lunes, 30 de noviembre de 2009

Pequeñas diferencias

Parafraseando a Vincent Vega... éstas son algunas de las diferencias que más me llamaron la atención entre Madrid y París:

  • En Madrid, la mayoría de los semáforos son de LEDs, al menos en los barrios "más cuidados" (por no decir ricos). En París, de bombillas de toda la vida.
  • En Madrid, los semáforos, autobuses y metro tienen indicadores acústicos para los ciegos. En París, no (quizás en los autobuses, no montamos en ninguno).
  • En Madrid, las puertas del metro tienen tiradores o botones para abrirlas, una vez que el tren se ha detenido. En París, las puertas del metro se abren todas incluso antes de detenerse. El metro parisino da impresión de más antiguo, pero es muy rápido y eficiente.
  • En Madrid, puedes comprar los billetes de tren usando billetes de curso legal. En París, no en todos los sitios. Al menos no en el aeropuerto, en la expendedora que elegimos para sacarlos. Eso sí, el billete combinado valía para tren y metro, hasta la estación de destino en el centro.
  • En Madrid, te puedes meter en muchos sitios a comer a las cinco de la tarde y a cenar a las doce de la noche. En París, ni de coña.
  • En Madrid, las papeleras son de diseño, las cambian todas al cabo de unos cuantos años y no consiguen ser antivandálicas. En París, son un aro metálico con una bolsa semitransparente, muy fácil de saber cuándo están llenas para cambiar la bolsa.

NOTA: Mi experiencia en París ha sido como turista durante tres escasos días, así que asumo que mi impresión puede estar totalmente sesgada. Y no, no hay Burguer King en París.

martes, 17 de noviembre de 2009

Juegos: Resident Evil DS

Con motivo del décimo aniversario de la saga, Capcom vuelve con un nuevo remake del clásico, esta vez para la innovadora consola portátil de Nintendo. Antes de retirar cuidadosamente el retractilado (como mandan los cánones), en la portada del juego se nos promete poder disfrutar de la versión completa del Resident Evil original y un nuevo modo de juego (modo "resurrección"), con nuevos retos a los que enfrentarnos. Además de usar la pantalla táctil, también incorpora un modo mutijugador inalámbrico (que requiere un cartucho de juego por consola).

Primer contacto

Al abrir la caja no encontramos ninguna sorpresa. Junto al cartucho, un extenso manual en tres idiomas y los consabidos puntos VIP, advertencias de seguridad y catálogo de juegos.

Una vez insertado el cartucho y encendida la consola, tras pulsar Start el juego nos ofrece unas mínimas opciones antes de comenzar. En cuanto a la configuración, podemos seleccionar la disposición de las funciones de los distintos botones de la consola, el color de la sangre (rojo o verde) y la sensibilidad del micrófono. Ya entrando en materia, podremos comenzar una nueva partida, continuar una partida previamente guardada o jugar en modo multijugador.

El juego

La historia es bien conocida por cualquier amante de los videojuegos que no haya estado de crucero por la Vía Láctea durante los últimos diez años. En Racoon City se están produciendo una serie de muertes extrañas; al parecer, se han encontrado cadáveres mutilados a dentellada limpia. Dos equipos S.T.A.R.S. van a investigar los hechos. Uno de ellos, el equipo Bravo, se estrella mientras viaja en helicóptero a efectuar las pertinentes pesquisas. El equipo Alfa aterriza para prestar ayuda a sus compañeros, pero se encuentra con el helicóptero vacío. Repentinamente, son atacados por una jauría de perros zombies y, a la defensiva, mientras el helicóptero despega huyendo, abandonándolos a su suerte, salen corriendo para buscar refugio en una mansión, de la que deberán escapar... si pueden. Toda esta introducción la podemos contemplar en vídeo, y es idéntica (adaptada a la resolución y el formato de almacenamiento de la DS) a la que ya pudimos contemplar en las versiones de Playstation y Saturn.

Hay dos modos de juego: el clásico y el llamado "resurrección" o "renacimiento" (en el manual de instrucciones se traduce el término "rebirth" de una forma y en el juego de otra). Se diferencian principalmente en la inclusión de algunos nuevos puzzles que pueden resolverse mediante la pantalla táctil y la aparición de un pequeño minijuego que consiste en acuchillar a los zombies que nos acechan mediante el dedo o el stylus, todo ello desde una vista en primera persona. En cualquiera de ellos, podemos elegir con qué personaje queremos actuar entre los dos disponibles: Jill Valentine y Chris Redfield.

La jugabilidad es la clásica de un Resident Evil. Con la cruceta y tres botones seremos capaces de realizar todas las acciones posibles (excepción hecha de los puzzles táctiles). Tendremos un inventario con un número limitado de posiciones y también una cantidad limitada de oportunidades para guardar la partida (empleando los famosos cartuchos de tinta en las no menos conocidas máquinas de escribir). Una vez que nos acostumbremos al manejo de la cruceta (arriba - avanzar, abajo - retroceder, izquierda y derecha - girar el personaje), movernos por la mansión y disparar a los zombies será bastante cómodo. Se agradece que los creadores hayan añadido algunos movimientos no presentes en la versión original, como la posibilidad de girarse rápidamente o la de empuñar el machete y liarnos a cuchilladas.

