¡VAPF!


¡Vete al peo, Fede!

Juegos: Life Is Strange (PlayStation 4)

Seguimos sin perder las buenas costumbres. Life Is Strange, el título que nos ocupa, fue desarrollado con Unreal Engine 3 y lanzado en 2015 para la anterior y actual generación de consolas (excluyendo a Nintendo), ordenadores y dispositivos móviles.

Para que luego digan que las versiones de demostración no venden juegos (que no lo harán si el juego es malo, claro); en algún momento de 2016 descargué el primer capítulo completo, que en este tipo de juegos se suele ofrecer de manera gratuita. Si la mecánica te atrae y la historia te engancha, has de pagar por el resto (otros cuatro en este caso). Jugué y me gustó. Como tampoco me corría prisa, lo anoté como una futura compra interesante en caso de que en algún momento lo pusieran en oferta.

Life Is Strange
Life Is Strange

Dicha oferta llegó en enero de 2017, cuando lo adquirí junto con The Last Of Us: Left Behind. Pero en aquel momento andaba con Metal Gear Solid: The Phantom Pain, así que ahí quedó, en la biblioteca de juegos, a la espera.

Por fin en verano parecía un buen momento para ponerme con él, además en compañía de mi mujer. Juntos volvimos a jugar el primer capítulo (bueno, volví yo, porque ella venía de nuevas). Y, cuando fuimos a empezar el segundo, llegaron los problemas. Básicamente, la consola daba un error al descargar ese capítulo (sí los otros tres). Tras un intercambio de correos electrónicos con el soporte de PlayStation, la solución pasaba por acceder a la consola en modo recuperación y restaurar las compras (más o menos, para entendernos). El problema es que para acceder a ese modo hay que arrancar la consola manteniendo pulsado el botón de encendido, y el de la mía no funcionaba por otra historia que tengo pendiente de contar.

En cualquier caso, finalmente conseguí reparar la consola, gracias al amigo Jaime Soriano, y pudimos continuar con el segundo capítulo. Pero, ya en pleno verano, vacaciones de por medio, y el juego quedó abandonado entre Assassin's, Uncharteds y otras vainas. Y ahí estuvo hasta hace unas semanas. Tras terminar The Last Of Us, decidí darle una nueva oportunidad y, finalmente, completarlo.

AVISO. En esta ocasión las imágenes incluidas a partir de aquí contienen spoilers. Es un juego del que se ha hablado tanto que creo que a poca gente sorprenderán. Pero, por si acaso, estáis avisados antes de continuar leyendo.

Life Is Strange es un juego que, en su planteamiento, me ha recordado mucho a los títulos de Telltale, como Juego de Tronos, solo que con una factura de mucha mayor calidad en todos sus apartados.

La interfaz es minimalista pero funcional
La interfaz es minimalista pero funcional

El juego se apoya en una mecánica particular, que no es otra que la capacidad de Max (la protagonista) de volver hacia atrás en el tiempo. Dicha mecánica nos permite no solo corregirnos a nosotros mismos, sino también resolver algunas situaciones. Además, es el hilo conductor de la trama, por lo que no podría estar integrada de mejor manera.

Los números no se reflejan en el espejo. ¿<em>Bug</em> al canto?
Los números no se reflejan en el espejo. ¿<em>Bug</em> al canto?
No era un bug; todo tiene su explicación
No era un bug; todo tiene su explicación

También tendremos que hablar con el resto de personajes de la historia, interactuar con objetos y tomar decisiones que alterarán (aunque intuyo que no de manera notable) el curso de la narración. Como también ocurría en las aventuras de Telltale que citaba anteriormente, al finalizar cada capítulo se mostrará una estadística de las decisiones que han tomado el resto de jugadores, o bien nuestro grupo de amigos.

¿Qué ha decidido la gente en cada caso?
¿Qué ha decidido la gente en cada caso?

Gráficamente huye del fotorrealismo con un estilo gráfico que sienta muy bien y que le va a permitir aguantar dignamente el paso del tiempo. De hecho, podemos comprobar que sus diferentes secuelas, aun siendo más reciente, han apostado por ser continuistas en ese sentido.

Los gráficos cumplen su cometido con creces
Los gráficos cumplen su cometido con creces

Mención especial también para la banda sonora, que le sienta a este juego como un guante. Pensaba que había sido compuesta a propósito para el juego, pero parece ser un conjunto de canciones licenciadas, eso sí, con un gusto exquisito a la hora de escogerlas e integrarlas en las diferentes escenas.

Tenemos que hacer todas las fotos para obtener el Platino
Tenemos que hacer todas las fotos para obtener el Platino

Como colofón, si hacemos todas las fotografías "ocultas" en el juego, obtendremos el ansiado trofeo de Platino.

