto).

Por desgracia (o mejor dicho suerte para ellos), el tópico de su productividad sí que es totalmente cierto. A las 18.00h no quedaba nadie en la oficina, ni siquiera en el departamento de sistemas, y entiendo que dejando el trabajo hecho. Eso y la extraña luminosidad del cielo de madrugada (debido a su latitud y la fecha en la que fui) me dejaron totalmente encandilado.

viernes, 13 de julio de 2007

Conciertos: Reunion (Chuck Loeb) con Michael Franks

El martes pasado (10.07.2007) tuve el placer de asistir al concierto que el grupo de Chuck Loeb, Reunion, acompañados del cantante Michael Franks, dieron en el cuartel de Conde Duque (Madrid).

Es curioso cómo llegué a enterarme de que ese concierto se celebraba. La verdad es que, aunque me encanta la música en directo, llevaba tiempo sin ir a ningún concierto. Hará un par de semanas, un amigo me comentó si quería acompañarlo al concierto que George Benson y Al Jarreau van a dar en Conde Duque. El precio (casi 60 euros) me echó bastante para atrás. Pero, revisando el programa de actuaciones, vi que había otro, más barato, y que me llamó la atención tanto por Loeb como por el batería que le acompaña: Dennis Chambers. Del cantante y del resto de músicos, ni idea, sinceramente. Como llevaba tiempo queriendo ir, al final convencí a mi amigo para que me acompañara a mí a esta actuación.

En una situación normal me habría puesto a investigar sobre todos los músicos que desconocía, pero por falta de tiempo, preferí ir de nuevas, a ver qué me encontraba.

El elenco de artistas fue el siguiente:

  • Michael Franks: voz.
  • Chuck Loeb: guitarra.
  • Jim Beard: teclados.
  • Tim Lefevre: bajo y contrabajo.
  • Dennis Chambers: batería.
  • Eric Marienthal: saxo alto.
  • Til Brönner: trompeta.

Comenzaron la actuación el cuarteto base (guitarra, piano, bajo y batería), al que se fueron añadiendo, cada cual en el siguiente tema respectivamente, saxo, trompeta y voz.

Loeb llevaba su clásica guitarra Gibson a la que le saca un gran partido sin necesidad de tirar de una gran variedad de efecto. Suele usar un sonido muy limpio. El estilo de temas que interpreta con este grupo no es mi favorito, como pueda ser el repertorio que tenía con Metro o Petite Blonde.

Beard tenía a su disposición un piano de cola, un órgano y un piano eléctrico, entre los que iba variando conforme avanzaba el concierto, aunque sobre todo se centró en el piano. Gran calidad de sonido.

El bajo eléctrico de Lefevre, para mi punto de vista, tenía una ecualización demasiado grave, que producía un sonido algo embarullado y que no empastaba del todo bien con el resto de la banda. Luego cambió al contrabajo y, al volver al eléctrico, parece que retocaron algo, porque la cosa mejoró.

El saxo alto de Merienthal, según hizo acto de presencia en el escenario, me recordó claramente a Yellowjackets... y tanto. Como que ha tocado con ellos (o eso entendí a Chuck cuando lo presentó). Me agradó saber que no tengo un oído tan malo.

Sobre Brönner no sé qué decir. Tuvo algunos finales de solo a lo Arturo Sandoval (aunque no es tan bueno como el cubano). Para mi gusto, un fraseo algo sucio en ocasiones (claro, que criticar es fácil).

Chambers llevaba una batería Pearl con una configuración para nada pretenciosa. A ojo (no experto como el mío) llevaba bombo, caja, charles, timbales de 10, 14, 16 y 18 pulgadas (o 2 de 18, no estoy seguro) y 4 platos de diversas medidas. Para lo que es su estilo potente, estuvo bastante comedido toda la noche, aunque a veces, en algunos breaks, salía la fiera que lleva dentro. Además, nos deleitó con un par de solos sencillamente espectaculares. Por cierto, que algún espectador de las primeras filas tuvo la suerte de llevarse la baqueta que se le cayó y que Loeb arrojó al público.

Por último, hablar algo de Michael Franks. No lo conocía, aunque la mayoría del público (de una media de edad bastante alta, todo hay que decirlo) sí. La verdad es que su actuación me resultó algo aburrida. Su voz no me dice demasiado, es un estilo como algo ñoño. También puede ser que, como estaba bastante cansado y me estaba quedando dormido con esa serie de temas tan lentos, no disfruté todo lo que debía.

En cualquier caso, un concierto en directo de unos virtuosos interpretando un estilo de música que me va. Por supuesto que me encantó.

Actualización 14.08.2007: Gracias a jam he corregido los nombres de Brönner y Merienthal, que estaban intercambiados el uno con el otro.

miércoles, 11 de julio de 2007

Lecturas: The Second Horseman

The Second Horseman es el segundo libro que he leído en inglés. Es una novela de intriga "policiaco-conspiranoica" (vaya palabra que me acabo de inventar) escrita por Kyle Mills.

