Hace unos días, aprovechando su bajada de precio (20 euros), compré el Pro Evolution Soccer 6, principalmente para jugar por Internet. Soy un fan de la saga, pero al final uno se aburre de jugar siempre contra la máquina (no es algo particular de este juego, les pasa a todos en mayor o menor medida).

El juego online de Playstation 2 tiene mala fama, para qué vamos a negarlo. Al menos no tiene la vitola de servicio de calidad que puede llevar XBox Live. Ya había probado con anterioridad algún juego, como TOCA 2, y la verdad es que no estaba tan mal, aunque no es comparable, ya que cada juego tiene su propio sistema de servidores.

Cuando se estrenó PES6, por lo que se comentaba en los foros, Konami se estrelló con el juego por red. Funcionaba fatal. Pero parece que con el tiempo han corregido los problemas, porque mi experiencia, hasta el momento, es bastante buena. Los servidores están bastante llenos, especialmente el español, completo día tras día. Supongo que haber rebajado el precio del juego a 20 euros tiene parte de culpa. También ayuda el hecho de permitir juego en red multiplataforma, esto es, nos podremos enfrentar a contrincantes en PS2 y PC (XBox 360 no por motivos evidentes).

Hasta ahora la mayoría de partidos los he jugado contra mi amigo Miguel. Los piques verbales los suplimos tirando de mensajería instantánea. No es igual, pero resulta bastante más cómodo que el sistema de chat incorporado en el juego.

Pero hoy he descubierto la verdadera salsa del fútbol virtual. El juego dos contra dos. Manejar al jugador que no lleva el balón, buscar el hueco, entenderte con un compañero que no conoces y que está en otro país, ser un auténtico chupagoles, son sensaciones que no te da el juego individual. Se nota un poco más el lag, pero teniendo en cuenta el ping tan malo que tenemos en España con las ADSL, no está mal. Juntar a cuatro colegas en casa es complicado, así que Internet es la mejor manera de practicar el dos contra dos.

Creo que han sido 20 euros muy bien gastados. Para que luego digan que los precios de los videojuegos no influyen en las ventas (aunque hay gente que piratea por sistema).