lunes, 5 de octubre de 2009

Android y HTC Dream: Introducción

Para empezar, considero que, a día de hoy, este teléfono no está dirigido al público convencional. Posee un potencial que alguien que le vaya a dar un uso básico no va a tener interés en exprimir y, por ello, en las facetas más básicas hay otros terminales que le sacan ventaja.

El principal inconveniente que le veo, y que fue para mí un punto en contra de su adquisición hasta prácticamente el último momento, es la duración de la batería. El HTC Dream es un teléfono que tendremos que recargar a diario. Es más, si hacemos un uso intensivo de él, probablemente no nos dé ni para un día. Normalmente, lo que querríamos es cargar el teléfono y olvidarnos durante una buena temporada. Mi 6680 aguanta 3 días, y se me antoja una autonomía escasa. Mi antiguo T68i aguantaba prácticamente una semana con un uso habitual de llamadas y mensajería.

El otro inconveniente es la interfaz. Si bien últimamente están proliferando teléfonos con la pantalla táctil (todos a la sombra del iPhone), la mayoría de la gente está acostumbrada a que un teléfono tenga, como poco, las teclas con los diez dígitos, la almohadilla, el asterisco, la tecla verde (descolgar), la tecla roja (colgar) y una tecla de menú con unos cursores para acceder al resto de funciones.

Por último, para sacarle partido a este terminal, es imprescindible hacer uso de la conexión de datos y, por tanto, disponer de una tarifa plana de la misma, si no queremos quedar arruinados cuando venga la factura. Podríamos ir aprovechando las redes WiFi abiertas que encontremos, pero eso ya nos hace depender de un factor externo incontrolable por nosotros, además de que la conexión WiFi consume bastante batería (y en España todavía no están demasiado extendidas).

Por concluir esta breve introducción, y como comentaba en la anterior entrada, no entiendo por qué Movistar no entrega los terminales con la última versión del sistema operativo, ni da la opción de instalarla posteriormente. Por tanto, la actualización "manual" se hace imprescindible si no queremos estar un peldaño por debajo de nuestros amigos de Vodafone en cuanto a funcionalidades se refiere.