Hace ya años que tenía pendiente hincarle el diente a este juego de Blizzard Entertainment. Se trata de Blackthorne, conocido también como Blackhawk en Europa (aunque yo siempre lo conocí por el primer nombre). No tengo claro en qué momento fui consciente de su existencia, ya que hablamos de un título de finales del año 94 para MS-DOS. En aquel momento estaba empezando la carrera de Informática y no recuerdo haberlo tenido en la época ni haber oído hablar de él.

Blackthorne (SNES) Blackthorne (SNES)

Lo que sí sé con certeza es que apareció listado en este vídeo de GameBack TV de 2011, me llamó la atención y lo apunté para jugarlo en algún momento. De eso han pasado casi 10 años, que se dice pronto.

Fue de los primeros títulos que lanzaron como Blizzard, y es prácticamente contemporáneo del archiconocido Warcraft (que sí jugué en aquella época). Se trata de un juego de acción y plataformas con un ritmo pausado, que recuerda mucho a otros clásicos anteriores como Prince of Persia, Another World o Flashback. El protagonista, Kyle, va armado con una escopeta recortada, con la que tendrá que enfrentarse a los diversos enemigos que iremos encontrando por los escenarios. La mecánica de combate consiste, básicamente, en agazaparnos contra la pared (un recurso que me ha resultado bastante original), estudiar la cadencia de disparos del contrario y, cuando esté haciendo una pausa o recargando, dispararle nosotros hasta que consigamos eliminarle. También dispondremos de varios tipos de bombas que podremos ir recogiendo, normalmente tras acabar con los enemigos, que podremos almacenar en uno de los ocho huecos de inventario disponibles, para usarlas cuando más nos convenga. Además de las bombas, tendremos que encontrar y hacer uso de otros objetos como llaves, activadores de puentes o elevadores para ir avanzando.

Blackthorne - Menú principal Blackthorne - Menú principal

Antes de empezar la aventura, si lo deseamos podemos participar en un tutorial para familiarizarnos con los controles del protagonista. Desde ese primer instante podemos comprobar que las animaciones del personaje son muy detalladas, a costa de hacer que su movimiento y las transiciones entre las diferentes posiciones resulten un poco lentas y, a veces, torpes. Eso puede provocar que recibamos un disparo en el momento menos oportuno, o que caigamos por un precipicio por el que no queríamos saltar en un principio.

Insisto en el ritmo pausado del juego. Al principio cuesta, sobre todo si estás acostumbrado a los juegos actuales, en los que puedes ir corriendo a todos lados ya que es muy difícil que te maten —y porque los mapeados son inmensos y si no te eternizas en llegar de un sitio a otro—, pero en Blackthorne es una garantía segura de muerte, salvo que te conozcas las pantallas al dedillo y estés haciendo un speedrun. Una vez que te haces a ir despacio y con tiento, no es complicado avanzar.

Blackthorne - Pantalla de juego Blackthorne - Pantalla de juego

Además de los enemigos, encontraremos aliados a nuestra causa con los que es posible hablar. Aunque la mayoría de los diálogos son insustanciales, algunos nos ofrecerán objetos útiles. Cuidado que también podemos matarlos si les disparamos. En alguna ocasión alguno de ellos me ha disparado y pateado. No sé si habrá sido un bug, una característica del juego o un fallo mío de apreciación.

Resumiendo, la mecánica del juego consiste en ir recopilando diversos objetos que nos irán franqueando el paso a zonas previamente inaccesibles, siempre con cuidado de que los enemigos que salpican el escenario no vayan esquilmando nuestra vida, hasta el punto de matarnos, y también por supuesto de no caernos de una altura excesiva. Usaremos llaves para desplegar puentes o abrir cerraduras. Elevadores para llegar a plataformas inaccesibles. Bombas (algunas de ellas teledirigidas) para desactivar barreras. Y también pociones que restaurarán nuestra vida al 100%. Si nos matan, bien por disparos enemigos, bien por una caída desde gran altura, volveremos al principio de cada nivel. Por cierto, al comenzar cada uno de ellos se nos proporcionará una clave de cuatro caracteres que nos permitirá continuar la aventura donde la dejamos. Los objetos están distribuidos de tal forma que, normalmente, tendremos que volver atrás en algunas ocasiones para completarlo, alargando el tiempo de juego sin necesidad de que los niveles sean enormes; es lo normal en una época en las que había importantes restricciones de memoria tanto en las consolas como en los propios cartuchos de juego.

