Sin revisar el histórico del blog me atrevo a afirmar que es la primera vez que comento un juego para un dispositivo móvil. Ni el móvil ni el tablet son mi plataforma de juego favorita. No voy a negar que no juego de vez en cuando, Apalabrados, Mezcladitos y Preguntados son sospechosos habituales en mi móvil. Star Wars Pinball y Ticket To Ride lo son en el iPad.

Sin embargo, sí que he tenido rachas en las que he probado juegos. Los omnipresentes Angry Birds, Plants vs Zombies, Tap The Frog y algún otro, principalmente de cochecitos. Incluso llegué a comprar algunos en oferta como Nihilumbra o The Last Express. Pero a ninguno le he dedicado demasiado tiempo, ni una reseña en estas páginas.

Hace tiempo me enganché temporalmente a un juego que permitía revivir goles famosos (y no tan famosos) de diferentes competiciones y épocas. Estoy hablando de Score! World Goals. Cada fase del juego es un gol, una situación que debemos resolver. Antes de empezar nos indica cómo fue la jugada, qué jugador pasó la pelota, cuál se desmarcó, cuál marcó y por dónde entró la pelota, y tendremos que reproducirlo usando la pantalla táctil. Cuanto más fiel a la original sea nuestra ejecución, mejor puntuación obtendremos, hasta un máximo de 3 estrellas.

Poco más recuerdo de cómo era el juego, pero hace un par de semanas descubrí otro juego, de los mismos autores, que es claramente un sucesor del anteriormente mencionado. Se trata de Score! Hero, que le da una vuelta de tuerca al planteamiento previo.

Score! Hero

En esta ocasión, el juego recrea la carrera de un futbolista, desde sus inicios hasta quién sabe qué triunfos. No sé cuál es el final porque apenas voy por el "partido" 100 y creo que el juego tiene 600. En cualquier caso, la principal novedad es que las jugadas no están prefijadas, sino que tenemos algo más de libertad a la hora de confeccionarlas, hilvanar los pases y chutar a portería. Aunque nuestra intervención se sigue centrando únicamente en trazar la trayectoria del balón cuando sale del pie de un jugador de nuestro equipo, o de la cabeza, o de las manos del guardameta. Según cómo hagamos la jugada, así obtendremos una puntuación de entre 1 y 3 estrellas. Además, necesitaremos un mínimo de estrellas para ir desbloqueando "temporadas", en lo que viene siendo el esquema habitual de este tipo de juegos.

Pero lo que más me ha llamado la atención, que es lo que quería comentar por aquí, es cómo está planteado el juego para engancharte y cómo logran monetizarlo sus autores (o, al menos, lo intentan). Siguiendo un patrón habitual de los juegos free-to-play, contaremos con una serie de intentos cada vez, representados por corazones. Cada vez que el contrario intercepte la jugada, perderemos un corazón. Si los perdemos todos, tenemos varias opciones para seguir jugando: pagar (2,99€ por 24 horas de juego ininterrumpido), esperar unos minutos o bien ver un vídeo promocional que nos concederá un par de corazones (y a los autores un ingreso vía publicidad). Como veis, es totalmente factible jugar sin pagar ni un céntimo, pero también tenemos la posibilidad de "pagar" consumiendo publicidad.

Por avanzar en el juego o, nuevamente, por ver algún vídeo promocional, obtendremos billetes. Los billetes sirven para rebobinar la jugada justo cuando el contrario intercepte el balón. De lo contrario tendremos que volver al principio del partido.

Aquí os dejo un vídeo del juego donde se puede apreciar lo malo que soy. Llevo unos cuantos días atascado en esa "pantalla". Y, probablemente, hasta aquí haya llegado mi trayectoria en este juego, porque es un robatiempo y, tarde o temprano, debería desinstalarlo.