Estaba repasando las entradas del blog, convencido de que ya había hablado en varias ocasiones de la configuración de mediacenter que uso en casa, principalmente porque estoy contento de cómo lo tengo montado y soy muy pesado con ello. Pero no, estaba equivocado. No hay nada al respecto.

Hasta 2011 tenía una XBox con XBMC (XBox Media Center) instalado que era el hardware que me hacía esas funciones. De manera un tanto limitada, porque sólo me servía para visualizar vídeos. Mi configuración actual es más versatil. Un barebone Zotac ZBox HD-ID11 con Ubuntu 12.04 LTS que me hace las funciones de mediacenter (con Kodi, que no es otra cosa que el nuevo nombre de XBMC, que hace años que había perdido su sentido) y servidor de ficheros, con un par de discos duros externos conectados. Incluso llegó a hacerme las veces de sintonizador de TDT cuando ocurrió el "apagón analógico".

Cuatro años encendido 24 horas son muchas horas para un equipo de estas características que, sinceramente, no creo que esté diseñado para ello. Con todo y con eso, sigue funcionando francamente bien salvo por un pequeño detalle: hace un ruido muy molesto. Bueno, puede que no sea tan molesto cuando llevará un año haciendo ese ruido y no hemos hecho nada para evitarlo, pero sí que es un ruido de fondo muy perceptible. Y no es otra cosa que el ventilador.

Como decía, hace un año ya lo abrí para echar un vistazo, esperando encontrarme el típico ventilador con armazón de plástico cuadrado y sujeto por cuatro tornillos al disipador del procesador. Pero éste no es así, tiene un diseño particular, probablemente a medida, con una pieza de plástico que recubre toda la zona para canalizar el aire caliente hacia la salida trasera del ordenador. En ese momento no le vi una solución fácil, y así quedó la cosa.

Procesador

Hasta que a finales del año pasado decidí buscar una solución definitiva. Si no conseguía hacer algo con ese ventilador, tendría que sustituir el equipo completo por algo más silencioso. Quizás una Raspberry Pi.

Esta vez profundicé un poco más y vi que el ventilador en sí, lo que son las aspas y el soporte, estaba atornillado y se podía sacar. Así que eso hice, le di la vuelta, y miré el modelo: DFB501012H. Google hace su magia y resulta que, efectivamente, se trata de un "ventilador de tarjeta gráfica", que podemos comprar en sitios como eBay o Aliexpress. Ahora sólo queda sacar la tarjeta de crédito, hacer el pedido y esperar un mes, que es más o menos lo que ha tardado en llegar.

Una vez en casa, la sustitución no ha sido tan fácil como parecía, por dos motivos. El primero de ellos es que no he sabido sacar la pieza de plástico que recubre el conjunto, y necesitaba hacerlo para extraer por completo el ventilador antiguo y colocar el nuevo. En concreto, el cable sale por una cavidad que es más pequeña que el conector. Así que he tenido que hacer un corte con un cutter. Un poco chapucero, pero efectivo.

Detalle Corte

El segundo no lo tengo muy claro, pero dejaba el equipo encendido y, al rato, me lo encontraba apagado. Supongo que por motivos de temperatura, aunque no lo he podido certificar al 100%. El caso es que, echando un vistazo al ventilador, el cableado es diferente que el de la pieza sustituida. Es posible que la regulación de velocidad en función de la temperatura no estuviera funcionando correctamente. Así que cortar, empalmar y encintar.

Empalme Cables

El ventilador ya lleva una semana funcionando y, aunque no es silencioso, el nivel de ruido ha descendido considerablemente. A ver cuánto dura. Aunque la próxima vez sí que creo que será el momento de sustituir este Zotac por esa Raspberry más silenciosa y de mucho menor consumo eléctrico.