El blog de Fede Álvarez

Videojuegos, libros, música, cine y nostalgia de los 80 y 90

Restauración de una Game Boy Color

Hace un montón de años, en plena fiebre por hacer crecer mi colección de videojuegos retro, compré una Game Boy Color. No recuerdo la fecha exacta, ni a través de qué plataforma hice el trato (eBay o algún foro, que en esa época Wallapop todavía no existía). Sí que recuerdo que quedé con el vendedor en la zona de Conde de Casal. Incluso recuerdo que me comí un par de sandwiches de Rodilla mientras esperaba. No me resultó especialmente barata, 45 € con caja. Juraría haber visto alguna en el Cash Converters por 15 € más o menos. Hace años, por descontado. Ahora están mucho más caras, ahora todo lo retro está carísimo.

No es que la haya usado demasiado, la verdad. Tuvo su momento en mis viajes en metro para ir a trabajar, donde recuerdo haber jugado a títulos como Star Wars Racer, Pokémon Pinball o Castlevania Adventures. Así que debió de ser por los años 2003-2004, que era cuando trabajaba en Arturo Soria. Luego la he usado también un par de veranos en la piscina. A plena luz del día es como mejor se disfruta de su pantalla.

El caso es que ha llegado hasta el día de hoy con ciertos achaques, algunos de los cuales ya tenía desde el momento que la compré, como ese botón Select "mordido" del que mi amigo Miguel siempre se mofa. El altavoz no funcionaba y la tapa de las pilas estaba rota (un clásico). Si bien, como digo, no estoy seguro de que estuviera así cuando la compré, o bien ha sido producto del paso del tiempo.

El botón select fruto de mofa, ya retirado de la consola El botón select fruto de mofa, ya retirado de la consola

Me dio por mirar en AliExpress, ese lugar donde se vende de (casi) todo. Y resulta que, por poco dinero, he podido comprar repuestos para todo lo que estaba roto: una tapa nueva para las pilas, un nuevo juego de botones, que he aprovechado para ponerlos de color azul en vez de los negros que traía, y un altavoz nuevo. En total, 5,81 €, gastos de envío incluidos, y puesto en casa en poco más de 15 días.

Por poco más de 6 ó 7 € venden carcasas nuevas, con su juego de botones y destornilladores. No vi necesario sustituir la mía, ya que no estaba mal. Pero también es una opción. Las hay de muchos colores y hasta el modelo de Pikachu.

La sustitución también es sencilla. Hay que abrir la consola, que lleva 6 tornillos de estrella de 3 puntas (Tri-Wing, gracias Google). Afortunadamente tenía el destornillador adecuado entre todas las herramientas que he ido atesorando durante los años.

Game Boy Color - Tornillos exteriores Game Boy Color - Tornillos exteriores

También es necesario soltar la placa, esta vez con 3 tornillos de estrella "normales", para poder desoldar el viejo altavoz y soldar el de repuesto. Y poco más, en 10 minutos lo tienes apañado.

Game Boy Color - Tornillos interiores Game Boy Color - Tornillos interiores

Una restauración que ha sido muy barata y que ha dejado la consola como nueva.

Game Boy Color restaurada Game Boy Color restaurada

Juegos: Deadlight Director's Cut (PS4)

Desde que salió este juego en 2012 tenía ganas de catarlo. Reconozco que, como en la gran mayoría de los casos, estaba esperando a alguna rebaja para hacerme con él. Y, de hecho, lo compré en un Humble Bundle e intenté jugarlo (en la partición de Windows que tengo en el Mac), pero iba a pedales. La semana pasada, de casualidad, me dio por mirar en la Store de PlayStation y estaba para PS4 a un precio irresistible: 2,99€. Así que lo compré y me puse con él.

Se trata de una remasterización de la opera prima de Tequila Works para PlayStation 4. Es un plataformas de acción, en la línea de títulos pretéritos, de los que ya he hablado alguna vez en el blog, como Prince Of Persia, Another World o Flashback, o más recientes como Limbo o Inside, ambientado esta vez en una Seattle post-apocalíptica plagada de zombies (perdón, sombras).

Esta escena me recordó a una similar de Another World. ¿Será un homenaje consciente? Esta escena me recordó a una similar de Another World. ¿Será un homenaje consciente?

Visualmente el juego me ha parecido precioso. Incluso diría que desaprovechado, porque la acción trascurre en un plano frontal (es un juego en dos dimensiones), y todo el despliegue que se ve al fondo no deja de ser "adorno". Muchas veces nos dan ganas de movernos hacia esos fondos, pero no es posible en ningún caso. En el plano sonoro también raya a un gran nivel, tanto de banda sonora como de efectos.

La ambientación, sobre todo visual, está especialmente cuidada La ambientación, sobre todo visual, está especialmente cuidada

Me ha resultado curioso que, con el trabajo tan enorme de ambientación y fondos que tiene, no se hayan currado la animación para subir escaleras, y éstas se comporten como una simple rampa. Pero tampoco es un detalle que desmerezca el conjunto, ni mucho menos. Lo destaco más porque me ha llamado la atención que por otra cosa.

Escaleras en rampa Escaleras en rampa

Sin embargo el manejo, ¡ay!, se me antoja poco pulido. En este tipo de juegos es fácil morir si nos precipitamos al hacer un salto. O, en este caso, al haber zombies, si nos lo pensamos más de la cuenta y nos asedian. Hasta ahí, bien. Pero cuando sientes que te han matado porque el protagonista no responde como debiera, es que algo falla. Ocurre a menudo, y no me refiero al tiempo que emplea Randall en recargar la pistola o en sacar el hacha, eso forma parte de las reglas. Pero, insisto, cuando no hace caso a tus órdenes con el mando es muy frustrante.

