Volvemos a las intrigas eclesiásticas y conspiranoicas con un título de un "viejo conocido".

  • Autor: Dan Brown
  • Año: 2000
  • ISBN: 84-672-1011-7
Nuevamente encontramos al profesor de Harvard, Robert Langdon, envuelto casi sin querer en una trepidante aventura. Digo nuevamente y está mal dicho en realidad, porque el libro es anterior al cacareado Código DaVinci, aunque ha aparecido publicado posteriormente aquí, en España.

Vaticano, Illuminati, CERN, Cónclave, Antimateria,... son algunos de los ingredientes de la trama. Bien combinados pueden ser una mezcla explosiva. La verdad es que el autor no lo hace mal. Supongo que se habrá tomado sus licencias históricas. Quizás el hecho de no haber sido una obra tan publicitada ni que haya levantado tanta polémica, hace que nos aproximemos a su lectura con más condescendencia que El Código. Y eso hace disfrutarla más.

El relato es trepidante. La acción se desencadena prácticamente desde los primeros capítulos. Consigue captar la atención del lector e, incluso para alguien como yo, que no suele ser muy avispado a la hora de destapar las sorpresas, los giros finales resultan sorprendentes. Cuando parece que todo está claro, siempre hay una vuelta más de tuerca.

El libro también contiene algo de mensaje moral, especialmente hacia el final, y las opiniones que muestra son bastante interesantes. Aunque lo principal es la acción. Se echa de menos una evolución en los personajes y las relaciones entre ellos. Quitando un par de ellos, el resto son bastante "planos". Incluido el protagonista, que es una especie de Indiana Jones moderno, capaz de resolver antiguos acertijos en segundos, con una gran condición física y una capacidad inaudita para la improvisación.

Hace unos días leí en los comentarios de 20minutos.es que este tipo de libros eran literatura basura, que donde estuviera El Quijote y los clásicos, que se quitara toda esta bazofia. Pues bien, seré un inculto pero, aunque tengo claro que no es el mejor libro que he leído en mi vida (siempre confío en que el mejor está por llegar), he pasado un par de semanas la mar de entretenido yendo y viniendo del trabajo. Y, a fin de cuentas, era de lo que se trataba.

Por cierto, gracias, JAMS, por prestarme el libro.