Esta misma semana he concluido la lectura de otro de los libros de Matilde Asensi: El último Catón. Como es costumbre, paso a continuación a comentar las impresiones que me ha dejado, procurando no destripar el argumento a posibles futuros lectores.

  • Autor: Matilde Asensi
  • Año: 2001
  • ISBN: 84-226-9224-4

El libro, ambientado en una época más o menos actual, nos narra las aventuras de tres personas dispares, una monja italiana, un profesor egipcio y un capitán de la Guardia Suiza, que son reclutados para investigar una misteriosa cadena de robos.

En concreto, están desapareciendo todas las reliquias de la Vera Cruz de las iglesias católicas, y parece ser que detrás de este misterio está la orden de los Staurofilakes. Desde las más altas instancias vaticanas, se encomienda al heterogéneo grupo que resuelva el misterio.

Nuevamente, la autora nos presenta un argumento demasiado lineal, en el que los protagonistas deben ir superando pruebas cual aventura gráfica. Lamentablemente, el nivel de la trama decae a partir de la mitad del libro, con lo que sólo se mantiene el interés por ver qué ocurrirá al final (que no voy a desvelar). Sí que resulta original y muy interesante cómo combina la resolución del misterio con la lectura de La Divina Comedia, de Dante. En ese aspecto el relato me ha sorprendido muy gratamente.

En resumen, el libro me ha gustado, pero me ha decepcionado un poco en el sentido de que, tras leer unas docenas de páginas, me dio la impresión de que iba a ser mucho mejor. En cualquier caso, recomiendo su lectura a los amantes de la literatura de misterio entremezclada con toques históricos. Y, por descontado, me ha parecido mejor que El Código DaVinci.

Ya he empezado a devorar otro libro, que comentaré cuando lo acabe y tenga un rato.