Nos enfrentaremos a los típicos retos de saltar plataformas. También contaremos, en ocasiones, con armamento de fuego y un hacha, con la que enfrentarnos a las sombras o reventar candados que cierran puertas. No hay ningún puzle que nos haga pensar más de 1 minuto, ni tampoco caminos escondidos ni tener que retroceder a zonas ya visitadas. El juego es totalmente lineal, y moriremos más o menos veces dependiendo de los hábiles o torpes que seamos, pero en ningún caso supone un reto imposible.

Ningún juego sin su "momento Sokoban" Ningún juego sin su "momento Sokoban"

La historia se nos irá revelando según vayamos avanzando en escenas que no son vídeos ni CGIs, sino dibujos "con movimiento". Un recurso que ahorra presupuesto y tiempo de desarrollo, y que ya se ha visto en otros juegos (como, por ejemplo, Metal Gear Solid Peace Walker).

Ilustraciones animadas que sirven para ir hilvanando la historia entre fases jugables Ilustraciones animadas que sirven para ir hilvanando la historia entre fases jugables

Además, también cuenta con su ración de flashbacks y momentos oníricos. Tiene algún giro al final, pero tampoco es el gran relato (post-apocalipis zombie, lo de siempre).

Las clásicas escenas oníricas que ayudan a dar forma al argumento Las clásicas escenas oníricas que ayudan a dar forma al argumento

En el segundo acto, de repente, volvemos a "empezar de cero", sin armas. No es algo extraño, ocurre en muchos otros videojuegos, pero no sé porqué en éste me ha resultado algo forzado. Tiene su justificación porque nos hará enfrentarnos a unas cuantas pantallas de plataformeo y puzles pero, como digo, me ha cortado un poco el rollo, una vez que empezaba a pillarle el truco al armamento que había adquirido hasta el momento.

Segundo acto dedicado al plataformeo Segundo acto dedicado al plataformeo

A lo largo de las localizaciones encontraremos objetos coleccionables: páginas del diario de Randall, que si leemos nos darán más información sobre su historia, carnets de identidad de personas fallecidas y tres maquinitas (tipo Game & Watch) a las que, además, podremos jugar. No es demasiado complicado dar con todos; normalmente basta con apartarnos un poco del camino (y, al ser un juego 2D tan lineal, tampoco hay muchas posibilidades).

Esta maquinita sí que estaba bien escondida Esta maquinita sí que estaba bien escondida

Es un juego cortito, que me ha llevado poco más de 3 horas, repartidas en otras tantas noches. Si te pones con tiempo y ganas, y no eres tan torpe como yo, en una tarde te lo ventilas.

96%-92%-98%, porcentajes tras la primera pasada. No está mal 96%-92%-98%, porcentajes tras la primera pasada. No está mal

Después de terminarlo, hice una segunda pasada para recoger los coleccionables que me había saltado, que tampoco fueron demasiados. Para ello, podemos ir al selector de escenas e ir mirando en cuáles nos hemos dejado algo por recoger.

Podemos rejugar escenas sueltas. Esto sirve también como entrenamiento para el modo pesadilla Podemos rejugar escenas sueltas. Esto sirve también como entrenamiento para el modo pesadilla

Me he quedado a 3 trofeos del platino; está cerca pero no voy a ir a por él. Más que nada porque uno de los trofeos implica acabar el juego entero, de principio a fin, sin que te maten ni una sola vez. No es sólo el dominar lo suficiente el juego como para conseguir tal proeza, sino que la hazaña puede llevar 2-3 horas de partida, un tiempo que ahora mismo no me puedo permitir. Tampoco he probado el "modo supervivencia", que contiene los otros dos trofeos. Igual lo pruebo, por curiosidad, pero no creo que los consiga fácilmente.

Modos de juego Modos de juego

En resumen, es más o menos lo que creía, y de un género de juegos que me gusta. Pero me ha decepcionado un poco el control, esperaba algo más pulido. Es el segundo juego de Tequila Works que me termino, y diría que son trabajos artísticamente muy trabajados pero a los que le falta algo en las mecánicas y en el apartado técnico para terminar siendo sobresalientes.

Deadlight: final Deadlight: final

Cómo instalar Pi-hole para proteger nuestra privacidad

Hace ya años que algún compañero del trabajo me habló de Pi-hole, un desarrollo de software libre que permite bloquear las peticiones a una lista de dominios que podemos configurar a nuestro gusto. Hasta ahora me he apañado con Ghostery para dichos menesteres, pero Pi-hole va un paso más allá.

Este producto trabaja a nivel de DNS en nuestra red local y, por lo tanto, no es necesario que instalemos nada en nuestros equipos: ordenadores, móviles, tabletas, etc. El funcionamiento, explicado de forma sucinta y lo menos técnicamente posible, es el siguiente: a los dispositivos electrónicos, al conectarse a las redes, se les asigna lo que se denomina una dirección IP. Es un código de 4 números entre 0 y 255 que los identifica unívocamente. Es como si fuera su "número de teléfono". Pero, igual que no nos solemos aprender los números de teléfono de memoria, sino que los anotamos en una agenda (o, más bien, los tenemos anotados en la agenda del móvil), cuando en el ordenador queremos acceder a Google, por poner un ejemplo, no ponemos en la barra la dirección IP de Google, sino que tecleamos "www.google.es". Por debajo, el ordenador hace una consulta a un servidor DNS (Domain Name Resolver), que es el que se encarga de decirle al ordenador que www.google.es se corresponde con, por ejemplo, la direción IP 142.250.184.163, y es a esa dirección a la que se conectar.

