Este pasado Puente de Mayo en Gistaín, durante las largas caminatas que nos hemos pegado por la montaña, he aprovechado para ir cogiéndole el punto a mi cámara de fotos. Uno de los retos que me he planteado ha sido disparar todas las fotos en modo manual. Como era de día, la verdad es que tampoco ha sido demasiado difícil. Eso sí, he usado el enfoque automático, no le tengo cogido el punto al enfoque manual con los cursores. Preferiría girar el objetivo, como se ha hecho toda la vida, pero mi cámara no lo permite.

Ésta es una de las fotos que más me gusta:

Aquí se puede ver el álbum completo de las excursiones.