Este pasado fin de semana he tenido la gran fortuna de asistir a uno de los eventos a los que llevaba tiempo queriendo ir: RetroEuskal.

RetroEuskal es una reunión que se celebra en el marco de otra más grande, la Euskal Encounter, que ya va por su decimosexta edición. RetroEuskal se centra en la retroinformática, y se compone de tres aspectos bien diferenciados pero complementarios: la exposición, el juegódromo y actividades como charlas o talleres prácticos. Este año, ha estado dedicada a las consolas.

Acudí al evento, no como parte de la organización, sino para dar una charla. Así que aproveché para ponerme en el papel de "visitante" y tratar de aprovechar la mayor cantidad de actividades posible. Así, pude dar una vuelta por el pabellón y ver cómo la gente se curra sus ordenadores. También pudimos echar algunas partidas al Guitar Hero y a una recreativa con el MAME que había por allí. Aunque, para partida, genial la idea de Eduardo Mena de organizar una partida de Space Invaders gigante y en "stop motion":

Hablando de las actividades de RetroEuskal propiamente dichas, estuve en la presentación del documental "Hobby", de Ciro Altabás, y en la mesa redonda "La cultura de las videoconsolas en España: Irrupción y desarrollo", muy interesantes ambas. Pero al final acabé echando una mano a los organizadores (por ejemplo, haciendo de juez en la competición de Videojuegos Clásicos, o como fotógrafo a tiempo parcial de la partida al Space Invaders), así que no pude asistir a todas las actividades. Para la que sí que me escapé fue para participar en las Retrolimpiadas, en las que me enfrenté a tres pruebas físicas (recogida de cassettes, lanzamiento de disquetes de 8" y rebobinado de cintas). Teniendo en cuenta que casi doblaba la edad a todos mis competidores (exagerando un poco), conseguí un meritorio tercer puesto.

También estuve en la charla de presentación del libro Mondo Pixel y, por supuesto, me agencié un ejemplar, firmado y dedicado por dos de sus autores, John Tones y Eunice Szpillman.

El museo era digno de ver. Tuve la fortuna de poder tocar con mis manos consolas míticas como la Odyssey, la Intellivision, la Vectrex, la Famicom o la Neo-Geo. Me hubiera llevado a casa más de una tranquilamente. El juegódromo también estaba bien surtido. Se podía jugar a los ordenadores de 8 bits y consolas de 8 y 16 bits más representativas del momento.

Aquí podéis ver un vídeo de las Retrolimpiadas (en el que aparezco brevemente):

También, como he comentado, estuve impartiendo una charla sobre la modificación de consolas PAL, para conseguir salida a 60Hz y saltar la protección regional de algunas consolas para poder usar juegos de importación. A mi juicio fue probablemente la actividad más floja de todas las propuestas, entre otras cosas porque no soy un experto en la materia y tampoco se entró en profundidad en el tema. En cualquier caso, sí que me gustaría que alguien que acudiera a la misma me diera su opinión, ya que de todo se debe aprender.

A continuación os dejo la presentación:

En resumen, un fin de semana inolvidable, y espero que se vuelva a repetir pronto en cualquier otro lugar. Además, me alegro un montón por los chicos de Retroacción, ya que creo que la feria ha sido un rotundo éxito, tanto si hablamos de la calidad de lo allí expuesto y de las actividades como si nos fijamos en la afluencia de público. Y encima son mis amigos, no puedo pedir más. También pude charlar un poco más con Edu Mena y con Jaime (aka Rockriver), a los que ya había conocido fugazmente en Retromañía.

Enlaces con más material audiovisual: