CEX ha conseguido perder un cliente (mejor o peor), y es una lástima porque, en general, no tienen malos precios ni mal catálogo de juegos de segunda mano. Pero estas pasadas navidades hicieron conmigo un "doble combo" que me ha hecho ponerles la cruz.

Capítulo 1.

Entré con mi chica a echar una ojeada, como hago de costumbre, por ver si había algo interesante. Y sí que lo había: Un GTA Chinatown Wars de Nintendo DS. Como en fechas navideñas tengo prohibido comprarme cosas, Patricia se ofreció a regalármelo. Buen trato, así que mientras ella pagaba, yo (grave error) seguí mirando las estanterías, por curiosidad más que nada. 
Inmediatamente después de pagar abrí la caja para echar un vistazo al juego y, sorpresa, no estaban las instrucciones. Sin llegar a salir del local, se lo dijimos al dependiente, cuya primera respuesta fue: "es de segunda mano". Vale, pero si no está completo, creo que deberían indicarlo. Aunque entiendo que a la mayoría de su clientela les importe más bien poco. Obviamente, le dije que no lo quería en esas condiciones, pero no nos devolvieron el dinero, sino un vale. Tampoco sé si están obligados o no a devolver el dinero, aunque hubiera sido un buen gesto por su parte.

Capítulo 2.

Unas semanas más tarde, pasé por allí de nuevo con mi flamante vale por 10 euros, con la intención de ver si había algún otro juego que me llamase la atención y que rondase esa cantidad. Después de un rato de mirar, coger y dejar juegos, vi que tenían el Red Dead Redemption de PS3 justo por esos 10 euros. Perfecto, volvía a tener regalo.
Pero no, nueva sorpresa, al ir a pagar, el dependiente me informa de que el precio "ha cambiado" y que son 12 euros. Que si no lo quiero, no pasa nada. Lamentablemente, ese día tenía otras cosas que hacer, lo que me obligaba a subir a casa a hacer la comida y no podía entretenerme. Porque lo suyo sería haber pedido la hoja de reclamaciones. Pagué los 2 euros de "propina" y volví para casa bastante cabreado, como digo, de no haber dispuesto tiempo para hacer las cosas bien y haber reclamado.
Efectivamente, al acceder a su web el precio del juego eran 12 euros, pero estaba etiquetado en 10. Creo que tienen la obligación de venderlo al precio de la etiqueta. Y si los juegos cambian de cotización, pues que los reetiqueten o no tengan los precios marcados, pero que no hagan estas canalladas.
Vamos, que en todos los sitios cuecen habas, y cada vez es más complicado encontrar una tienda donde te atiendan decentemente.