Soy una persona de voluntad débil para algunas cosas y todos lo sabéis. Llevaba tiempo planteándome la compra de una Playstation 4 y, la oferta navideña del modelo de 500GB por 299,95€ ha sido demasiado tentadora. Algunos dirán que, por fin, he dado el salto a la nueva generación. Pero, fiel a mis principios, sigo manteniendo que aquel salto ya lo di con WiiU hace prácticamente año y medio.

Para mí, WiiU es next-gen. Mi criterio no es la potencia bruta. Mi criterio es que se trata de una consola que ofrece experiencias que no ofrecían las anteriores. Y sí, principalmente me refiero al mando-tableta. Que para muchos es un fiasco pero para mí es un gran avance, tanto en el off-tv como en la interfaz de algunos juegos.

Playstation 4

Por otro lado, en esa deliberación sobre si debía comprar una consola de nueva generación "de las potentes", también estaba la baza PC. Pasarme a lo que por ahí se denomina la "master race". Como ya he comentado en el pasado, para mí abandonar el ordenador personal como la principal plataforma de juego fue una liberación. Adiós al hardware obsoleto, a tener que cambiar de procesador, de tarjeta gráfica, a las instalaciones, a los parches, a Windows. Es cierto que tanto PS4 como XBox One son algo muy parecido a un PC pero con una potencia limitada. No obstante, estoy muy contento con mi Mac Book Pro como equipo de trabajo (y de algún juego casual) y no pretendo cambiar de enfoque. XBox One la descarté desde un inicio porque no había nada ni en su hardware ni en su catálogo que me llamase la atención. Y hoy, un par de años después de su lanzamiento, sigo opinando lo mismo. PS4 también es más de lo mismo, pero es un más de lo mismo que me gusta, y además tiene algunas sagas exclusivas de las que soy auténtico fan, como son Uncharted o Gran Turismo.

Total, que entre todo eso y la bajada de precio, aquí estamos. En principio la voy a estrenar con tres títulos, que me temo que van a ser mis únicos juegos durante bastante tiempo: Star Wars Battlefront, Driveclub y PES 2016 MyClub. Lo malo es que son de esos juegos "infinitos", como quien dice. Battlefront es un shooter multijugador; mientras haya gente jugando, habrá diversión. Driveclub tiene pruebas de conducción hasta aburrirse, y también multijugador. PES lo han convertido en free-to-play, así que también puedes seguir jugando mientras haya usuarios.

Aquí sí que estoy mentalizado de aplicar la política que iba a llevar a cabo cuando compré WiiU y que, al final, no cumplí (aunque tampoco me he calentado demasiado comprando juegos). Sólo comprar un juego cuando lo vaya a jugar. Ejemplo: no liarme ahora a comprar los Assassin's Creed, Project Cars, The Last Of Us, Metal Gear Solid V, etc. Cuando vaya a jugar a alguno y, a ser posible, dejando pasar tiempo para que bajen de precio, lo compro y lo juego.

¿Cosas que no me gustan de la consola? Bueno, la consola en sí no está mal. Es poco más grande que la PS3 (el último modelo, no la FAT, que era mucho más grande), hace poco o nada de ruido (estamos en invierno, eso sí) y la interfaz funciona de manera fluida. Se nota que han sacrificado potencia para que el conjunto dé menos problemas de calentamiento que la generación anterior. Lo que no me gustan son las decisiones de Sony. Para empezar, creo que es la primera consola que no acepta juegos de la Playstation original. Teniendo en cuenta el coste que tiene implementar esa funcionalidad, es un detalle un poco feo. Por supuesto, no es retrocompatible con ninguna de las otras consolas de la marca. Hay varias opciones de disfrutar de esos juegos antiguos y todas implican volver a pagar. Mi volante Driving Force Pro tampoco es compatible, y esto ya me fastidia más. Al final me tocará comprar otro, lo cual es una tontería habida cuenta de que el mío funciona perfectamente. El stick arcade tampoco es compatible. Y, para finalizar, el multijugador por Internet es de pago. No es una fortuna, se trata de 50 euros al año y te regalan 24 juegos antiguos/baratos/de dudosa calidad. Pero antes era gratis.