Los gráficos

Los gráficos son similares en calidad y resolución a los ya vistos en la versión original de Playstation, quizás algo peores especialmente en cuanto a las texturas. Sobre fondos pre-renderizados, se mueven personajes tridimensionales que no desentonan demasiado. De vez en cuando se muestra algún vídeo en CG. No esperemos pasar miedo ni grandes impresiones con este juego (habida cuenta de que concentrarse completamente y aislarse del entorno jugando con una portátil es más complicado si estamos jugando en algún sitio público o concurrido). No obstante, el resultado final visto en la pantalla inferior de la Nintendo DS luce bastante bien. Buen trabajo.

En la pantalla superior contaremos con la inestimable ayuda de un mapa bidimensional de la mansión. Gran acierto, ya que así no perderemos tiempo en consultarlo; de un vistazo estará siempre ahí accesible. Si no somos unos expertos en orientación tridimensional, encontraremos un gran apoyo ahí.

Sonido

Es idéntico al de la versión original. La ambientación sonora es bastante buena (aunque los efectos suenan un poco a lata, no creo que por defecto de la consola sino más bien porque han usado los samples originales). Es destacable el hecho de escuchar hablar a los personajes en ciertas ocasiones. Eso sí, tanto las voces como los diálogos a veces son lamentables, provocando más carcajadas que otra cosa.

Las melodías de fondo que sonarán en momentos especiales cumplen muy bien con su cometido, y nos alertarán ante algún tipo de peligro que se nos avecina.

Multijugador

En principio el juego consta de un modo multijugador competitivo y otro cooperativo, requiriendo un cartucho en cada consola. No he tenido la ocasión de probarlo (principalmente por no disponer de un par de cartuchos).

Conclusión

El juego sorprende más por constatar que se ha podido captar la esencia y la técnica del Resident Evil original en la consola portátil de Nintendo más que por el propio desarrollo del mismo, que está demasiado manido. Tras varios remakes y refritos, va siendo hora de que Capcom se emplee a fondo en crear algún producto más novedoso. Aunque hubiera sido otro Resident Evil, con el mismo motor gráfico pero un argumento totalmente nuevo, ya habría merecido mucho más la pena.

El uso de la pantalla táctil y el micrófono (que nos sirve para apagar velas o hacer el boca a boca a algún compañero) no son lo suficientemente relevantes como para justificar una simple adaptación de un desarrollo (ya acabado y amortizado) a una plataforma hardware más moderna.

En cuanto a su rejugabilidad, una vez que lo acabemos, ya nos costará ponernos a jugar con el otro personaje (y eso que las historias y los finales son distintos). Ni que decir tiene que, si ya hemos jugado y acabado otras versiones del juego, la pereza será mucho mayor. Dispondremos de los típicos extras en forma de armamento o similar, pero no deja de ser volver a repetir la misma experiencia de juego.

Recomendable por un lado para los fanáticos de la saga. Por otro, para los que no la conozcan y se sientan atraídos por este tipo de juego (que no deja de ser una videoaventura con algún toquecillo de acción y suspense). Para los que busquen emociones fuertes, quizás el remake publicado para Gamecube sea más apropiado (claro, que no lo podemos llevar en el bolsillo y jugarlo cuando y donde queramos). Para los nuevos en esto de los videojuegos, puede ser un buen momento para descubrir lo que Resident Evil supuso en su momento y un perfecto aperitivo para lo que está por venir.

Puntuación

  • Jugabilidad: 8/10
  • Originalidad: 3/10
  • Gráficos: 7/10
  • Sonido: 6/10
  • Total: 7/10

Este análisis fue publicado originalmente en plastico.tv el 03.05.2006.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Reactivando el blog

Este año está siendo bastante complicado en cuanto al mantenimiento del blog se refiere. Mucho trabajo, dentro y fuera de casa y, por qué no decirlo, no todas las ganas necesarias para mantener una frecuencia de actualización razonable.

Es cierto que algunas ideas, cosas que veía en Internet, pensamientos personales, que antes plasmaba en el blog, ahora ven la luz en otro tipo de herramientas "sociales" (como Twitter o Facebook) y soy capaz de llegar a más gente, por lo que en ese aspecto, el blog se queda un poco vacío de futuribles temáticas.

No obstante, voy a hacer un esfuerzo para recuperar el ritmo. Para ello, voy a tirar de armario. Tengo guardados unos cuantos artículos, análisis de videojuegos, que escribí hace años para el extinto blog Plastico.tv.

Sí, sé que es un poco rastrero, pero me apetece que dichos textos vuelvan a estar colgados de la Red y, además, me ayudarán a ver que el blog tiene vida y espero que me animen a seguir escribiendo, porque bien es cierto que tengo algunos temas pendientes que tratar (sobre el móvil Android o la moto) y que no me gustaría dejar sin ver la luz.