Platino conseguido
Platino conseguido

Una vez acabado, siempre te queda la duda de qué habría pasado si hubiera ido tomando otras decisiones a lo largo de la historia. Pero, salvo detalles menores, intuyo que siempre se llegaría al mismo final (de hecho, a alguno de los dos finales). Afortunadamente, podemos volver fácilmente a ese punto para visualizar ambos. Por lo demás, no me merece la pena la inversión de tiempo que debería hacer para explorar todas y cada una de las ramificaciones argumentales, cosa que sí solía hacer cuando devoraba de niño los libros de Elige Tu Propia Aventura.

¿Y tú, con qué final te quedas?
¿Y tú, con qué final te quedas?

Resumiendo, Life Is Strange es una aventura gráfica de ritmo pausado, mucho diálogo y con una historia interesante que contar. Sin embargo, y a las pruebas me remito, a mí me ha costado engancharme, aunque el final me ha gustado y me ha parecido bastante coherente con el mensaje que se quería transmitir. Eso sí, dejando a un lado la parcela narrativa, su jugabilidad no me ha enamorado. Es más, a veces me ha resultado un poco forzado tener que ir inspeccionando todos los elementos interactivos de los escenarios en busca de pistas o de poder desbloquear otros elementos ocultos a priori. Si fuera un libro o una película, lo recomendaría sin dudarlo. En cualquier caso, un claro referente en su género.


Juegos: The Last Of Us (PlayStation 4)

Yo sigo con mis juegos atrasados. Aunque este caso es incluso más extraño de lo habitual, porque lo normal es que lo hubiera colocado antes en la lista. Se trata de un título que ya tiene sus más de cinco añazos, aunque la edición concreta que yo poseo, que es la remasterización para PlayStation 4, fue publicada un año más tarde.

Como comentaba, Hace ya bastante tiempo que lo compré, y lo lógico sería haberlo disfrutado antes que Uncharted 4. Lo digo porque, visto en retrospectiva, se nota (y es lógico) que algunas mecánicas de este The Last Of Us las incorporaron a la última entrega de la saga de Nathan Drake. Sin embargo, esto es lo que tiene jugar a destiempo y en el orden en que me va apeteciendo. Eso sí, aunque éste que voy a comentar ahora es un gran juego, a mí personalmente me divierte más Uncharted. Quizás por la temática y el enfoque.

The Last of Us Remasterded
The Last of Us Remasterded

De hecho, empecé a jugar a The Last Of Us hace muchos meses, pero me ocurrió algo que también me ha sucedido con otros juegos. Por uno u otro motivo lo dejé aparcado durante un tiempo y, al retomarlo, no me quedó más remedio que volver a empezar. En este caso tampoco había avanzado demasiado respecto a la totalidad de la historia, pero un par de horitas o tres sí que le había echado. Total, que en menos tiempo de lo que pensaba llegué hasta el punto donde me había quedado y, de ahí hasta el final, esta vez sin abandonar.

Estamos ante un juego que premia el sigilo, pensar antes de actuar y economizar materiales y munición. Eso nos lleva a un ritmo de juego algo más pausado que en otras propuestas de acción en tercera persona, aunque no faltarán los momentos frenéticos. Quizás inconscientemente lo estoy comparando todo el rato con Uncharted, ya que la base técnica es la misma, aunque el enfoque es diferente. El planteamiento parece muy interesante; sin embargo, encontraremos algunas lagunas en su realización que iré comentando.

Las mecánicas más novedosas llevan asociados unos tutoriales que se nos irán presentando según proceda. De esta manera quizás los programadores han intentado facilitar la consecución de algunas acciones que pueden resultar no demasiado intuitivas de primeras.

The Last of Us - Estos tutoriales nos ayudan con algunas mecánicas
The Last of Us - Estos tutoriales nos ayudan con algunas mecánicas

En este juego la salud no se recupera por arte de magia escondiéndonos tras una esquina, y las (escasas) balas se gastan. Los objetos contundentes (palos, bates, estacas, etc.) se rompen al usarlos repetidamente. Por tanto, hay que inspeccionar los escenarios en busca de munición de reserva y materiales que nos irán permitiendo mejorar nuestro equipamiento. Esto se puede llegar a convertir en una "obsesión", con lo cual nos encontraremos a nosotros mismos haciendo clic enfermizamente en todos los rincones en busca de esos materiales. Además al final, de tanto ahorrar munición, llega un momento en el que no puedes recoger más objetos porque tienes el inventario lleno.

