No voy a descubrir nada nuevo si digo que mantener un blog es una tarea dura, que requiere un bien que suele escasear especialmente entre la gente que andamos en la vorágine de la vida en una ciudad (como Madrid). Así que plantearse mantener varios es, directamente, una locura.

En tiempos, aparte de este ¡VAPF!, que comencé casi como un juego y va camino de su cuarto aniversario, por higiene mental creé dos blogs más, uno para hablar de máquinas recreativas y, en concreto, de la mía (Arcade At Home), y otro para hablar de mis pinitos Programando la Gameboy Advance.

Como se puede comprobar fácilmente, ambos llevan mucho tiempo sin ser actualizados. La programación de Gameboy la tengo directamente olvidada y en la recreativa también hace meses que no trabajo, simplemente la enciendo para jugar de vez en cuando.

El blog de programación lo dejaré ahí. No está mal posicionado en Google y siempre quedará como referencia de los 3 ó 4 minitutoriales que escribí. En cuanto al de Arcade, que tampoco está mal posicionado, lo que haré será escribir aquí las cosas nuevas que tenga que decir (que espero que sean algunas) y usaré las etiquetas, que para eso están.

Es lo bueno de escribir un blog que no se ciñe a una temática concreta (aunque haya un puñado de temas recurrentes, que los hay).