Desde siempre (los tiempos del Match Day de Spectrum) me han gustado los juegos de fútbol. En ordenador (Kick Off, Sensible Soccer), máquina recreativa (Tehkan World Cup, Euro League, Kick And Run) o consola (FIFA). Hasta que llegó la Playstation y Pro Evolution Soccer. Creo que debió ser por el año 2000 y, desde entonces, he sido fiel seguidor de casi todas las entregas de la saga.

No nos vamos a engañar, Konami lleva años viviendo de las rentas, y desde PES3 se puede decir que no han aportado nada nuevo, salvo un modo online que no acaba de funcionar todo lo fino que debería, bajo mi punto de vista. Tenía curiosidad por saber si esta versión para Wii, tan diferente en cuanto al manejo, es un soplo de aire fresco, o más bien un burdo intento de justificar el uso del Wiimote con cuatro movimientos metidos con calzador. Así que el sábado me fui a Game a alquilarlo.

Intentando hacer un resumen rápido, sin centrarme en los gráficos (claramente adaptados de la versión de PS2) o las opciones (escasas) de juego, quizás es como jugar a un juego de estrategia en tiempo real (por ejemplo, Warcraft o Command & Conquer), pero en un partido de fútbol. Una vez completados los tutoriales (prácticamente obligatorios), no cuesta demasiado meterse en la dinámica del partido, y enseguida te sorprendes a ti mismo ordenando a los jugadores que se abran por las bandas y busquen desmarques. Claramente, esta nueva forma de interactuar favorece el juego ofensivo.

Con el Wiimote podremos pasar y mover al jugador (botones B y A respectivamente). Los tiros los ejecutaremos moviendo el Nunchuk. En defensa, también podemos seleccionar a qué jugadores marcar y con cuántos hombres, hacer entradas, ordenar al portero que salga de su portería y se vaya hacia el atacante, tirar el fuera de juego con un simple movimiento de muñeca... las posibilidades son amplias, aunque cuesta un poco hacerse con ellas al principio, habida cuenta de la cantidad de años que llevo jugando a juegos de fútbol "tradicionales".

Las sensaciones son contradictorias; por un lado, se pueden hacer las jugadas que siempre has deseado en cualquier juego de fútbol. Por otro lado, se echan de menos movimientos más individuales y directos. De todas formas, apenas habré jugado un par de horas. Supongo que con la práctica se le sacará todavía más jugo.

En cualquier caso, como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras, así que dejo un par de vídeos grabados de mi primer partido online, jugado justo después de terminar los tutoriales, y en el que no se me dio tan mal. Pido disculpas por la calidad (el original se ve bastante mejor):

Y, ahora, la segunda parte:

En resumen. ¿Me lo voy a comprar? No, esperaré a la siguiente versión. Ahora mismo tengo juegos para aburrirme, y seguro que en el próximo pulen parte de los defectos que se les han quedado por ahí colgando. Entre ellos, espero que mejoren el modo online. Aunque va más fluido que PES6 en Playstation 2 (mi única experiencia con la que puedo comparar), acostumbrado últimamente a la fluidez del online de otros títulos, como Mario Kart Wii, todavía hay tirones y ralentizaciones, que empeoran la experiencia de juego. Lo bueno es que el camino abierto resulta muy interesante, y todavía hay margen de mejora.