Pues bien, Pi-hole lo que hace es implementar ese servicio dentro de nuestra red local, pero de tal manera que, si el dominio que le estamos pidiendo se corresponde con uno de la lista de bloqueo, no devuelve la dirección IP y, por tanto, nunca se efectuará la conexión. Existen listas públicas que se van actualizando constantemente, y que suelen contener dominios de rastreadores, servidores de publicidad, webs de phishing (que intentan hacerse pasar por otras legítimas para robar nuestros datos), sitios que distribuyen software malicioso, páginas pornográficas, etc. Y todo esto, como digo, sin necesidad de instalar nada en cada uno de los dispositivos que usamos en el hogar.

Para que todo funcione de forma transparente, además del servicio de DNS necesitamos habilitar otro, que se llama DHCP, y que suele prestarnos el router que tenemos en casa. Básicamente consiste en que, a cada dispositivo que se conecta a la red (WiFi o por cable) se le "presta" una dirección IP de forma temporal. Normalmente se le suele asignar siempre la misma, pero no es obligatorio salvo que lo indiquemos. Además de la dirección IP, se le dice al dispositivo cuál es la dirección IP del router y la dirección IP del servidor DNS. Como os podréis imaginar, tenemos que desactivar dicho servicio en el router y usar el que incluye Pi-hole, para poder decir a nuestros dispositivos de forma automática que Pi-hole también es el servidor DNS que deben utilizar. Esto debería ser posible de configurar en el router, pero normalmente suele venir capado para que sólo se puedan usar los DNS de nuestro proveedor de Internet.

En casa tengo algunos equipos que están siempre encendidos, como son un NAS o una Raspberry Pi que usamos con Kodi para ver series y películas. O, más bien, usábamos, porque ahora con las plataformas y las suscripciones, la verdad es que poco uso le damos. Así que esta Raspberry parece la candidata ideal para instalar Pi-hole en ella. El NAS sería otra opción, pero el modelo que poseo no dispone de soporte para Docker, así que lo descartamos. Pero si lo tuviera también sería una opción perfectamente válida.

En teoría la instalación es tan sencilla como ejecutar la siguiente línea:

curl -sSL https://install.pi-hole.net | bash

Xbian no está en la lista de sistemas operativos soportados. No obstante, es posible obviar la comprobación y completar la instalación. En mi caso, así lo hice, pero no llegó a funcionar del todo, y no fui capaz de descubrir la causa. Las peticiones DNS llegaban a Pi-hole, pero la respuesta de vuelta no, por lo que no se podía navegar desde los dispositivos.

Así que intenté la segunda opción, que es instalarlo sobre Docker. No voy a entrar a explicar lo que es Docker, daría para un blog entero, y no es el objetivo de este texto. Lo que sí, primeramente, necesité instalar Docker en la Raspberry Pi. Para ello, usé la receta indicada en este foro:

#!/bin/sh

#
# Script to install and check docker on XBian system
# Commands token from here:
#     https://docs.docker.com/install/linux/docker-ce/debian/#install-using-the-repository
#

# Update the apt package index:
sudo apt-get update

# Install packages to allow apt to use a repository over HTTPS:
sudo apt-get install \
    apt-transport-https \
    ca-certificates \
    curl \
    gnupg2 \
    software-properties-common

# Add Docker’s official GPG key:
curl -fsSL https://download.docker.com/linux/debian/gpg | sudo apt-key add -

# Set up the stable repository:
sudo add-apt-repository \
   "deb [arch=armhf] https://download.docker.com/linux/debian \
   $(lsb_release -cs) \
   stable"

# Update the apt package index:
sudo apt-get update

# Install the latest version of Docker CE and containerd, or go to the next step to install a specific version:
sudo apt-get install docker-ce docker-ce-cli containerd.io

# Check, of docker is already running, it should be

status docker

# Verify that Docker CE is installed correctly by running the hello-world image.
sudo docker run hello-world

Una vez instalado Docker, me basé en un par de referencias que encontré para escribir mi propio script:

sudo docker run -d \
--name pihole \
-e TZ="Europe/Madrid" \
-e WEBPASSWORD="$PASSWORD" \
-v "$HOME/.pihole/pihole/:/etc/pihole/" \
-v "$HOME/.pihole/dnsmasq.d/:/etc/dnsmasq.d/" \
--dns=1.1.1.1 --dns=1.0.0.1 \
--restart=unless-stopped \
--cap-add=NET_ADMIN \
--net host \
pihole/pihole:latest

Y ya estaría todo funcionando y sin necesidad de hacer ninguna instalación adicional. Este método de instalación ya incluye una lista de bloqueo, pero podemos añadir más sin ningún tipo de problema. La configuración se guarda en el disco local, en la ruta /home/xbian/.pihole, así que no hay problema si reiniciamos el contenedor, el propio servicio de Docker o la Raspberry.

La consola de administración de Pi-hole La consola de administración de Pi-hole

He probado a usar Kodi y aparentemente no se nota nada en el rendimiento, así que por ese lado también podemos estar tranquilos. El único inconveniente que he encontrado hasta ahora es que la interfaz web escucha el puerto 80, por lo que no podemos usarlo para otras cosas. Eso es por la opción "--net host", sin la cual el servicio DHCP parece no funcionar correctamente. En mi caso no es problema, pero si así lo fuera, habría que pensar alguna forma de solventarlo.

