Dicen que a la tercera va la vencida. Y a la tercera vez que he empezado a jugar con este prólogo de Metal Gear Solid V - o epílogo de Metal Gear Solid Peace Walker, porque de primeras no lo tengo claro - ha sido a la que he completado la historia principal.

Ya venía avisado; han sido más o menos un par de horas de juego, con el agravante en mi caso de que la primera hora y media ya la había jugado en la versión para PS3. De hecho, ahora con perspectiva veo que estuve muy cerca de completar la aventura en aquel primer intento.

Por Internet se pueden leer opiniones de gente que piensa que Kojima y/o Konami son unos sacacuartos por cobrar por lo que no deja de ser una versión de demostración. No son los primeros, yo mismo fui en su momento un feliz comprador de GT5 Prologue, ni serán los últimos. Seguro que existen más casos que yo desconozco. No obstante, el juego tiene más contenido que esas dos escasas horas, aunque el resto de misiones secundarias que se nos plantean comparten el mismo escenario. También he leído que fue el público el que estaba arrojando dinero a sus pantallas para poder disfrutar cuanto antes de una nueva aventura del universo Metal Gear. Así que, ¿quién sabe?

Metal Gear Solid V Ground Zeroes

En mi opinión, en conjunto o separado de MGS V: The Phantom Pain, este prólogo, tanto en historia como en cuanto a jugabilidad, es un buen aperitivo que nos hace ubicarnos en el universo del personaje, centrarnos en la historia e ir acostumbrándonos (ligeramente) a las nuevas mecánicas de mundo abierto que nos plantea Hideo Kojima.

Si bien sigue siendo un título que prima la infiltración frente a la acción, aunque nunca al nivel de otras sagas como Splinter Cell o Hitman, el sigilo suele ser el camino más inteligente y, por qué no decirlo, más sencillo. Porque una vez que te descubran, los enemigos irán con todo a por ti. Aunque siguen siendo un poco tontos, y basta con atacar a uno para que el resto acudan a ver qué ha pasado y puedan ser industrialmente masacrados.

He de decir que, en mi primera partida, de las dos que eché hasta completar la historia principal, me pasé media hora pegando tiros y deambulando por la base explorándola en vez de centrarme en los objetivos principales, que son rescatar a Chico y Paz. Y fue un rato muy divertido, sobre todo en cuanto a que me sentí totalmente inmerso en la acción, desde que accedí a la base hasta que me mataron.

El motor gráfico, Fox Engine, luce bastante bien. No es que el de MGS 4 fuera malo, pero se notaba demasiado "plasticoso". En esta ocasión tira más por lo realista, por un uso muy acertado de la iluminación, en lo que parece la tónica general de esta generación. Sin embargo temo que, al ser éste un título intergeneracional, con versiones para PS3 y XBox 360, no se aproveche al máximo posible la potencia de las nuevas consolas. Por otra parte, en mi caso vengo de jugar a Peace Walker, que no es otra cosa que una adaptación HD "de aquella manera" de un lanzamiento para PSP, con lo que el salto gráfico es brutal.

En fin, una vez conocido el destino de los Big Boss, Miller, Ocelot, Huey, Chico, Paz, Amanda, la Dra. Strangelove y demás personajes, incluso sabremos qué ocurrió con la Mother Base de Peace Walker. Veremos, de esta forma, qué nos depara la historia que cierra una saga, al menos con Kojima como creador.

En resumen, si eres un fan de Metal Gear y tienes el resto de títulos, deberías hacerte con este Ground Zeroes. Se puede encontrar barato o, incluso, actualmente en un pack con The Phantom Pain. Si no, puedes leer la historia en Internet y pasar directamente a este último. Ya lo estoy jugando y, de momento, estoy disfrutándolo bastante. Ya veremos a ver qué ocurre con esas críticas que he podido leer, si son o no fundadas, y cuando lo termine compartiré mis impresiones en este blog.