Al ver la foto que publiqué el otro día con el monitor nuevo, recordé una foto que hice hace años de mi habitación, cuando aún vivía en casa de mis padres.

La guarida
La guarida

La verdad es que me parece mentira la cantidad de trastos que tenía acumulados. Y lo peor de todo es que, la mayoría, se vinieron conmigo a mi nueva casa.