Como comentaba, el sigilo también es un pilar de la jugabilidad. Por desgracia, no hay una mecánica de cobertura que nos permita agazaparnos detrás de los objetos del entorno, sino que tendremos que hacerlo "a mano", posicionando al personaje detrás para que no nos vean, lo cual resulta un poco ortopédico en algunas ocasiones.

The Last of Us - Ojalá las coberturas funcionasen siempre así de bien
The Last of Us - Ojalá las coberturas funcionasen siempre así de bien

La habilidad que tiene Joel para escuchar tras los muros y detectar a los enemigos es una buena sustituta de lo que vendría siendo el radar o la habilidad de marcar a los enemigos en otros juegos similares. Esta faceta sí me ha parecido un acierto.

The Last of Us - Escuchando a los enemigos
The Last of Us - Escuchando a los enemigos

Eso sí, tendremos que evitar la natural tendencia a acabar con todos los malos; podemos intentar pasar de largo a costa de no obtener un botín en forma de objetos recogidos. Lamentablemente, en algunos puntos será obligatorio enfrentarnos y acabar con ellos para poder avanzar. Pero, como digo, el juego no consiste en matar a todo bicho viviente.

En cualquier caso, el título sí que logra transmitir esa sensación de angustia y de desesperación, de mantenerte oculto y muerto de miedo rezando para que no te pillen y tengas que (mal)gastar las pocas balas que te quedan. De hecho, en lo emocional el juego va de menos a más, no solo por la narrativa en sí, sino por la variedad de situaciones a las que nos enfrentaremos, que harán que vayamos empatizando más y más con los protagonistas. En concreto, hay un giro argumental casi al principio que te deja un poco roto y que, sin lugar a dudas, marca el desarrollo posterior de la trama.

Y hago especial hincapié en la variedad, ya que la encontraremos tanto en las escenas de acción, muy cambiantes según el tipo de enemigo al que nos enfrentemos, huyendo montados a caballo, resolviendo puzles, manejando también a Ellie o con algunas peleas con "jefes finales" bastante memorables, como la de David (que incluso se hace un poco corta).

The Last of Us - A lo Batman
The Last of Us - A lo Batman

Artísticamente se nota la de billetes que le han tenido que echar para recrear un mundo post-apocalíptico de esta manera.

The Last of Us - Ahí hay pasta invertida en diseñadores y modeladores
The Last of Us - Ahí hay pasta invertida en diseñadores y modeladores

Para hacer la historia más inmersiva y mejorar la empatía con los personajes, podremos ver a Ellie contar unos chistes peores que los de Chiquito de la Calzada (y sin su gracejo andaluz) o contemplarla jugando a los dardos.

The Last of Us - Ellie practicando puntería
The Last of Us - Ellie practicando puntería

Eso sí, parece que el dinero no era infinito. Aquí tuvieron que hacer corta-pega de periódicos:

The Last of Us - Últimas ediciones del Copy&Paste Tribune
The Last of Us - Últimas ediciones del Copy&Paste Tribune

Técnicamente, en lo visual y sonoro, está a la altura de casi todo lo que hace Naugty Dog. No obstante, me sorprendió encontrar este bug que me impedía avanzar en un momento bastante temprano del juego, y que me obligó a tener que reiniciar en el punto de control.

Este bug me obligó a reiniciar la partida en el punto de control
Este bug me obligó a reiniciar la partida en el punto de control

También dispone del modo foto que ahora está tan de moda (no sé si el original lo tenía), así que he sacado alguna captura chula.

The Last of Us - Una bonita instantánea de la decadencia
The Last of Us - Una bonita instantánea de la decadencia

Una vez terminada la historia principal, como siempre quedan un montón de trofeos que no me voy a molestar en intentar obtener. Lo que sí que recomiendo es jugar a Left Behind, que es una extensión de la historia en formato DLC y que nos permite ahondar en la personalidad de Ellie. Por un lado podremos vivir parte de su pasado y, por otro, lo que sucede en un momento en el que Joel está herido en la trama. Incluso seremos testigos de dónde consiguió ese libro de chistes, y participaremos en algunas mecánicas muy curiosa, como la del homenaje a las máquinas arcade (no digo más porque es sorprendente).

Por terminar de probar todo, esta vez le di un tiento al modo online. Me sorprendió que a estas altura todavía hubiera gente jugando, y no solo la hay sino que, obviamente, juegan muy bien. Así que, aunque la propuesta me parece muy interesante, ponerme a un nivel razonable para poder disfrutar me supondría dedicar una cantidad de horas que no me puedo ni quiero permitir.

The Last of Us - Los jugadores online tienen mucho nivel
The Last of Us - Los jugadores online tienen mucho nivel

Me ha llamado la atención la posibilidad de que tus compañeros de equipo te revivan cuando estás agonizando. Algo que he visto en algún otro juego reciente como Battlefield V.

The Last of Us - O me curáis o moriré
The Last of Us - O me curáis o moriré

Por concluir, The Last Of Us es un juego que forma parte de la historia de los videojuegos, no solo por sus mecánicas sino por la historia que nos cuenta (el final me ha encantado) y el desarrollo de los personajes. Hoy día se puede encontrar con facilidad a un precio no demasiado elevado. Si no lo has jugado y te van los juegos de acción en tercera persona, no puedes dejar de probarlo. Eso sí, no te frustres con los chasqueadores.

Completar el juego me ha llevado 14 horas casi clavadas, más otras 3 para el DLC Left Behind.

The Last of Us - Estadísticas de juego
The Last of Us - Estadísticas de juego
The Last of Us - Más estadísticas de juego
The Last of Us - Más estadísticas de juego

A continuación incluyo una serie de capturas en las que se pueden ver homenajes, voluntarios o involuntarios, a otros juegos y elementos de la cultura popular. ¿Echáis alguno en falta?

The Last of Us - Estos carteles de películas me resultan familiares
The Last of Us - Estos carteles de películas me resultan familiares
The Last of Us - ¿Conocéis estos juegos de tablero?
The Last of Us - ¿Conocéis estos juegos de tablero?
The Last of Us a lo Red Dead Redemption
The Last of Us a lo Red Dead Redemption
The Last of Us a lo Tomb Raider (los nuevos)
The Last of Us a lo Tomb Raider (los nuevos)
The Last of Us: Left Behind a lo Street Fighter II
The Last of Us: Left Behind a lo Street Fighter II
The Last of Us: Left Behind a lo Zelda Majora's Mask
The Last of Us: Left Behind a lo Zelda Majora's Mask

El peligro de las compras por Internet

Esta vez parecía que la espera para adquirir mi ración anual de Pro Evolution Soccer a un precio máximo de 35 euros iba a ser más corta de lo habitual. La semana pasada me llegó una alerta de precio de Amazon que avisaba de que podía conseguir la versión francesa (de importación) por un precio de unos 33 euros. Normalmente los juegos que se distribuyen en Europa son iguales para todos los países, variando como mucho lo que es la carátula. Y, más aun en este caso, el idioma es lo de menos, así que me animé a pedirlo.

Según la información de seguimiento de Amazon, el juego llegaba hoy, y así ha sido, puntualmente. No venía en el envoltorio típico de cartón de Amazon, pero al ser un producto de importación, pues tampoco le di mayor importancia. Voy a ser sincero: con la "emoción" del precio no me fijé en que no era un producto propio de Amazon, sino que lo gestionaba un tercero.

Total, que lo saqué del sobre acolchado en el que venía y noté algo raro. Pensé: esta carátula parece una fotocopia, cada vez recortan más gastos en las ediciones físicas. Pero como venía retractilado y con la típica tira que pone PS4 y que se supone que sólo llevan los originales, lo metí en la mochila sin más.

Al volver del trabajo ya tenía más o menos planificada la tarde, pero sí que me iba a dar tiempo a sacar el juego y, al menos, echar un partidillo de prueba. Así que os podéis imaginar cuál fue la cara que se me quedó cuando desprecinté la caja, sin prestar especial atención,

PES 2019. La carátula ya tenía mala pinta
PES 2019. La carátula ya tenía mala pinta

y me encontré con esto:

PES 2019 "gotcha edition" comprado en Amazon
PES 2019 "gotcha edition" comprado en Amazon

Mi duda razonable antes de ponerme en contacto con Amazon era: "¿cómo iba a poder demostrar que eso era lo que me había llegado y no era yo intentando pasarme de listo?". Exacto, no tenía forma de hacerlo. Así que llamé (en realidad me llamaron ellos), un teleoperador me atendió amablemente y, tras unos minutos de espera, me dijo que no me preocupara, que me devolvían el dinero (cosa que ocurrirá durante la próxima semana, espero).

No sé cuál habrá sido su criterio para fiarse de mí, si mirar mi historial de compras u otra cosa, pero el caso es que ya no es por el dinero (que también) ni por la decepción de no poder jugar según tenía planeado (que es lo de menos), sino la sensación de impotencia al no tener una manera de demostrar que algo ha ocurrido como ha ocurrido.

