Seguimos con los títulos relacionados con la cultura de los videojuegos. En esta ocasión se trata de Obsequium, un libro no demasiado extenso en el que se hace un repaso por la intrahistoria del desarrollo de La Abadía del Crimen, uno de los títulos más importantes de la llamada Edad de Oro del Software Español.


Por añadir algo de contexto a quien lo lo conozca, La Abadía del Crimen es un juego programado por Paco Menéndez, con gráficos de Juan Delcán, que no es otra cosa que una adaptación de El Nombre De La Rosa, la conocida novela de Umberto Eco. Fue desarrollado inicialmente para Amstrad CPC y portado posteriormente a otros sistemas como Spectrum 128K, MSX y PC.


Obsequium se trata de un libro coral, coordinado por Jaume Esteve (que también escribe un capítulo), pero en el que participan otros autores relacionados de una u otra manera con el juego, tanto a finales de los ochenta (cuando fue lanzado) como posteriormente. Es un juego del que se han realizado varios remakes y hay varias personas que se han preocupado de desensamblar y estudiar su código fuente para desentrañar todos sus secretos.

Obsequium

En los diferentes capítulos, escritos por diversos autores, se aborda el juego según diferentes perspectivas: el contexto histórico en el que fue lanzado, su relación con la novela de Umberto Eco y su adaptación cinematográfica, el diseño de la abadía desde el punto de vista arquitectónico (no en vano Juan Delcán cursó estudios de arquitectura), el propio código fuente del juego, cómo fue acogido por la prensa de la época, el diseño del juego desde un punto de vista actual y el legado cultural de La Abadía Del Crimen.

El libro supone un merecido homenaje y reconocimiento a un juego que, en mi opinión, despunta en el apartado técnico pero cojea desde el punto de vista de la diversión. Supone todo un prodigio de cómo encajar una aventura tridimensional en apenas 64 kilobytes de memoria RAM. Quizás por esa limitación, quizás porque sus autores se centraron en el plano más puramente técnico, no es un juego entretenido. Al menos a mí no me lo parece. En su momento conseguí acabarlo en su versión para PC, con ayuda de la guía publicada en el número 33 de la primera época de la revista Micromanía. Sin ella, creo que me hubiera sido totalmente imposible.

Un buen ejemplo de ello es el recientemente publicado remake: La Abadía Del Crimen Extensum, en el que se pulen todos esos detalles de jugabilidad para convertirlo en un título más accesible.

Por cierto, si dispones de una copia original ya puedes atesorarla, o venderla para pagar la hipoteca. Es uno de los juegos que está alcanzando cifras realmente desorbitadas en el mercado de la especulación segunda mano retro.

Con éste creo que he completado la lectura de todos los libros publicados por Jaume Esteve hasta la fecha: los dos volúmenes de Ocho Quilates (que leí hace años pero no he reseñado en este blog), Promanager y este Obsequium.