Como dice el tópico, parece que fue ayer cuando estaba entrando por la puerta de Bitban, mi nuevo destino laboral en aquel momento del que hoy justo se ha cumplido un año.

Durante este año puedo decir que se han ido cumpliendo la mayoría de expectativas que había puesto en el cambio, sobre todo en lo referente a centrarme en el desarrollo, seguir aprendiendo y, una cosa muy importante, sentir que mi trabajo es útil tanto para la buena marcha de la empresa como para la de mis compañeros. Sí que tengo la sensación, aunque quizás deberían ser ellos los que lo dijeran, que he podido aportar un humilde granito de arena.

Como no puede ser de otra manera, la visión de nuestra oficina ha evolucionado desde la primera vez que me reuní con Alex y Héctor. Un lugar nuevo y desconocido que se ha tornado familiar. Compañeros que se fueron y otros que se incorporaron después que yo. Incluso he tenido la oportunidad de trabajar en las oficinas de algún cliente durante algunas jornadas. Añadiendo experiencias a mi bagaje profesional y también personal.

Algo que se mantiene intacto desde el primer día que empecé a trabajar aquí fue la hipnótica cercanía de la Torre de Madrid. En este céntrico edificio de la capital tuvo su sede durante muchos años Dinamic Software, la mítica desarrolladora de videojuegos de los 80, y un lugar donde siempre quise trabajar. No sé si algún día cumpliré mi sueño de trabajar desarrollando videojuegos; hoy por hoy lo veo bastante complicado por diferentes factores. Quizás esto es lo más "cerca" que esté de ello, en un sentido puramente figurado y totalmente introspectivo.

Y no sólo he aprendido cosas relacionadas con mi trabajo. También he descubierto unos bollitos, llamados "Manolitos", que deben tener algo tremendamente adictivo en su composición, porque están buenísimos y, si no tienes mucho autocontrol, una vez probados no puedes parar de comerlos. Con un par de cajas hemos celebrado esta mañana en la oficina mi primer aniversario en Bitban Technologies.

Qué ricos están los Manolitos

Otra manera de celebrarlo va a ser mañana con mi primera subida a producción. Espero que no se me atragante.