Todos los años pruebo la demo de FIFA, que suele salir un par de semanas que la de PES, y nunca me acaba de enganchar, lo cual me hace seguir fiel al título de Konami (por muy mal que me caiga esta compañía, dicho sea de paso). Este año no iba a ser menos, con la diferencia de que, en esta ocasión, lo he grabado y lo comparto por aquí.

He procurado que las condiciones fueran parecidas a las de mi prueba del Pro Evolution Soccer. El mismo equipo para mí y la computadora (el Atlético de Madrid), la dificultad máxima y el método de control alternativo, aunque no coinciden todos los botones con los que yo estoy acostumbrado. Obviamente sabía que iba a perder pero, al menos, he conseguido marcar un tanto.

¿Las impresiones por si no os queréis tragar el vídeo? Pues en resumen, parece mentira que dos juegos que se basan en un mismo deporte sean tan diferentes. FIFA sigue siendo más alocado, más "videojuego", más de ir al ataque con todo y de partidos con resultados abultados. La presentación está muy cuidada, y la ambientación sonora le da cien collejas al Pro. Eso sí, el modelado de las caras no está tan bien. Hay algunas muy logradas pero la mayoría son un poco mediocres.

El juego no está mal, por descontado. La verdad es que es más tema de gustos o de costumbres que otra cosa. Curiosamente creo que este año es el que menos me disgusta FIFA y, por lo que leo, la gente lo está poniendo un poco a caldo. Será que se está apartando un poco de lo que es su esencia y será por ello que a mí me atrae más. Cabe la posibilidad, eso sí, de que lo pille para Switch, a falta de PES para dicha consola. Aunque tendría que probarlo primero.