Aunque la mitología de la Tierra Media la tengo relativamente fresca gracias a la trilogía del Señor de los Anillos (pese a las licencias que se tomó Peter Jackson a la hora de narrar la historia), en realidad hace muchos años que leí los tres libros de J.R.R. Tolkien que poseo: El Señor de los Anillos, El Hobbit y El Silmarillion (además por ese orden).

Es más, la historia de los hijos de Húrin formaba parte de la colección de relatos que componen El Silmarillion (aunque después de tantos años, ya la recordaba). Por ser más preciso, lo que era un relato que ocupaba unas 30 páginas, se ha convertido en un libro completo, aunque no muy extenso (algo menos de 300 páginas).

Por tanto, la historia es bien conocida, si no en toda su extensión, sí en lo que a la trama principal se refiere, a su principio y a su final. Entonces, ¿cuáles son los principales atractivos que nos pueden motivar a leerlo? Principalmente, el hecho de ser seguidores de la bibliografía de Tolkien, teniendo la posibilidad de leer relatos inéditos (aunque hayan sido recopilados por su hijo Cristopher). Quizás el libro pueda servir como puerta de entrada al universo de los Valar, aunque no creo que el lanzamiento de un libro, por muy llamativo que sea, pueda competir con la maquinaria de marketing del cine (y toda la inversión publicitaria que se hizo durante la proyección de las películas basadas en la trilogía del Señor de los Anillos).

Sinceramente, me he sentido defraudado. Esperaba encontrar un relato más parecido al Hobbit que al Silmarillion. Aunque creo que me estaba engañando a mí mismo, porque estaba claro que esto último era lo más probable.

Aunque no soy muy amigo de releer libros, buscaré el momento adecuado para hacerlo tanto con El Hobbit como con El Señor de los Anillos (quizás en inglés, aunque se me antoja una tarea dura).