Quiero dedicar un comentario rápido pero meditado a la última creación de Relevo Videogames para ordenadores MSX: Ninja Savior. Sí, habéis leído bien: ordenadores MSX. Estamos en 2015 y hay gente que sigue alimentando con buen software estos equipos que ya rondan la treintena.

Las reglas del juego son muy sencillas:

  • El protagonista es un ninja cuya única habilidad consiste en saltar entre dos paredes enfrentadas. Por tanto, hay un único botón de acción, en este caso la barra espaciadora.
  • Cuando el ninja esté agarrado a una pared, irá deslizándose hacia abajo lenta pero inexorablemente, con una velocidad constante.
  • En la parte superior de cada nivel encontraremos un "final boss" al que deberemos eliminar. Lo conseguiremos por el simple hecho de superar cada grupo de 4 niveles.
  • Hay una barra de estado que comenzará con un indicador en su punto medio. Si alcanza el borde derecho, avanzaremos al siguiente nivel. Si, por el contrario, desciende hasta el izquierdo, perderemos una vida.
  • Entre ambas paredes encontraremos objetos que, si los recogemos, pasando por encima al saltar entre una y otra pared, harán avanzar la barra de estado hacia la derecha. También se posicionarán enemigos que desplazarán la barra hacia la izquierda.
  • Si en el salto no recogemos objetos ni tropezamos con enemigos, la barra también se desplazará un poco hacia la izquierda.
  • Recibiremos diferentes puntuaciones según los objetos que vayamos recogiendo y las fases que vayamos superando.
  • Al derrotar a cada "final boss" recibiremos una vida extra.

El objetivo del juego es superar los 8 x 4 = 32 niveles con las vidas de las que disponemos.

Para mí hay dos formas de crear un juego (aunque todavía no he sido capaz de poner en práctica ninguna de ellas): o bien creas una "demo técnica" y, a partir de ella, te inventas los personajes, el desarrollo y el contexto histórico, o bien defines un concepto y luego desarrollas técnicamente la idea. No sé cuál ha sido el camino que han tomado los chicos de REL3VO para desarrollar este Ninja Savior, pero bien podría ser la segunda opción.

Una mecánica de juego simple que está exquisitamente implementada. El acabado es muy reseñable, tanto en gráficos, como en respuesta a los controles y la música. Sólo me ha chocado el momento en que pierdes una vida; da la impresión de que el juego se congelase por unos momentos. Insisto, artísticamente todo encaja, se nota que se le ha puesto mucho mimo para cuidar hasta el último detalle.

Ninja Savior

Obviamente se trata de un juego tan sencillo como que es totalmente factible llegar al final en la primera partida. Yo lo he hecho. Una vez llegados a este punto, el único aliciente de volver a jugar podría ser superar mi puntuación o, seamos sinceros, superar la puntuación de otra persona. Si es conocido seguro que el nivel de pique es mayor. Quizás sea éste el punto que le faltaría pulir para convertirse en un juego comercial "de verdad", si se me permite la expresión.

Mi más sincera enhorabuena a Jon Cortázar y su equipo.