En realidad la renovación tenía que haber ocurrido el pasado mes de mayo, pero por motivos que quizás comente en otra ocasión no fue así. Con todo, he de reconocer que Playstation 4 es la consola de sobremesa que menos me ha durado, habida cuenta de que la compré no hará ni dos años.

PS4 Pro
PS4 Pro edición glacier white

Cuando las pasadas navidades me regalaron las Playstation VR estaba claro que la consola se iba a quedar corta de potencia. Y he visto una buena oportunidad de actualizarme con el "plan renove". Echando cuentas, la consola me ha salido por unos 360 euros, que sigue estando por debajo de su precio oficial.

Como habéis podido comprobar en la foto, se trata del modelo blanquito. Está bien esto de alternar entre consolas blancas y negras. A ver qué tal aguanta la suciedad.

De momento, en cuanto al uso, es algo más silenciosa que la otra que tenía. Funcionalmente es idéntica, salvo la opción de ofrecer más potencia a los juegos, y la salida de vídeo a 4K que creo que no voy a disfrutar, ya que no tengo ninguna pantalla (ni planes de tenerla) con esa resolución.

Aprovechando para hacer balance desde que compré la Playstation 4, leyendo el post que escribí en su momento, he comprado todos los juegos que citaba (y alguno más), pero no tengo demasiados pendientes de jugar (ahora mismo 3 sobre 11 en formato físico). No he cumplido la política de comprar sólo lo que vaya a jugar pero tampoco me he excedido tanto como en la generación anterior. Al final sí que renové también el volante (por un Logitech G29) pero no el arcade stick. Y también las ya mencionadas Playstation VR, a las que he dado uso, quizás todavía no para justificar lo que costaron, pero sí que lo he hecho, sobre todo a rachas. Y ahora espero volver en cuanto salga Gran Turismo Sport.

Es un vicio un poco caro, pero tampoco tengo muchos más 😛