Referencias


Cómo montar una máquina recreativa con una Raspberry Pi

Lo primero de todo, quiero matizar el título de esta entrada, para que quien haya llegado hasta aquí no se lleve un chasco. Aunque lo que voy a contar se puede aplicar a quien quiera montar una máquina recreativa a partir de una Raspberry Pi, en mi caso ya tenía una. Lo que he hecho ha sido cambiar el ordenador que ejecutaba MAME en su interior por una Raspberry Pi 3B+ con RetroPie CRT Edition.

Hace ya más de 15 años que cumplí mi sueño de tener una máquina recreativa en casa. Aún no me había independizado, e hice un intento de documentar el proceso en un blog. Un blog en el que va a hacer 15 años que no publico nada y en el que, visto con retrospectiva, tampoco cumplí el objetivo de ilustrar todos los pasos que seguí al detalle.

Cuando compré la máquina no me hice con ninguna placa de juego —creo recordar que el vendedor me ofrecía un Super Pang!— pues tenía claro que iba a meter dentro un PC. En aquella época era como se hacían las cosas. El emulador que usaba era Advance MAME, una versión especial de MAME que permitía (permite) usar un monitor CRT de 15KHz, como es el caso del monitor Hantarex —que traía la mía— o una televisión, en vez del típico monitor VGA de ordenador.

Empecé con un Pentium II que, más tarde, cambié por un Pentium III. No recuerdo de dónde salío, imagino que de saldo tras alguna renovación de equipos en el trabajo. Una tarjeta gráfica normalita, una Sound Blaster, un par de discos duros, un iPac para conectar los mandos... Ni me acuerdo de la configuración exacta, pero así estuvo todos estos años, funcionando sin mayores problemas. Tampoco es que encienda la máquina a diario.

La verdad es que llevaba años barruntando la posibilidad de sustituir el viejo, ruidoso y poco potente PC por algo más moderno y compacto; una Raspberry Pi o similar. Estos mini-ordenadores han ido aumentando de potencia significativamente con el paso de los años, manteniendo un precio bastante contenido, lo que los hace unos perfectos candidatos para estos menesteres. El plan era, más o menos, esperar a la avería del monitor (porque se terminará rompiendo, seguro), para cambiarlo por una pantalla moderna conectada a una Raspberry.

Pero también, en estos últimos años, han ido apareciendo alternativas, como RGB-Pi, Pi2SCART o πcrt, que permiten usar un monitor CRT de 15KHz o una televisión, justo el caso que comentaba antes. Además resulta que, investigando, llegué a la conclusión de que se podía obtener el mismo resultado usando un adaptador VGA666 y un cable VGA a SCART, lo cual es una solución todavía más económica (el VGA se puede encontrar tirado de precio en AliExpress). Pregunté por la diferencia entre unos y otros adaptadores, pero nadie supo darme una explicación convincente. Por lo que, finalmente, me animé a hacer el cambio.

La clave, como he comentado anteriormente, está en el uso del VGA666 y de RetroPie CRT Edition, que permite conectar la Raspberry al monitor Hantarex. Para los mandos, pensaba reutilizar el iPac (usando un adaptador PS2 a USB), o bien comprar un par de dispositivos Arcade Zero Delay. Sin embargo, Santi me habló de los "Arduino de AliExpress", unas placas Pro Micro ATMEGA32U4 que pueden programarse con DaemonBite Arcade Encoder.

Para conectar la VGA666 al monitor compré un conector VGA, reutilizando un cable SCART-SCART de los muchos que tengo por casa de épocas pasadas y usando este esquema de conexiones:

@TODO enlazar esquema de http://david.dantoine.org/envio/2009/

Por último, tanto el trackball como el sistema de altavoces y el interruptor del monedero se pueden conectar a la Raspberry de la misma forma que lo estaban al PC antiguo. Con esto, ya tendríamos conectado todo lo que había antes.

Internamente el montaje es algo temporal, lo mínimo para que los componentes no se muevan, los cables no cuelguen demasiado y, aun así, pueda hacer cambios con facilidad y agilidad. Aunque apuesto a que se va a quedar así muchos meses.

Finalmente, la lista de la compra ha sido la siguiente:

  • Raspberry Pi 3B+ con su alimentador oficial - 53,45€.
  • VGA 666 - 3,62€.
  • Cable VGA a SCART - 2,57€ (la clavija VGA, el cable ya lo tenía por ahí).
  • Pro Micro ATMEGA32U4 ×2 - 7,48€.
  • Cableado para conectar los joysticks a los Arduino - 2,34€.
  • Pendrive de 64GB - 9,19€.
  • TOTAL: 78,65€

Ya que tenemos todo el material, vamos a empezar la instalación.

@TODO EXPLICAR CÓMO INSTALAR RETROPIE DESDE CERO

No me quiero volver loco, así que voy a cargar la misma selección de juegos arcade que tenía en el ordenador antiguo. La única diferencia estriba en que, en aquél, usaba la versión MAME 0.37b5, mientras que el MAME 2003 de RetroArch usa la versión 0.78, por lo que algunas ROMs cambian, y los ficheros de "hi scores" no parecen compatibles, al menos no en todos los juegos. Así que no voy a poder conservar las mejores puntuaciones que tenía en la antigua máquina.

