El último libro que he leído narra las visicitudes de la vida del propio autor. Henri Charrière, alias Papillon, pasó toda su juventud en prisión, condenado a trabajos forzados a perpetuidad por un asesinato que (según él) no cometió.

  • Autor: Henri Charrière
  • Año: 1970
  • Depósito Legal: B-22040-1972

El relato es una narración en primera persona centrado en la vida penitenciaria que Charrière experimentó en Sudamérica. Todo comienza cuando se le condena por un delito del que parece ser que es inocente y es trasladado a una prisión en la Guayana Francesa.

Allí comienzan los intentos de Papillon por salir del "camino de la podredumbre" (como él mismo lo denomina). Nunca desterrará de su mente la idea de escapar del presidio, y no dejará de intentarlo desde el primer momento en que es encarcelado hasta que por fin consigue la ansiada libertad.

Si querer te sumerges en la historia desde el primer momento. La acción es trepidante, gracias a que el autor hábilmente soslaya los iterminables espacios temporales en los que está recluido, centrando su atención en las situaciones más dinámicas. Aparte de un canto a las ganas de libertad, el libro es una crítica al sistema penitenciario francés de la época.

Al final el autor reconoce que ha "decorado" algunas situaciones narradas, lo que quizás decepciona un poco al ávido lector que ha ido consumiendo sus andanzas de principio a fin. En cualquier caso, el relato sigue siendo impresionante, y más sabiendo de antemano que estamos reviviendo situaciones que el autor ha sufrido en sus propias carnes.

Un buen libro, que cunde bastante y, eso sí, no apto para corazones demasiado sensibles por la crudeza del argumento (y más concretamente de algunos episodios).

Por cierto, que el libro (como tantos otros) fue llevado a la gran pantalla en 1973, en una película dirigida por Franklin J. Schaffner y protagonizada por Steve McQueen y Dustin Hoffman.