Blackthorne - Saltando plataformas Blackthorne - Saltando plataformas

Al principio (y al terminar cada zona) una escena cinemática nos irá contando un poco de la historia, que tampoco es que sea especialmente trascendente, la verdad. En la última zona la dificultad sube un poco, gracias a la presencia de más enemigos y a la disposición puñetera de las plataformas. Pero tampoco es una subida exponencial como me habían advertido. Es cierto que, si buscamos bien, hay un par de sitios ocultos tras paredes donde encontraremos pociones que nos facilitarán la tarea, restaurando nuestra energía. Y, de hecho, no averigüé que se podía esquivar a los robots que se mueven por el suelo y explotan hasta casi el final, lo cual habría facilitado algo mi camino. Hasta aquí son en total 4 zonas con 4 fases cada una.

Lo que sí sorprende es la batalla con el enemigo final. Pero no por su extrema dificultad, que tampoco es para tanto. Yo conseguí pasarlo en unos 25 ó 30 intentos, apenas media hora de juego. La cuestión es que el desarrollo previo no te prepara para este enfrentamiento. Esta batalla, que no deja de ser un tiroteo contra el malo, tiene una mecánica totalmente diferente al resto de la acción, y cuando llegas a ella lleva su tiempo adaptar los movimientos que ya conoces (disparar, agacharte, rodar y ocultarte contra la pared del fondo) para acabar con esta amenaza final.

Blackthorne - Enemigo final Blackthorne - Enemigo final

La última escena tras el final —creo que no hago daño a nadie si comento esto a estas alturas, y tampoco he visto muchas referencias por Internet— parece dar a entender que la historia no termina y que habrá una continuación. O no, quizás es el típico cliffhanger que se añade como para dar emoción, pero sin una solución de continuidad real.

Blackthorne - Final Blackthorne - Final

Gráficamente el juego está muy chulo. Las animaciones, como ya comenté, son muy detalladas, y los efectos al disparar —no se ven las balas pero sí dónde impactan— bastante aparentes. Ha sido una gozada poder jugar parte del tiempo en la tele de 28 pulgadas que tenemos en el pueblo. En cuanto al sonido, las músicas tienen un aire tenebroso y terminan por hacerse un poco repetitivas, pero tampoco destacan negativamente frente a otros juegos de la época. La risa digitalizada de los enemigos cuando consiguen impactarte es algo que tardas tiempo en olvidar.

Blackthorne en la tele de 28", la foto no le hace para nada justicia Blackthorne en la tele de 28", la foto no le hace para nada justicia

Blackthorne es un juego que he disfrutado a lo largo de estos últimos meses, en sesiones cortas de pasarme una o dos fases (con sus muertes y reintentos, por supuesto), y que recomiendo a quien le guste los títulos que he citado más arriba. Además se puede jugar también en plataformas como PC o Game Boy Advance. Yo lo he disfrutado en una Super Famicom con un Everdrive, ya que conseguir este tipo de juegos en la actualidad, por desgracia, empieza a ser prohibitivo. No he llevado la cuenta de cuántas horas he tardado en terminarlo. En la web How Long To Beat indican que son unas 6 horas, aunque veo que los speedrunners lo consiguen en menos de una. Yo probablemente haya tardado bastante más, quizás unas 10.

Por último os dejo algunos enlaces interesantes, así como el listado de contraseñas para acceder directamente a los diferentes niveles.

Códigos de acceso a los niveles:

  • Minas
  • FBWC
  • QP7R
  • WJTV
  • Bosque
  • RRYB
  • ZS9P
  • XJSN
  • CGDM
  • Páramo
  • TJ1F
  • GSG3
  • BMHS
  • Y4DJ
  • Torre
  • HCKD
  • NRLF
  • J6BZ
  • MJXG
  • Sarlac
  • K3CH

A ver si en algún momento encuentro el tiempo y las ganas para ponerme en serio con Prince of Persia, que es otro de los clásicos que tengo muchas ganas de terminar.

¿A qué estoy jugando?

Mi lista de juegos completados y pendientes

Paper Mario: Color Splash
Paper Mario: Color Splash
Nintendo WiiU
Super Hydorah
Super Hydorah
Nintendo Switch

Mis perfiles para jugar online:

  • Clave de amigo Nintendo Switch: SW-7678-2952-4488
  • ID Playstation Network: falvarez_
  • Gamertag Xbox Live (actualmente inactivo): falvarezz