No sé si conoceréis el vídeo del niño alemán (y sus innumerables adaptaciones) que se pone como un basilisco porque no puede jugar a un FPS por Internet (o algo así).

Pues algo parecido me ha pasado esta tarde cuando me he dicho: "me apetece jugar un rato a los minijuegos de Resident Evil 4". He encendido la Gamecube y, ¡oh sorpresa!, mensajito de que tengo que formatear la tarjeta de memoria (memory card para los jugones consoleros). En otras palabras, las partidas grabadas del RE4 a la porra.

¿Para cuándo una forma fácil de transferir la información para poder tener una copia de seguridad? No es la primera vez que me pasa. Con la Playstation ya sufrí una desgracia similar. ¿Qué les costaría poner una interfaz USB para poder pinchar un dispositivo de almacenamiento tipo lápiz de memoria o reproductor MP3 y poder guardar las partidas en otro sitio?

Miedo me da si algún día casca el disco duro de la XBox...