Esta semana se ha puesto a la venta la edición física del número 11 de la revista RetroManiac. La verdad es que calificar esta publicación como “revista” no le hace para nada justicia. Más bien se trata de un anuario de 450 páginas que atesora una buena ración de contenido de videojuegos retro y no tan retro, puesto que también hay espacio a la escena indie actual, tanto para plataformas antiguas como modernas.

Posee una gran variedad de contenido de calidad presentado con una maquetación exquisita, lo cual sorprende todavía más si tenemos en cuenta que, tanto los editores de la publicación, como los redactores y los colaboradores lo hacen exclusivamente por amor al arte. De verdad, tenéis que verlo. La primera tirada se ha agotado en cuestión de horas, pero, afortunadamente, siempre se puede consultar de manera totalmente gratuita en formato PDF. Supera con creces muchas publicaciones de pago.

RetroManiac es un proyecto impulsado por David Borrachero desde el año 2010 que, en la actualidad, ha crecido hasta convertirse en un referente en el sector. No solo existe la publicación podríamos decir “anual”, sino que mantienen un blog actualizado a diario con las novedades más interesantes que van aconteciendo, que no son pocas. La verdad es que la periodicidad de RetroManiac me recuerda mucho a la de MagazineZX: cada vez más espaciada en el tiempo pero con publicaciones de mayor longitud y calidad. Aunque estoy seguro y confío en que no correrá la misma suerte.

RetroManiac número 11 y suplemento Tilemanía
RetroManiac número 11 y suplemento Tilemanía

Además, en esta ocasión, retomando viejas costumbres, he tenido el placer de poder contribuir con mi granito de arena escribiendo uno de los artículos de este número, en el que hablo sobre la preservación de software de plataformas antiguas, y que cuenta con una excelente ilustración de Raquel Meyers. Todo un lujo. También me han dejado colaborar como corrector de algunos otros artículos. No es que me quite con esto la espinita de escribir un libro, pero algo ayuda. Espero y deseo seguir colaborando en el futuro, siempre que tenga alguna buena idea y conocimiento sobre algún tema que compartir con los lectores, y que los editores den su aprobación, por descontado.

Si no la conocíais, os recomiendo que le echéis un vistazo tanto a éste como a números anteriores. Son una auténtica delicia.