Comienza la temporada (corta) de lecturas veraniegas, la única época del año en la que consigo (o quiero) sacar tiempo para leer con cierta continuidad. A ver cuántos soy capaz de devorar en estas tres semanas.

  • Autor: Paula Hawkins
  • Año: 2015
  • ISBN: 978-84-081-4308-6

"La chica del tren" fue un libro que triunfó hace ya unos cuantos años, siendo habitual encontrarse con gente leyéndolo en el transporte público. Se aparta bastante del tipo de libro que suelo leer, principalmente por la temática. Pero hay que leer de todo; aunque la temática no sea mi favorita, siempre se puede disfrutar y aprender de la propia narrativa.

La chica del tren
La chica del tren

La trama consta de una única historia con una desaparición y varios protagonistas. Hay un par de líneas temporales (que terminan convergiendo, como es de esperar) y tres narradoras (Rachel, Anna y Megan) a través de cuyos ojos vamos a ser testigos de los hechos acontecidos. Al principio de cada capítulo se nos indica el nombre de la narradora y la fecha; es crucial que prestemos atención a esos datos si no queremos despistarnos.

También, como suele ser habitual en este tipo de novelas, se establece un juego del gato y el ratón entre el lector, que intentará prever qué es lo que ocurrirá a continuación, y la autora, que intentará despistarnos para no desvelar los verdaderos hechos e intentar sorprendernos con el desenlace.

Y pocos más ingredientes encontraremos. Si acaso podemos reflexionar sobre temas mundanos como el alcoholismo, las relaciones interpersonales, el matrimonio y la mentira. No hay subtramas ni un transfondo costumbrista; la historia se desarrolla en la actualidad pero, salvo algún pequeño detalle aquí y allá tampoco se profundiza en ese aspecto. Encontraremos (no demasiadas) sorpresas, algunas más previsibles que otras. No entro en detalles para no desvelar la trama, aunque últimamente he estado pensando que quizás sí que debería hacerlo avisando previamente, u ocultándolo de alguna manera. Si no, el blog pierde un poco de sentido para mí, ya que de esa forma me serviría para, en el futuro, poder refrescar mi mala memoria con detalles que me ayuden a recordar el argumento.

En resumen, se trata de lo que yo calificaría como una "película de sobremesa de Antena 3". Correcto y entretenido, sin más. A mí me ha durado apenas tres tardes leyendo plácidamente bajo la sombra del manzano. Así que, una vez terminado y redactado este pequeño y poco pretencioso comentario, toca seleccionar el siguiente título.