También he tenido que gastar bastante tiempo en configurar los controles de entrada para adaptarlos a mi panel, que tiene 3 botones por jugador más los botones de 1P y 2P, y el interruptor del monedero. Lo que he hecho ha sido mapear también la combinación P1B3 + P2B3 para introducir monedas de forma más cómoda, y P1B3+1P como "Escape", para salir de la emulación.

@TODO EXPLICAR CÓMO SE CONFIGURA @TODO EXPLICAR CÓMO HACER BACKUP DE LA CONFIGURACIÓN

También me he querido dar el gusto de usar Skyscraper para descargar las carátulas y los vídeos de los juegos, de forma que el menú de selección resulte más llamativo. Lo sé, es una frivolidad, pero quería hacer la prueba.

@TODO EXPLICAR CÓMO SE CONFIGURA

El principal inconveniente que le encuentro al nuevo sistema es que los juegos verticales se ven peor reescalados que en el antiguo. Aunque si uso AdvanceMame se ven un poco mejor que con el Mame de RetroArch, no he conseguido la misma calidad. Este problema entra dentro de lo normal, ya que estas placas de juego se montan con el monitor en posición vertical y la pantalla rotada 90°. Mi mueble lo permite, pero hay que desmontar el monitor entero y volverlo a anclar, lo cual no es nada operativo. Además de que no me atrevo a tocar ahí, no me vaya a dar un buen chispazo. Lo "suyo" sería tener dos muebles, uno en vertical y el otro en horizontal. Pero eso no tiene pinta de ocurrir, al menos en esta vida.

Por lo demás, pese a haberme gastado finalmente más dinero de lo que pensaba, he quedado muy contento con el cambio. Me da la impresión de que la calidad de imagen es superior, más nítida y con colores más vivos. Al tener más potencia, la emulación se resiente menos en algunos juegos, e incluso hay unos cuantos que antes no me funcionaban y ahora sí. A bote pronto puedo citar los siguientes: Popeye, Michael Jackson's Moonwalker, Rampage y Super Sprint, entre otros.

Para terminar, en el estado actual ha quedado todo muy funcional y aparente. Tengo pendiente ver si puedo mejorar más (si es que es posible) la visualización de los juegos verticales, ya que hay unos cuantos que son de mis favoritos: Bomb Jack, Dock Man, Frogger o Traverse USA. Y también probar a configurar Netplay, así como Retroachievements. También debería molestarme en fijar mejor tanto los cables como la Raspberry Pi. E, incluso, mirar de sustituir el ventilador del monitor Hantarex, algo ruidoso, por uno más moderno y silencioso. Pero no son cosas que vaya a afrontar a corto plazo, lo tengo claro. De momento dedicaré los ratos que tenga a jugar, a ver si puedo ser capaz de volver a terminarme juegos como Pang!, Snow Bros, Golden Axe o Ghosts'n Goblins.


Juegos: Super Mario 3D World Bowser's Fury (Switch)

Estamos apenas a unos días de que concluya oficialmente el 35 aniversario de Super Mario. De los varios productos que ha lanzado Nintendo para conmemorar dicho evento, no he "picado" con ninguno... hasta ahora. La Game & Watch no me llama la atención. Quizás si hubieran metido una colección de las G&W más icónicas... Estuve pensando si comprar Super Mario 3D All-Stars. De hecho, estuve a un clic de hacerlo. Pero es que ya tengo los tres juegos por separado para sus correspondientes consolas. Instalé Super Mario Bros. 35, que era gratuito. Pero apenas jugué un par de partidas, no supe verle la gracia. Así que, productos de merchandising aparte, creo que sólo quedaba Super Mario 3D World + Bowser's Fury. Es un juego que ya compré y terminé (no al 100%, para variar) en su momento para WiiU, y de primeras no tenía intención de volverlo a comprar. Pero al final lo hice por dos motivos: La expansión Bowser's Fury, que el compañero JMV me recomendó, y la posibilidad de jugar online con amigos a Super Mario 3D World (posibilidad que todavía tengo pendiente de explorar).

Super Mario 3D World: Bowser's Fury Super Mario 3D World: Bowser's Fury

Y, a lo tonto, porque mira que tengo juegos pendientes, me he picado con Bowser's Fury, que me ha venido a durar ocho días. Si no he sumado mal, han sido 8 horas y 10 minutos para completar el 100% del juego, recolectando los 100 soles.

Tiempo de juego Tiempo de juego
Juego completado al 100% Juego completado al 100%

Esta expansión nos presenta un mundo independiente en el que Bowser se ha vuelto más loco de lo habitual. Tanto que hasta su hijo, Bowsy, pide ayuda a Mario para que logre apaciguar los ánimos de su papá.

El mundo se compone de varias islas con zonas que iremos desbloqueando según vayamos encontrando soles que irán encendiendo una serie de faros diseminados por todo el mapeado. El objetivo final es, como no podía ser de otra forma, enfrentarnos a un gigantesco (literalmente) Bowser para hacerle entrar en razón a base de tollinas.

Uno de los faros que tendremos que ir encendiendo para desbloquear zonas nuevas Uno de los faros que tendremos que ir encendiendo para desbloquear zonas nuevas

Eso sí, a diferencia del resto de juegos de la franquicia, nuestra particular némesis no nos aguarda en la torre más alta de su castillo. Cada cierto tiempo se hará la oscuridad y aparecerá este Bowser cabreado, escupiendo fuego por su boca y haciendo que caigan del cielo bolas de lava. En este momento será cuando nos tengamos que enfrentar a él, sólo si la campana que nos permitirá convertirnos en Mario-gato está disponible, pero además será cuando podamos destruir ciertos bloques especiales y capturar algunos soles que no serán accesibles en otro momento. Esta mecánica es nueva y aporta un toque de innovación y dinamismo al juego. Además, no sé si está hecho aposta, pero nos suele pillar siempre en un mal momento.

Este Bowser cabreado es el más grande que hemos visto hasta la fecha Este Bowser cabreado es el más grande que hemos visto hasta la fecha

Aparte de la novedad descrita en el párrafo anterior, los disfraces de Mario, las mecánicas, las pruebas contrarreloj y demás elementos son prácticamente los ya vistos en anteriores juegos, y más concretamente en el propio Super Mario 3D World. Sí, encontraremos gatos por todas partes.

Como siempre, no será necesario encontrar todos los soles para acceder a la escena final. Pero en este caso, al ser de duración más "limitada", no cuesta nada seguir hasta que los recolectemos todos. Vale, lo admito, miré la guía un par de veces, para un par de ellos que requieren exploración, pero los 98 restantes los resolví por mi cuenta.

Esta gata ha extraviado a sus gatitos Esta gata ha extraviado a sus gatitos

Lo normal es pensar que esta gente de Nintendo nos está vendiendo, otra vez más, "el mismo juego de siempre". Lo que pasa es que la jugabilidad está tan pulida que, antes de que te des cuenta, ya estás enganchado intentando superar uno tras otro todos los retos que se plantean. Y también he de reconocer que el juego no es ni mucho menos difícil; requiere habilidad con el mando pero no una precisión enfermiza.

No faltarán a la cita nuestros amigos los simpáticos Toads No faltarán a la cita nuestros amigos los simpáticos Toads

Técnicamente, a veces petardea ligeramente en escenas con mucha carga gráfica, pero nada que empañe la experiencia. Y, eso sí, la cámara libre parece que no termina de serlo totalmente, lo que a veces nos jugará alguna mala pasada.

Siguiendo la moda actual, el título dispone de un modo foto, mediante el cual podemos dar rienda suelta a nuestro lado más creativo, compartiendo en redes sociales nuestras imágenes de este nuevo rincón de la franquicia Super Mario.

Modo foto de Bowser's Fury Modo foto de Bowser's Fury

A falta de probar el modo online cooperativo, desde luego que recomiendo este título si eres un amante de los juegos de plataformas. Y, si no tuviste el de WiiU, es un obligatorio del catálogo de Switch.


Juegos: The Legend Of Zelda: A Link To The Past (SNES/Switch)

Este año se cumple el 35 aniversario del lanzamiento del juego que inauguró la franquicia: The Legend Of Zelda, para Nintendo NES (en realidad, primeramente para la Famicom Disk japonesa). Y, para celebrarlo, por fin me he puesto y he terminado, no ese juego, sino la entrega de Super Nintendo, The Legend Of Zelda: A Link To The Past.

The Legend Of Zelda: A Link To The Past The Legend Of Zelda: A Link To The Past

Por fin lo termino, aunque no es la primera vez que lo empiezo. Ha sido la tercera vez que me pongo con "ganas de terminar", pero las dos anteriores siempre me quedaba atascado en un punto más o menos a la mitad de recorrido, en la segunda o tercera mazmorra del mundo oscuro. Pero el comienzo, las tres primeras mazmorras, el primer enfrentamiento con Agahnim y el descubrimiento del Mundo Oscuro, te lo puedo hacer casi con los ojos cerrados.

El malvado Agahnim El malvado Agahnim

Y he de reconocer que he hecho algunas trampas. Siendo una espinita que me quería quitar, si bien lo suyo hubiera sido jugarlo en la consola original, ya que dispongo de ella y del cartucho, o bien en la Game Boy Advance, consola y cartucho que también poseo, he decidido hacerlo por comodidad en la Nintendo Switch, en el catálogo de juegos de SNES que ofrece si pagas la suscripción anual. Esto me ha permitido contar con cuatro ranuras de guardado rápido y, además, de la función de rebobinado, que permite echar para atrás si haces algo mal o te matan. Empecé usando únicamente el guardado rápido pero no puedo negar que, conforme iba avanzando, cada vez más iba usando (y abusando) del rebobinado.

Y es que, una vez que consigues la Espada Maestra, si tienes la vida a tope, la espada lanza una especie de rayo que permite acabar con los enemigos a distancia. Así que en bastantes ocasiones, si me daban un toquecito, rebobinaba para no perder ese preciado poder. Con esta trampa en realidad lo que me he ahorrado son horas de juego, porque en realidad no te permite conseguir nada que no puedas hacer a base de echarle tiempo. Cuando tienes poca vida suelen aparecer corazones para rellenarla. Y, en cualquier caso, las mazmorras tienes que resolverlas.

Link empuña la legendaria Espada Maestra Link empuña la legendaria Espada Maestra

La otra trampa que he usado y que, ésta sí, te "arruina" un poco la experiencia, ha sido mirar la guía en algunos momentos para consultar la ubicación de algunos objetos. Y, en un par de ocasiones, cómo se franqueaba la entrada a sendas mazmorras.

Conviene estar atentos a los diálogos y las "cinemáticas" si queremos averiguar cuáles serán nuestros próximos pasos Conviene estar atentos a los diálogos y las "cinemáticas" si queremos averiguar cuáles serán nuestros próximos pasos

Me siento algo mal por ello. Es como si un trozo de la espinita siguiera todavía clavado. Pero ya duele menos, y si en algún momento futuro dispongo de más tiempo libre, espero volver al juego y disfrutar de la "experiencia completa". También es cierto que, aunque el juego es muy bueno, se nota que han pasado ya casi 30 años desde su lanzamiento.

En cuanto al juego en sí, jugarlo ahora evoca historias y mecánicas ya conocidas. Pero claro, sería injusto quedarnos con esta valoración, porque fue precisamente en este título donde se introdujeron. Desde luego que, pese a lo dicho en el párrafo inmediatamente anterior, sigue siendo tremendamente divertido hoy en día. Quizás los puzles de las mazmorras y los enfrentamientos con los enemigos no sean demasiado difíciles, o al menos a mí no me lo han parecido (descontando las "trampas" ya citadas), pero es que ya tengo mucho callo jugando a juegos de Zelda. E, inevitablemente, es normal que ciertas situaciones se reciclen de una u otra forma.

Como suele suceder en los juegos de esta franquicia, el comienzo es algo lento, casi a modo de prólogo, hasta que la verdadera trama, por así decirlo, se muestra en su totalidad. Es fácil abandonar justo antes, y te pierdes lo mejor del juego. Es importante atender a los diálogos e ir hablando con todos los personajes que encontremos, ya que suelen darnos pistas. Además, en este caso, podremos acudir a la pitonisa, que nos dirá cómo seguir si nos quedamos atascados. Hacermos un mapa en papel con la ubicación de las múltiples localidades de interés nunca está de más.

Y cuando el juego acaba, acaba. Nada de "post-juego" ni recogida de objetos random para obtener trofeos imposibles. Es más, y a mi propia experiencia me remito, es posible acabarlo sin haber encontrado todos los objetos del inventario. Eso sí, pensaba que la dualidad de mundos iba a dar para más puzles; quizás en A Link Between Worlds está mejor aprovechada (si no me traiciona la memoria). La banda sonora es una pasada, aunque en algunos momentos se hace un poco repetitiva. Tengamos también en cuenta las limitaciones de espacio en los cartuchos.

Inventario "incompleto" al acabar el juego Inventario "incompleto" al acabar el juego

Por desgracia no tuve la suerte de jugarlo en su época, y eso es algo que no puedes sustituir de ninguna manera. Sólo con leer el texto de la caja se te ponen los dientes largos, y en verdad que el juego hace honor, esta vez sí, a una (para nada) exagerada descripción.

La Fantasía y la Realidad chocan en una Tierra Encantada.

Aventúrate hacia un viaje retrospectivo a Hyrule y a una época de magia y de héroes. Los predecesores de Link y Zelda tendrán que enfrentarse a los monstruos del mal durante su marcha, al apoderarse un mago amenazador del reinado. Eres la única persona que puede anular su malvado conjuro de demoler la tierra de Hyrule.

Durante tu búsqueda, te aventurarás por sinuosos laberintos, mazmorras, palacios y bosques sombríos. Pon a prueba tu temple con poderosas espadas y armas mágicas. O levanta un pedrusco y arrójalo a tus enemigos. Si las cosas se ponen difíciles, sumérgete en un río, ¡podrás nadar para escapar! Aprende potentes hechizos, localiza artefactos mágicos y resuelve los misterios del mago malvado y del reino secreto de Hyrule.

Esta emocionante secuela de Super Nintendo Entertainment System de Legend Of Zelda y The Adventure Of Link aprovecha la potencia de 16 bits para crear una misión tan colorida y detallada que no solo la juegas, ¡la vives!

(traducción libre basada en los textos inglés y castellano)

La descripción del juego en Nintendo Switch Online es mucho más sosa que la original La descripción del juego en Nintendo Switch Online es mucho más sosa que la original

Por aquellos años yo jugaba, principalmente, al Amiga y al PC. el Spectrum ya llevaba algunos años enterrado en un cajón a la espera de un futuro mejor. Bueno, y a las recreativas, no lo olvidemos. No tuve una consola de sobremesa hasta que me compré la PlayStation. Así que si intento comparar este A Link To The Past con lo que gastaba por entonces, no sé, Lemmings, Civilization, Indiana Jones And The Fate Of Atlantis, Wolfenstein 3D, Another World, Flashback, Risky Woods, Lemmings, Monkey Island 2, Golden Axe, Snow Bros, etc., desde luego que ocuparía una posición privilegiada en el ranking. Personalmente, descubrí Zelda en 2005, con aquel The Minish Cap, y fue a partir de ahí cuando empecé a seguir la saga, a hacerme con todas las entregas que pude e ir jugándolos poco a poco, sin un orden concreto más que la apetencia en ese momento o la propia actualidad del título, según el caso.

Así que sólo me queda rendirle este pequeño homenaje desde aquí. Haberle dedicado (aun con trampas, no me canso de admitirlo) sus buenas 10-15 horas, y atesorar los cartuchos con sus entregas para Super Nintendo y Game Boy Advance, así como un par de mangas que cuentan la historia con algunas licencias. Todavía tengo un montón de juegos de la franquicia pendientes de disfrutar, ocho si no me fallan las cuentas, y que espero ir disfrutando en años venideros, así como de las futuras entregas que seguro están por llegar. Algunos de ellos, Majora's Mask y Spirit Tracks, están en situación parecida a este A Link To The Past: empezados y abandonados a medias (el último bastante avanzado, si la memoria no me falla). Así que igual son los mejores candidatos a ser los siguientes. Porque dejar cosas a medio hacer me perturba el espíritu.