Este es uno de los puntos flojos del comercio electrónico, pero no es algo nuevo, sino que ya podía darse en la época de la venta por catálogo. En definitiva, tiene que haber una relación de confianza entre el vendedor y el comprador, incluso cuando la transacción se realiza de forma presencial, y eso es algo que no siempre ocurre. En el pasado se ha dado el caso de tiendas que dejaron de enviar pedidos a España precisamente porque los envíos eran gratuitos, sin certificar, y había mucha gente que decía que el envío se había perdido (lo cual era mentira) a fin de que les devolvieran el dinero o les enviaran otro producto. Y, al revés, se han dado casos de vendedores (normalmente en sitios de compra/venta de segunda mano) que han captado el dinero y han enviado un ladrillo envuelto, o nada, y si te he visto, no me acuerdo.


Juegos: Rhythm Thief y el Misterio del Emperador (Nintendo 3DS)

Normalmente los bundles de juegos suelen ser coto exclusivo de las tiendas digitales de ordenadores como Steam, GOG, etc. En contadas ocasiones han salido ofertas de este estilo para consolas, y muchas veces están restringidas a los mercados americano o japonés. Pero, en este caso, la oferta era aplicable para la eShop española con varios títulos de Nintendo 3DS y WiiU:

  • Nano Assault EX - Nintendo 3DS
  • Retro City Rampage: DX - Nintendo 3DS
  • Rhythm Thief & the Emperor's Treasure - Nintendo 3DS
  • Shantae and the Pirate's Curse - Nintendo 3DS
  • Super Street Fighter IV: 3D Edition - Nintendo 3DS
  • Affordable Space Adventures - Wii U
  • Citizens of Earth - Wii U
  • Darksiders II - Wii U
  • Freedom Planet - Wii U
  • Runbow - Wii U
  • Shantae and the Pirate's Curse - Wii U
  • Swords & Soldiers II - Wii U

No está mal para un Humble Bundle por el que pagué 13 dólares en 2016. Realmente los juegos que me llamaban la atención eran el Street Fighter, el Retro City Rampage y el Shantae. Sin embargo, ha sido este Rhythm Thief el único con el que me he puesto en serio y he terminado. Me ha llevado poco menos de 6 horas repartidas entre muchos ratos pequeños a lo largo de más de un año; si no recuerdo mal debí empezar a jugar por mayo de 2017.

Duración de la partida
Duración de la partida

La historia narrada es el hilo conductor para presentarnos las diversas pruebas musicales, un total de 50, sobre las que se apoya la jugabilidad de este título. Estas pruebas están basadas en seguir el ritmo de la canción pulsando diferentes botones al compás, haciendo gestos en la pantalla táctil o bien moviendo la consola. Tanto la música como los bailes de los personajes rayan a un gran nivel; imagino que habrán usado captura de movimientos de algún bailarín profesional.

El mapa de París por el que transcurre nuestra investigación
El mapa de París por el que transcurre nuestra investigación

La mecánica es la ya conocida de los juegos musicales. Si encadenamos demasiados fallos consecutivos no pasaremos la prueba, mientras que si sólo fallamos de vez en cuando, la pasaremos pero con una nota más baja. Hacer todas las canciones perfectas no está al alcance de cualquiera.

El resto de puzles que se nos presentan son bastante sencillos y consisten básicamente en ir "recolectando sonidos" por las diversas pantallas del mapa, charlar con los personajes que vayamos encontrando y la búsqueda de monedas ocultas en los escenarios. También tiene un modo multijugador local que no he probado.

Pulsando como locos en cada rincón encontraremos monedas extra
Pulsando como locos en cada rincón encontraremos monedas extra

Las escenas animadas que se intercalan entre prueba y prueba están muy logradas y tienen un efecto 3D muy chulo. Recomiendo jugar con cascos para apreciar bien la calidad de sonido.

Parece ser que el juego era el comienzo de una saga (por lo que se puede intuir de las escenas finales). Pero no debieron ir muy bien las ventas (y de ahí quizás su presencia en el bundle) ya que no se ha sabido nada de esa supuesta secuela. Aunque ahora mismo el juego está a precio completo en la eShop, así que no sé. Yo recomendaría el juego, especialmente para los peques, pero no a ese precio, desde luego.


Gadgets: Amazfit Bip

Recuerdo estar en 2014 viendo en casa la presentación del Apple Watch. Como siempre, Apple vende muy bien sus productos (si te quieres dejar ilusionar, claro), y eso de tener un smartwatch parecía que molaba mucho. Más o menos por esa época, Google también anunció su plataforma Android Wear. El caso es que durante todo ese tiempo he buscado, sin encontrarlos, motivos para comprarme uno de esos "relojes inteligentes". Quizás sea por el recuerdo de crío chico de ver a Michael Knight hablando con su coche a través de un reloj. No sé. Pese a mi ilusión, siempre les he visto dos pegas importantes: el precio y la duración de la batería.

