A principios de los noventa (no recuerdo el año exacto) en casa había un PC 286 con monitor VGA de fósforo blanco. En él disfruté de juegos icónicos como Monkey Island 2 o Indiana Jones and the Fate Of Atlantis. Recuerdo como si fuera ayer que una tarde mi madre llegó del trabajo con un disquete de tres pulgadas y media en el que rezaba el texto: "Wolfenstein 3D".

Se trataba de uno de los primeros juegos de disparos en primera persona -first person shooters o fps, por sus iniciales-, protagonizado por el soldado B.J. Blazkowicz. En una realidad distópica, en la que los nazis habían ganado la guerra, nos teníamos que enfrentar con hordas de ellos y hasta con el mismísimo Hitler. Precursor de títulos mucho más conocidos como Doom o Quake. Si lo queréis probar, está disponible para jugar directamente en el navegador.

Wolfenstein 3d
Wolfenstein 3D

Años después se lanzó otro juego de la saga, Return To Castle Wolfenstein, al que también le dediqué bastantes horas. Algo tenía que me mareaba bastante, a diferencia de otros títulos de disparos en primera persona a los que podía jugar sin problemas. No recuerdo bien pero supongo que lo terminaría. Ese juego tuvo una versión multijugador, llamada Enemy Territory, que debió de ser una de mis primeras experiencias de juego por Internet.

Return To Castle Wolfenstein Enemy Territory
Return To Castle Wolfenstein Enemy Territory

Sé que más adelante, allá por 2009, sacaron otro capítulo, pero por esa época ya había abandonado ese tipo de juegos, principalmente desde que cambié el PC por las consolas como plataforma de juegos.

Wolfenstein The New Order
Wolfenstein The New Order

En 2014 se volvió a retomar la saga con Wolfenstein The New Order, que es el título que nos ocupa. La verdad es que no lo tenía en el radar, pero amigos que lo habian jugado me habían hablado bien de él. Así que, tirando de nostalgia y por rememorar viejos tiempos, y a un irresistible precio de 3,99€ en descarga digital, me hice con él.

Sigue siendo un juego de disparos en primera persona, de acción desenfrenada y violencia gratuita en el que masacraremos nazis -unos nazis que han ganado la guerra, tienen una tecnología poderosa y hasta han sido capaces de construir una base lunar- como si no hubiera un mañana. Aunque en esta ocasión, al menos en algunas partes, también podremos optar por seguir una estrategia de sigilo e ir eliminando a los oponentes de manera cuidadosa y selectiva. Lo que no falta es la buena selección de armas y las diferentes maneras de mejorarlas y utilizarlas. También he sentido un poco de mareo jugando, quizás por la falta de costumbre.

Homenaje al Wolfenstein 3D original
Homenaje al Wolfenstein 3D original

No es un juego que me haya recuperado para la causa de los juegos de disparos en primera persona. Sin embargo, he de reconocer que me ha hecho pasar un rato entretenido, la historia está bien dentro de lo que cabe esperar y el final es de los que a mí me gustan. Eso sí, no es probable que me haga ni con su precuela (Wolfenstein The Old Blood) ni con su continuación (Wolfenstein II The New Colossus), al menos a corto o medio plazo.

Resumiendo. Acción a raudales y una buena factura técnica. Si te gustan los tiros y las distopías nazis, por lo que cuesta merece realmente la pena.

43% de juego completado en no sé cuántas horas
43% de juego completado en no sé cuántas horas