Hace como 20 años, cuando decidí cambiar el mundo del PC por el de las videoconsolas para jugar, junto con la PlayStation me compré también una tele de tubo Sony de 29 pulgadas, que nos dio muchas tardes de juego en el salón de la casa de mis padres —yo aún vivía allí— tanto con la Play como con las sucesivas consolas que fueron llegando.

Pero todo evoluciona, y aquella tele, después de pasar unos cuantos años muerta de risa en mi trastero, hace tres que la llevamos al pueblo, donde al menos la puedo usar cuando vamos por allí, ya que en casa no hay sitio. Desde entonces, todos los veranos procuro llevarme alguna consola de las antiguas y una selección de juegos para terminar o, por lo menos, echarles unas cuantas horas.

Este año los elegidos fueron dos a los que les tengo bastantes ganas desde hace tiempo: Quackshot y Wonder Boy in Monster Land. Pero fue una mala elección, no por jugarlos en sí (son juegos que me gustan mucho) sino por la intención de acabarlos. Ambos son juegos que te tienes que acabar de una sentada, ya que no existe la posibilidad de guardar la partida, ni hay códigos para ir a una pantalla determinada, ni nada parecido.

Quackshot (Mega Drive) Quackshot (Mega Drive)

Quackshot viene a durar unas tres horas, por dos del Wonder Boy. Por desgracia, no dispongo de tanto tiempo seguido para jugar, y dejar la consola encendida durante horas tampoco lo considero una opción. Así que tendré que buscar otra forma de jugar, que no sea la consola real, en la que pueda guardar mi progreso hasta la siguiente sesión de juego.

Así que ya que tenía el Everdrive con más juegos, busqué una alternativa. La primera que se me ocurrió fue Golden Axe, un juego que en su versión para recreativa habré terminado infinidad de veces. De hecho, es un juego tan corto y "fácil" que, cuando estudiaba B.U.P., en el recreo teníamos la costumbre de ir a los recreativos, echar una partida (a dobles con mi amigo Jaime), acabar el juego y volver a clase, todo en los 20 minutos de los que disponíamos.

Golden Axe en su versión para Mega Drive es bastante diferente. Y no me refiero al apartado técnico, que lógicamente está adaptado a una máquina con menor potencia, o de que tiene algunas fases, que yo considero de relleno, después de acabar con el villano Death Adder.

Aquí acaba el juego de recreativa, pero en Mega Drive la acción continúa Aquí acaba el juego de recreativa, pero en Mega Drive la acción continúa

Me refiero a que hay que jugar de forma diferente. Debes cambiar la forma de atacar a los enemigos si quieres progresar. De eso me di cuenta, por fin, este verano. Hasta ahora siempre había intentado jugar como lo hacía en la máquina recreativa, y nunca lograba llegar demasiado lejos. También hay otra técnica que consiste en ubicarnos en sitios estratégicos, cerca de los agujeros que hay en el escenario, y los enemigos se suicidan solos. Se ve que el control de calidad de este juego no fue demasiado estricto. Así que, esta vez sí, he terminado el juego. No pude hacer foto a la pantalla, así que tendréis que creerme.

Otro juego que aproveché a ver si conseguía terminar fue Wonder Boy, de Sega Master System. Tampoco sabía (lo miré luego) que el juego dura unas 3 horas, así que tampoco iba a poder acabarlo. Pero sí que me puse a ver hasta dónde llegaba, y avancé bastante. Ayuda también el hecho de que podemos continuar infinitas veces, al principio de la fase en la que nos maten. Es otro de los que tengo pendientes de terminar.

Wonder Boy nos deja continuar la partida indefinidamente Wonder Boy nos deja continuar la partida indefinidamente

Y, por último, de la manera más tonta, acabé echando también unas cuantas horas al port de Out Run para Swich, intentando llegar al final de alguno de los recorridos en la dificultad más alta, cosa que no conseguí. Habrá que seguir intentándolo.

En cuanto a juegos actuales, hay dos de Switch que llevo tiempo a punto de terminar, pero se me están resistiendo. El primero es Blasphemous. Lo empecé hace años, cuando salió, pero no conseguí pasar de la primera parte (por así decirlo). Lo retomé este año, empezando desde el principio otra vez, y creo que me quedan un par de enemigos para acabar. El problema es que me atasqué en el primero de ellos y llevo meses sin jugar. Con lo cual, lo poco que dominaba del combate, se me ha olvidado, y cada vez me da más pereza. El otro es Super Hydorah, en el que tengo una partida ya en la última fase (habiendo continuado una cuantas veces, claro). Aquí el problema es que tengo que encontrar un hueco en el que me apetezca y me pueda concentrar para jugar porque, si no, no habrá manera. Este sí que estoy convencido de que lo terminaré más pronto que tarde.

¿A qué estoy jugando?

Mi lista de juegos completados y pendientes

Blasphemous
Blasphemous
Nintendo Switch
Super Hydorah
Super Hydorah
Nintendo Switch
Paper Mario: Color Splash
Paper Mario: Color Splash
Nintendo WiiU

Mis perfiles para jugar online:

  • Clave de amigo Nintendo Switch: SW-7678-2952-4488
  • ID Playstation Network: falvarez_
  • Gamertag Xbox Live (actualmente inactivo): falvarezz