La caja del Amazfit Bip
La caja del Amazfit Bip

Después de aquello llegó la explosión de los relojes "deportivos" y las pulseras cuantificadoras. Y, entre ellas, había una que para mí destacaba: la Xiaomi Mi Band. Su conjunto de funcionalidades era muy limitado: contar los pasos, monitorizar el sueño y vibrar ante ciertos eventos, como una alarma o una llamada o notificación en el teléfono vinculado, todo ello con una duración de dos meses de batería por cada carga. Por un precio de unos 20 euros me podía permitir hacer la prueba para ver cuán útil podría llegar a ser. Fue en 2015 cuando me hice con una.

Contar los pasos está bien, pero bueno, ya es algo que hace cualquier teléfono móvil. Para monitorizar mi actividad física corriendo o con la bici seguía utilizando un reloj con pulsómetro. Lo que sí que me resultaba útil era la función de vibración al recibir una llamada (no con cualquier notificación), lo cual me permitía dejar el móvil silenciado y "abandonado" y, por otro lado, la alarma "inteligente" que, supuestamente, al estar monitorizando el sueño, te despierta antes de la hora en uno de los momentos de sueño ligero.

Para mí era suficiente. Solo echaba en falta una cosa, y más cuando mi reloj se rompió: tener que sacar el móvil del bolsillo para mirar la hora, ya que la Mi Band no tiene pantalla. Justo estaba planteándome hacerme con una Mi Band 2 (que además monitoriza las pulsaciones) cuando anunciaron este año la Mi Band 3. Estaba con ese dilema cuando me encontré con este tweet de Luis Pérez y me dije: ¿qué maravilla es esa?

Un smartwatch que permite todo lo que ya hacía con la Mi Band más monitor de pulsaciones, identificación de llamadas, lectura de notificaciones, GPS, brújula, barómetro, cronómetro y cuenta atrás, resistencia al agua y esferas intercambiables. Con una pantalla que, aunque tiene poca resolución, se ve estupendamente tanto en interiores como a plena luz del día. Y todo ello manteniendo una autonomía similar. Que, obviamente, varía en función del uso que le demos, pero que aguanta un par de semanas tranquilamente con varias sesiones de seguimiento por GPS y algunas notificaciones activadas. ¿El precio? No son los 20 euros de la pulsera, tampoco los más 400 de un Apple Watch; son 80 si lo compramos en España y unos 60 si lo pedimos a China vía Aliexpress o similar.

Por el momento estoy súper contento con la compra. ¿Qué le echo en falta? Pues si nos ponemos exquisitos, poder gestionar ciertas cosas (como las alarmas) directamente desde el reloj, sin necesidad de la aplicación móvil. Porque tener la posibilidad de enviar música a unos cascos Bluetooth estaría bien. Aunque, bien pensado, eso seguro que reduciría bastante la autonomía y, además, tendría que comprarme esos cascos, que son más caros que unos convencionales, hay que cargarlos cada cierto tiempo y duran lo mismo que los cascos con cable.

Por último, si os interesa este reloj sólo me queda recomendar que instaléis la aplicación Gadgetbridge desde F-Droid. Dicha aplicación os permitirá, entre otras cosas, poder exportar los datos de las actividades físicas (en formato .gpx) para poder importarla en servicios como Strava o Endomondo. Y también podréis usarla para cambiar la esfera del reloj por cualquiera descargada de Internet, como por ejemplo las que podéis encontrar en la página Amazfit Watch Faces. Yo tengo puesta esta que recuerda a los antiguos relojes Casio, que da bastante información y se ve muy bien.

La pantalla se ve realmente bien bajo la luz solar
La pantalla se ve realmente bien bajo la luz solar

Juegos: Demo FIFA 19 (PS4)

Para seguir fiel a la tradición, la semana pasada descargué la demo de FIFA 19, simplemente por probar. Este año todavía no me he decidido a pagar por mi ración de fútbol virtual y, si lo hago, seguramente me decantaré por el PES. No vamos a cambiar a estas alturas de la película.

FIFA sigue en su línea. No tiene rival ni en las licencias ni en la ambientación, con el uso de los grafismos oficiales que nos hacen pensar que estamos viendo un partido en la televisión. Hasta los entrenadores de los equipos están recreados. Pero vamos, que más allá de poder jugar un partido con mi Atleti (cosa que en la demo de Pro Evolution Soccer de este año no puedo hacer), lo que es el juego en sí sigue sin convencerme. Al vídeo que os dejo a continuación me remito, y no es porque sea un manta y pierda, sino porque no tengo la sensación de estar jugando al fútbol, sino a un videojuego de fútbol. La competencia tampoco es perfecta, pero creo que se aproxima más.

