La semana pasada conseguí por fin la (pen)última pieza para conseguir la Gameboy Advance definitiva.

La Gameboy Advance definitiva (por delante)

Y es que, para mí, Nintendo nunca llegó a comercializar un modelo de Gameboy Advance que fuera “perfecto”. La primera de ellas, el modelo original, era muy cómoda en las manos y tenía un tamaño de pantalla bastante razonable. Pero la pantalla no estaba iluminada, por lo que era un auténtico dolor jugar con ella en interiores. Más o menos lo mismo que pasaba con la Gameboy original (aunque entonces éramos unos críos y nos apañábamos de cualquier manera).

El siguiente modelo, la GBA SP, era mucho más cómoda como dispositivo portátil. Con la tapa cerrada la pantalla (iluminada) quedaba protegida y cabía en cualquier bolsillo. También incorporaba una batería recargable, con un conector propietario para cargarla que también servía como toma de auriculares, previa compra de un adaptador. En algunos países se comercializó un modelo de GBA SP con una pantalla similar a la de la Nintendo DS, con mayor calidad y mejor visibilidad.

Por último, y ya con la DS en el mercado, Nintendo lanzó la Gameboy Micro. Muy pequeña y cuca y, por tanto, extremadamente portátil. Aunque, lógicamente, con una pantalla algo pequeña para los que ya no tenemos una vista de lince. Recuperó el conector estándar de auriculares a costa de perder la compatibilidad con los juegos de Gameboy.

Hace algunos años, por mediación de Javier Vispe, localizamos en TaoBao (el eBay chino) un vendedor que vendía consolas GBA modificadas con la pantalla “mejorada” de la GBA SP. El propio Javier, Santiago Romero y un servidor nos hicimos con sendas consolas. De esa manera se consigue soslayar una de las debilidades de la consola, probablemente la más importante. Pero aun quedaba otra: las pilas. Y, relacionada con ésta, la tapa de las pilas. De ponerla y quitarla para sustituir las pilas, el gancho (de plástico, como el resto de la tapa) que la sujeta a la carcasa acaba rompiéndose. En su momento ya anduve buscando alguna batería recargable para la consola, pero no encontré ninguna. Al ser una consola descatalogada hay poca oferta de accesorios y, los pocos que se encuentran, tienen unos precios poco razonables.

La semana pasada vi un tuit de la tienda Emere en el que publicitaban sus ofertas de verano. Entre ellas, una que me llamó la atención. Una batería recargable para la Gameboy por apenas 5 euros. Aunque de todas las que tengo, es el modelo que menos uso (apenas la enciendo muy de vez en cuando más por nostalgia que por comodidad), pero disponer de una batería ahorra el uso de 4 pilas AA. Tengo una de las tiendas Emere bastante cerca del trabajo, así que me pasé al salir.

De rebote, ya que estaba por allí, aproveché para preguntar si tendrían algo parecido para Gameboy Advance. Y, no solo lo tenían, sino que también estaba de oferta. Por la misma cantidad de dinero y en el mismo color que mi consola (ese rosa/violeta translúcido) tengo el modelo más ergonómico de la consola - al menos para mi gusto - con una batería recargable.

La Gameboy Advance definitiva (por detrás)

Si nos ponemos exquisitos, tan solo me falta el Everdrive, para poder cargar juegos desde una tarjeta MicroSD. Y, quién sabe, quizás retomo alguno de los proyectos que inicié hace algunos años.