Es una historia que podría estar ambientada perfectamente en la actualidad y que podría corresponder, por desgracia, a hechos reales aunque, como es lógico, en la novela se exagera todo demasiado. Intereses de gobiernos, terroristas islámicos, el conflicto israelí-palestino, un ladrón de guante blanco preso por un delito que no cometió, son los ingredientes que dan sabor a una trama que, por desgracia, nos depara pocas sorpresas.

Una cuestión que se me hace curiosa, y que ya me ocurrió con "The last secret of the temple" es que, leyendo las pinceladas que hay en la contraportada, al comprarlo, me hice una idea bien distinta de lo que luego ha sido el libro. De momento, eso no me ha pasado con ningún libro en castellano. Creo que los anglosajones saben vender bien la literatura.

Por último, he vuelto a tener los mismos problemas de comprensión y, especialmente, de aprendizaje. Aunque me he enterado perfectamente de toda la trama, algunos detalles se me han escapado. Además, he tenido que releer ciertos fragmentos que, tras una primera lectura, no tenían sentido (por torpeza mía, claro).

Creo tener claro que, además de leer o ver películas en versión original (el otro día comencé a ver un trocito de Toy Story 2 y no me enteraba de nada hasta que puse los subtítulos en inglés), tengo que, por un lado, estudiar vocabulario para ampliar el mío (muy limitado) y, por otro, escuchar más inglés hablado, para hacerme con la pronunciación, no tanto de palabras sueltas, sino de la musicalidad de las oraciones en según qué contextos se empleen.

lunes, 9 de julio de 2007

Cine y series online

Seguro que soy el último en enterarme y que todo el mundo lo sabe. Pero este fin de semana, cuando fui a casa de mis padres, andaba mi hermana viendo Friends. La conversación fue algo así:

- Anda, ¿estás viendo la tele en el ordenador? ¿Te has comprado una sintonizadora?
- No, es el ordenador.
- Ah, que te estás bajando Friends para verla completa.
- No, no se bajan, se ven directamente.
- ¿¿¿Lo qué???

Luego, pensándolo un poco, me acordé del visor DivX para web que habían sacado, y empecé a atar cabos.

Total, que la página está bastante bien, y la URL es la siguiente:

http://peliculasonline.net/index.php

Yo, de momento, sigo tirando de P2P para ver series que han echado por la tele, pero sin las ataduras de un horario fijo ni la publicidad.

miércoles, 4 de julio de 2007

¡Mooooooooola!

Diría que ya han vendido un juego si no fuera por lo que tendría que pagar, no sólo por el juego, sino también por la consola y los complementos.

Pero en realidad, ver este juego me recuerda lo que echo de menos mis días de músico. Algún día volveré, lo prometo.

lunes, 2 de julio de 2007

Lecturas: Los hijos de Húrin

Aunque la mitología de la Tierra Media la tengo relativamente fresca gracias a la trilogía del Señor de los Anillos (pese a las licencias que se tomó Peter Jackson a la hora de narrar la historia), en realidad hace muchos años que leí los tres libros de J.R.R. Tolkien que poseo: El Señor de los Anillos, El Hobbit y El Silmarillion (además por ese orden).

Es más, la historia de los hijos de Húrin formaba parte de la colección de relatos que componen El Silmarillion (aunque después de tantos años, ya la recordaba). Por ser más preciso, lo que era un relato que ocupaba unas 30 páginas, se ha convertido en un libro completo, aunque no muy extenso (algo menos de 300 páginas).

Por tanto, la historia es bien conocida, si no en toda su extensión, sí en lo que a la trama principal se refiere, a su principio y a su final. Entonces, ¿cuáles son los principales atractivos que nos pueden motivar a leerlo? Principalmente, el hecho de ser seguidores de la bibliografía de Tolkien, teniendo la posibilidad de leer relatos inéditos (aunque hayan sido recopilados por su hijo Cristopher). Quizás el libro pueda servir como puerta de entrada al universo de los Valar, aunque no creo que el lanzamiento de un libro, por muy llamativo que sea, pueda competir con la maquinaria de marketing del cine (y toda la inversión publicitaria que se hizo durante la proyección de las películas basadas en la trilogía del Señor de los Anillos).

Sinceramente, me he sentido defraudado. Esperaba encontrar un relato más parecido al Hobbit que al Silmarillion. Aunque creo que me estaba engañando a mí mismo, porque estaba claro que esto último era lo más probable.

Aunque no soy muy amigo de releer libros, buscaré el momento adecuado para hacerlo tanto con El Hobbit como con El Señor de los Anillos (quizás en inglés, aunque se me antoja una tarea dura).