(Curiosamente el vídeo tiene una reclamación por copyright por la música de los menús. ¡Viva el ContentID!)

Lo que sí me ha gustado es la opción de que aparezcan sobreimpresionadas las diferentes acciones que podemos realizar mientras jugamos, con diferentes niveles de complejidad según vamos progresando. Me parece una buena manera de integrar un tutorial mediante el cual podamos mejorar nuestro desempeño sin necesidad de leer manuales, ver vídeos de terceros por Internet o interminables sesiones de entrenamiento.


Juegos: Inside (PS4)

Aunque tengo juegos de sobra, de vez en cuando le echo un ojo a las diferentes tiendas digitales de las consolas por si hay alguna oferta interesante. Hace algunos meses vi que estaba disponible la demo de Inside, de Playdead (los creadores de Limbo), un juego que en su momento me gustó bastante. Así que la descargué y la estuve probando. Te dejan jugar un buen rato, suficiente para hacerte una idea de si su propuesta te puede o no interesar y, si es el caso, engancharte, pero sin llegar a desvelar todas sus mecánicas.

Inside
Inside

Antes del verano, en uno de los múltiples periodos de rebajas, se puso a unos apetecibles 10 euros, así que no dudé demasiado en hacerme con él, aunque no lo iba a jugar inmediatamente (creo que en ese momento andaba con el Batman Arkham Knight). Hice el pago y, ¡oh maravilla!, el juego completo ya estaba desbloqueado sin necesidad de ninguna descarga adicional. ¡Qué pájaros, ya lo tenía en mi consola antes de pagar!

Si os interesa y tenéis ocasión, probad la demo, que ilustrará mucho mejor que yo en mi versión escritora más elocuente. Porque se me hace complicado transmitir con palabras las sensaciones que ofrece el juego. También podéis buscar algún vídeo de gameplay pero, pudiendo jugar, ser un simple espectador es tontería.

Inside: ocultarse en las sombras es fundamental
Inside: ocultarse en las sombras es fundamental

Nos encontraremos con una interfaz intencionalmente minimalista (por no decir inexistente) y un esquema de control en el que apenas son necesarios un par de botones para saltar y accionar, más la palanca o cruceta de control, para interactuar con el entorno. Enseguida nos encontraremos andando hacia adelante (es decir, hacia la derecha) sin saber muy bien qué ocurre, de qué huimos y por qué tanto desasosiego.

Inside: iluminación
Inside: iluminación

La vertiente artística del juego es una maravilla, destacando para mí la iluminación y el agua. Pero ambas no sirven meramente de espectáculo visual, sino que forman parte de las mecánicas y los puzles que tendremos que superar para avanzar, junto con la interacción física con algunos de los objetos que forman parte del entorno.

Inside: buceando
Inside: buceando

Porque este título se trata básicamente de eso: ir superando las situaciones que se nos van presentando sin descanso mientras continuamos lo que parece una "huida hacia adelante", intentando averiguar qué es lo que ocurre en el mundo aparentemente distópico en el que nos encontramos. En ocasiones (bastantes, dependiendo de nuestra habilidad) moriremos; simplemente volveremos al comienzo de esa situación. El juego no nos va a hacer retroceder demasiado cuando nos equivoquemos. Tendremos que ocultarnos en las sombras, interactuar con los objetos y sus propiedades físicas, "manejar" a otros personajes (ya veréis cómo), etc. Es todo bastante orgánico. Como comenté al principio, no hay una interfaz, ni un tutorial, ni unas instrucciones, ni nada parecido. El juego es lo suficientemente intuitivo como para que no sea necesario.

Inside: los enemigos nos matarán sin contemplaciones
Inside: los enemigos nos matarán sin contemplaciones

He leído que alguna persona compara este juego con el clásico Another World. Salvando las distancias temporales, creo que Inside lo supera; en Another World los combates con los enemigos eran a veces demasiado injustos, y en otras ocasiones te encontrabas con que la forma de avanzar era ir probando cosas (casi como en un juego tipo Space Ace o Dragon's Lair) a ver si sonaba la flauta. Inside en ese sentido está mucho más pulido, se notan los aproximadamente 6 años de desarrollo.

Inside: este momento recuerda a Another World
Inside: este momento recuerda a Another World

Es una experiencia corta. No he medido la cantidad exacta pero serán dos o tres horas; a mí me ha ocupado el pasado fin de semana. Pero deja con muy buen sabor de boca en cuanto a la jugabilidad, y un poco rallado en cuanto a la historia (si es que la hay en realidad, o se trata de meros esbozos para que nos la imaginemos nosotros). Los trofeos se pueden recolectar después ya que, una vez terminado, se puede acceder a cualquiera de las situaciones desde el menú. Igual ocurre con el final alternativo, todavía más extraño si cabe.

