Por obra y gracia del transporte público, entre semana suelo tener bastante tiempo para leer de camino al trabajo (ahora un poco menos ya que el trabajo me pilla más cerca). También soy de lectura bastante rápida, aunque no me suelo quedar con los detalles, sino con la idea general.

Es por ello que me he decidido a ir comentando los libros que vaya leyendo. No pretendo hacer una crítica literaria exhaustiva, sino más bien recordarme a mi mismo en el futuro de qué iba cada libro y qué impresión fue la que me dejó. Tampoco pretendo destripar argumentos, ni inclinar a mis posibles lectores a la lectura de unos u otros títulos.

Hoy comenzamos por el último título que ha pasado por mis manos: La Alternativa Del Diablo

  • Autor: Frederick Forsyth
  • Año: 1979
  • ISBN: 84-226-1147-3

Se trata de un libro de espionaje desarrollado en el marco de la guerra fría, a principios de los años 80. En él se relatan las historias de personajes muy diversos, desde la cúpula del Politburó, pasando por espías ingleses y norteamericanos, marinos nórdicos, emigrantes de los países del este, etc.

En principio el autor nos va introduciendo historias que, en principio, no parecen tener mucha relación entre sí, aunque con el transcurso del relato iremos comprobando que nada de lo que se nos cuenta esta ahí por casualidad. A modo de sinopsis, tratando de no revelar ningún secreto, el autor nos presenta una situación mundial en la que la Unión Soviética tiene un grave problema de escasez de trigo y, debido a esto, la confianza del gobierno de los soviets en su máximo mandatario ruso pende de un hilo. Más adelante, se verán implicados un grupo de independentistas ucranianos y un enorme superpetrolero construido en Japón.

El ritmo es trepidante. Las sucesivas tramas se van entrelazando para unirse en un apoteósico sorprendente final. El libro te engancha por su capacidad de cambiar de punto de vista de la historia en el momento adecuado, de manera que te deje con las ganas de saber, no qué va a pasar (no estamos ante una novela de misterio), sino más bien de cómo se van a resolver las situaciones planteadas. No obstante, hacia la mitad del relato la trama da un vuelco que hace que se precipiten los acontecimientos hasta el final (y que te hace engancharte aun más).

El libro me ha causado una grata impresión y me ha dejado un muy buen sabor de boca. De los tres títulos del autor que he tenido oportunidad de leer hasta ahora (los otros dos han sido Chacal y Odessa), éste ha sido el que más me ha gustado.