Eso es lo que me ha pasado desde que tengo en mi poder el nuevo bombazo de Nintendo: TetrisDS.

No voy a entrar a valorar los múltiples modos de juego. Simplemente quiero resaltar la impresionante experiencia de ponerte a jugar mediante la conexión WiFi con alguien con quien, posiblemente, sólo compartas el hecho de ser poseedor de una consola DS y tener ganas de jugar una partida al Tetris.

La experiencia es adictiva, terriblemente adictiva. Todavía más que con Mario Kart DS (el sistema tarda mucho menos tiempo en emparejarte con un rival y las partidas son más frenéticas).

En próximos días haré un análisis algo más completo. El juego (como todos) también tiene sus puntos mejorables. De momento, tenéis mi código de amigo en la columna derecha de este blog.

PD: Y sí, éste sigue siendo un Blog Libre de Publicidad ;-)

PD2: Aprovecho para que visitéis el blog de mi amigo Santiago y leáis un interesante artículo sobre la historia de los derechos del Tetris.