The Legend Of Zelda: A Link To The Past en sus versiones físicas The Legend Of Zelda: A Link To The Past en sus versiones físicas
The Legend Of Zelda: A Link To The Past en sus versiones manga The Legend Of Zelda: A Link To The Past en sus versiones manga

Poco más puedo decir de un juego sobre el que ya se han escrito abundantes océanos de tinta. Es uno de los que hay que jugar sí o sí, salvo que ya hayas catado algún otro Zelda y sepas que la cosa no va contigo.

Forever, lo que se dice forever... va a ser que no Forever, lo que se dice forever... va a ser que no

Lecturas: Continue Play? Historia de las máquinas recreativas españolas

Tras su anterior libro, Génesis, los autores hacen una incursión esta vez en los albores de la industria de las máquinas recreativas en España.

  • Autor: Jesús Relinque «Pedja» y José Manuel Fernández «Spidey»
  • Año: 2017
  • ISBN: 978-84-947149-1-7
  • Depósito Legal: SE 1069-2017

En este caso, el orden sigue siendo más o menos cronológico, pero con capítulos separados para cada una de las empresas, y se abandona el formato de fichas por un relato más convencional. En él se repasa la historia de los pioneros de la industria del arcade en nuestro país.

Continue Play? Continue Play?

La verdad es que no recuerdo haber jugado en su momento a ninguna recreativa española. Bueno, miento, creo que World Rally ha sido la única. Pero es que de nombre tampoco conocía muchas más, así que en ese sentido el libro ha sido para mí un descubrimiento casi continuo.

Yo andaba convencido de que el primer videojuego español había sido "La Pulga", y resulta que había toda una industria funcionando, y de una forma diría más "profesional" que en muchas de las compañías de software para los microodenadores. Pero no es sólo que nunca llegase a ver ninguna máquina española en ninguno de los salones recreativos que frecuentaba, sino que en las revistas del ramo tampoco se hablaba de este tema. O, que me disculpen, si se hacía yo no le prestaba la más mínima atención.

Por ponerle alguna pega, echo en falta al final una tabla o listado con todos los juegos referenciados a lo largo del texto, de tal forma que fuera más cómodo tenerlos localizarlos para buscar información adicional por Internet. Y es que la literatura de esta temática es lo que tiene, que según te van descubriendo títulos lo que te apetece es dejar a un lado el libro durante un rato y probar el juego en cuestión. Por desgracia, en el caso de muchos de los juegos de Gaelco, que tienen muy buena pinta, eso no va a ser posible, ya que están protegidos contra copia y volcado. Y, tras la (mala) experiencia con el World Rally, no sé si van a estar por la labor de liberar el resto.


Juegos: Little Nightmares (PS4)

Little Nightmares es un juego independiente de Tarsier Studios, publicado por Bandai Namco allá por el año 2017. Yo no lo conocía, como tantos otros juegos, tanto independientes como de gran presupuesto y compañías grandes. Atrás, muy atrás, quedaron los tiempos del Spectrum en los que me sabía de carrerilla tanto los nombres la mayoría de los juegos existentes como de sus programadores y las compañías editoras.

Podremos rejugar capítulos terminados para obtener todos los secretos (y trofeos de PSN) Podremos rejugar capítulos terminados para obtener todos los secretos (y trofeos de PSN)

Mi amigo Miguel andaba jugando con él y lo comentó por el chat. Así que, en unas rebajas en mayo del pasado 2020, lo pillé por 4 eurillos. Cometí el error de no comprar la edición con los DLCs, pero bueno, cosas que pasan.

Hay que esconderse para que no nos pillen Hay que esconderse para que no nos pillen

Al principio me recordaba a otros juegos como Limbo o Inside, pero no, es diferente. Y tampoco me enganchó tanto como aquellos —a las pruebas me remito. Le habré dedicado un poco menos de 5 horas pero han pasado 9 meses desde que empecé a jugarlo hasta que lo he terminado, siendo como es un título que en un fin de semana tonto te lo juegas entero de cabo a rabo.

Correr es de cobardes, pero son los que sobreviven Correr es de cobardes, pero son los que sobreviven

Desde luego lo que más llama la atención es su ambientación. Da mal rollo; en ocasiones muy mal rollo. No estamos hablando de sustos —que alguno hay— sino más bien de la sensación que transmite la estética de los personajes, los escenarios, y el planteamiento de algunas situaciones.

El cocinero: como te coja, te cocina El cocinero: como te coja, te cocina

Aparte de eso, el juego es minimalista en cuanto a su narrativa. Vas descubriendo lo que puedes hacer a medida que avanzas. No hay conversaciones, no hay descripciones, no hay cutscenes. Los controles son sencillos: saltar, agacharse, agarrar objetos, encender un mechero, correr y poco más. Con un poco de habilidad y fijándote en el entorno es fácil avanzar. Aunque me he encontrado un par de veces la típica situación en la que no sabes que hacer, cuando lo mejor es dejarlo y, en la siguiente partida, lo ves mucho más claro.

Tendremos que colgarnos y balancearnos para llegar a donde queremos Tendremos que colgarnos y balancearnos para llegar a donde queremos

Justo este mes sale su segunda parte. Yo de momento voy a pasar. Tengo bastantes juegos pendientes y ni su mecánica ni su historia me han cautivado lo suficiente como para dejarme con ganas de más.

Hasta aquí mi experiencia con Little Nightmares Hasta aquí mi experiencia con Little Nightmares