Desde luego, si tenéis oportunidad, y más si lo conseguís en oferta, os lo recomiendo encarecidamente. Requiere de una pizca de capacidad deductiva y un poco de habilidad con el mando, pero el resultado es muy gratificante.


Juegos: Starwars Battlefront II (PS4)

Star Wars Battlefront fue el juego con el que estrené mi PlayStation 4, hace ya más de dos años y medio (cómo pasa el tiempo), en plena fiebre con el regreso de Star Wars a los cines. Esta segunda parte no es una novedad, ya va para un año que salió al mercado, y fue objeto de bastante crítica y polémica, especialmente por el uso que se le daba a las "cajas de botín" y las microtransacciones. Antes de las vacaciones me animé a comprarlo ya que estaba de oferta en descarga digital (20 euros). Eso sí, con mi proverbial puntería, apenas dos o tres días después se pudo encontrar por un breve periodo de tiempo en formato físico a un precio similar (un par de euros más caro). En fin, no escarmiento.

Star Wars Battlefront II: Cajas de botín
Star Wars Battlefront II: Cajas de botín

En esta ocasión, a diferencia de la primera entrega, el juego cuenta con un modo historia, que es lo que principalmente me llamaba la atención para hacerme con él, ya que online decir que soy un manco sería quedarse corto. Además, el modo historia, que transcurre entre los episodios VI y VII de la saga de películas es canon. Eso quiere decir que los eventos que se narran, y que vienen a dar algunas pinceladas sobre lo que aconteció entre las dos películas, cuentan con el beneplácito de Disney.

La historia de Iden Verso, la protagonista, no está del todo mal. No digo nada para no desvelar ninguna sorpresa. Eso sí, no esperéis grandes revelaciones, como averiguar de dónde surge La Primera Orden o por qué Luke está desaparecido. Además podremos controlar a otros personajes muy conocidos por los fans, así como las naves más emblemáticas.

Star Wars Battlefront II: Pilotando un X-Wing
Star Wars Battlefront II: Pilotando un X-Wing

Además del multijugador, con un buen puñado de variantes, y el ya comentado modo historia (que viene a durar unas 6 ó 7 horas sumando el DLC gratuito que se lanzó durante el año), encontraremos algunos otros modos de juego para disfrutar en local. Eso sí, no dejan de ser más o menos calcos del modo online pero con bots. De hecho el modo historia adolece del mismo defecto. Si bien hay un argumento y unas escenas cinemáticas bien trabajadas, las mecánicas del juego en sí son las mismas. Uno espera un Uncharted y no lo es, por desgracia.

Star Wars Battlefront II: Porcentajes de progreso
Star Wars Battlefront II: Porcentajes de progreso

Eso sí, gráficamente me ha parecido peor que el primero, lo cual no tiene mucho sentido. No en los modelados en sí sino técnicamente, ya que se aprecia a simple vista cómo cargan las texturas de los objetos más próximos a nuestro punto de vista. Pensaba que podría ser debido a tener activado el "modo supermuestreo", pero lo he desactivado y sigue igual. También he notado más lag en las partidas por Internet. Para comprobar la verosimilitud de esa sensación, nada mejor que echar una partida rápida al primer juego y salir de mi error... a medias. Los gráficos de Battlefront II son infinitamente más detallados, pero sí que es cierto que se nota ese popping de las texturas en distancias cortas.

Star Wars Battlefront II: Pantalla in-game
Star Wars Battlefront II: Pantalla in-game

Como creo que ya he comentado por aquí alguna vez, llegar tarde a los juegos suele tener la ventaja del precio reducido pero, en este caso, la principal desventaja está al jugar con otra gente. En estos títulos que tienen tanto de echar horas para ir, no solo cogiendo maña con los controles, sino aumentando el nivel de los personajes, consiguiendo armas, potenciadores, objetos especiales, etc., ves que todo el mundo está ya a un nivel que no vas a alcanzar ni en sueños. Esto es porque la manera de progresar rápido es jugando bien, y si el nivel está muy por encima, te cuesta más, así que avanzas mucho más despacio. Así que en las partidas multijugador soy de lo que podríamos llamar "carne de cañón". Pero bueno, para echar un rato está divertido. Y no deja de ser un juego de Star Wars.

Star Wars Battlefront II: Estadísticas de una partida
Star Wars Battlefront II: Estadísticas de una partida