Ya con una cámara en condiciones, esto es, más o menos, lo que ven mis ojos cuando me levanto, en un día con el cielo raso:

La verdad es que en vivo es todavía más bonito.

PD: No se aprecia mucha diferencia entre la foto que hice con el móvil y ésta... lo cual dice mucho (poco) de mi pericia como fotógrafo.