Desde hace más de 20 años soy un fiel seguidor de la saga OutRun. Mi afición comenzo en un parque recreativo que todavía existe (al menos existía el año pasado) en la playa del Bajondillo de Torremolinos (Málaga). En él había un cabinet de los grandes del OutRun original (el creado por Yu Suzuki en 1986). La partida costaba la friolera de 100 pesetas (20 duros), que en aquellos años era un pastizal. Así que cada una había que aprovecharla con mimo. Eran otros tiempos.

Ya en este siglo, SEGA decidió remozar una de sus franquicias menos explotadas lanzando OutRun 2, al que seguiría OutRun 2006 SP, tanto en salones recreativos como para consolas domésticas.

La última vuelta de tuerca es el juego que nos ocupa, OutRun Online Arcade, distribuido digitalmente para XBox 360 y Playstation 3, no es más que una adaptación de la versión 2006 SP a la que se han añadido gráficos en alta definición y un nuevo modo online (OutRun 2 ya lo tenía en XBox).

Aunque ya había conseguido jugar al OutRun en un emulador con volante, desde el momento en que me enteré de que lo iban a lanzar, sabía que era un "SOLD!". Y en este caso la explicación es muy sencilla. La experiencia de jugarlo con el volante de la PS3 es muy similar, por no decir prácticamente igual, a jugar en los recreativos. Por esa regla de tres, con apenas 10 partidas ya está amortizada la compra (el juego me ha costado 9,99€). Y, de hecho, ya lo está. Las sensaciones son prácticamente las mismas que las que nos aporta la máquina recreativa.

Sobre OutRun se han escrito kilómetros de análisis, así que, por centrarme en sus características básicas, se trata de un arcade de conducción en el que tenemos que llegar a la meta antes de que se nos acabe el tiempo. Como característica principal, al finalizar una etapa llegaremos a una bifurcación en la que podremos elegir entre dos caminos, lo que conforma un buen puñado de rutas por las que llegar a los cinco finales diferentes que tiene el juego.

En cuanto a opciones, disponemos de los modos de juego OutRun, Ataque al corazón y Contrarreloj, además de un nuevo modo que nos permite disputar las 15 etapas disponibles todas seguidas. De salida podremos elegir cualquiera de los coches y las melodías de fondo disponibles.

Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, os dejo con un vídeo en el que se puede apreciar cómo es la jugabilidad (no os fiéis de la calidad visual, que es bastante buena, pero al subir el vídeo se ha perdido).

Como podéis observar en el vídeo, el nivel de dificultad por defecto es francamente sencillo. Tenemos a nuestra disposición dos niveles más fáciles y otros dos más difíciles.

¿Qué se echan en falta? Pues, por pedir, que hubiera incluido las 15 etapas de OutRun 2 y el clásico de 1986. Por lo demás, es el juego perfecto para echar unas partiditas rápidas, retándonos a nosotros mismos o a otra gente por Internet. ¡Ah!, y que dejen las voces en inglés, que las traducidas al español suenan fatal (también ocurre en otros juegos de SEGA como Virtua Tennis).

De postre, os dejo con otro vídeo que he grabado de la versión para PSP de OutRun 2006 SP, una muy digna conversión para la portátil de Sony.

Por cierto, que ya os habréis dado cuenta de cuál es mi melodía de OutRun favorita.