Tendría que revisarlo pero, deportivos aparte, es posible que Assassin's Creed sea la saga de la que tengo más títulos, siendo todos de la misma consola (XBox 360, aunque esto lo matizaré más tarde). Estaba revisando el archivo del blog, porque no recordaba haber escrito sobre ninguno de ellos. La memoria me ha traicionado: sí que hay un par de entradas, sobre la demo de Assassin's Creed Revelations y, una bastante reciente, sobre Assassin's Creed III.

No es Black Flag el último título para esta generación. Simultáneamente al fallido (y durante largo tiempo deseado por mí) Assassin's Creed Unity, se lanzó Rogue, se entiende que para amortizar un poco más la franquicia y aprovechar el tirón y las ganas de asesinos para aquellos que no hemos dado el salto a las nuevas consolas. Sin embargo, sí que es probable que sea un punto y aparte para mí (nuevamente tendré también que matizarlo), así que aprovecharé este post para hacer balance. Pero, primero, voy con el IV.

Ya venía escamado de la entrega anterior, pero me habían hablado mejor de esta y había que darle una oportunidad. Y el juego no está mal, pero no es lo que yo espero de un Assassin's Creed. Los piratas tienen su punto, pero la historia no me ha enganchado y las batallas navales tampoco. Además, aunque el juego no es para nada difícil, sí que es casi imprescindible (que no obligatorio) mejorar tu barco para poder superar cierta misión. Lo cual te obliga a "recolectar", ir de acá para allá buscando bronca con otros barcos para abordarlos, rapiñar su oro y sus mercancías y poder así comprar mejoras para el Jackdaw, que así se llama nuestro barco, el de Edward Kenway. Odio que me obliguen a hacer tareas repetitivas y tan poco motivadoras sólo para poder avanzar en la historia. Y por historia me refiero a la que transcurre en el Caribe del siglo XVIII, que la parte contextualizada temporalmente en la actualidad no llega ni a relato corto. O yo no le veo la gracia o no sé qué sentido tiene. Podrían dejarla ahí sin más.

Gráficamente es muy bonito, aunque en el aspecto interacción de personajes la cosa cambia, no está tan bien como los primeros, o igual es que mi memoria está edulcorando los recuerdos. El sonido también es de notable, canciones de piratas incluidas, todo un detalle que te arranca una sonrisa mientras vas surcando los mares en busca de fortuna.

Por cierto, que entre los borradores de este blog he encontrado una entrada sobre Assassin's Creed (la primera entrega), fechado en diciembre de 2009. Apenas un par de párrafos en los que comentaba que el juego había sido una decepción, principalmente porque los medios y la propia Ubi Soft ya se habían encargado de poner las expectativas por las nubes, y eso no es bueno.

Pensemos que el juego fue lanzado en 2007, aunque llevarían probablemente desde 2005 dando la matraca con él. Yo compré la PS3 en 2008 y este juego cuando ya lo liquidaban en 2009. Sin embargo, problemas de expectativas al margen, me gustó lo suficiente como para tener ganas de más. A ver, el juego era un Prince Of Persia con templarios y para "next-gen". Como para no gustar. Así que compré el siguiente en cuanto se puso a un precio razonable, lo cual debió de suceder allá por 2010 (gracias play.com por guardarme el histórico de compras). El problema es que no me lo enviaron para PS3, que era la versión que yo había adquirido, sino para XBox360. Y no lo descambié, ahí se quedó, a la espera de tener la consola. Lo que, si mal no recuerdo, ocurrió allá por febrero de 2011. A partir de ahí toda la saga ha ido en la consola de Microsoft. Incluso el primero, vendí la versión de PS3 para comprarme la de XBox. Es por ello que no dispongo de las estadísticas de juego (tampoco sé si el propio título las incorporaba), y es probable que lo rejuegue.

¿Por qué iba a hacer esto último, si he acabado un poco cansado de Assassins? Por completismo, podría ser, pero también por recuperar las sensaciones de la mecánica original. Recordemos lo que he dicho antes: "Prince Of Persia con templarios". Sí, y con toques de Splinter Cell. ¡Ambos son parte de mis juegos favoritos! En este primer Assassin's, las plataformas y el sigilo son parte importante de la acción. Vamos, que son el juego. Una mecánica que se fue perdiendo ("casualizando", como dicen por ahí) en favor de introducir otros elementos de mundo abierto, de rol y de "recolección".

En su momento fue un bajonazo ver vídeos de templarios y, nada más empezar, encontrarte con el patán de Desmond y ver que todo es una simulación. Pero el juego mola. Y la saga, es cierto que añadió algunos elementos interesantes, y la historia en Italia era muy buena, pero se cargaron la esencia. Y Desmond, su historieta, siguió apestando.

A continuación detallo el porcentaje de progreso y el número de horas que he echado a cada entrega. No está mal:

  • AC II - 79,57% (24'5 horas)
  • AC II Brotherhood - 46,04% (13 horas)
  • AC II Revelations - 58,69% (12 horas)
  • AC III - 37%  (15 horas)
  • AC IV - 62% (25 horas)

Me llaman la atención varias cosas. Primero, la relación entre porcentaje y horas se rompe totalmente en AC III y, salvo que el juego no me gustó nada, tampoco sé el motivo exacto. Otro tema curioso es que los recordaba más o menos iguales en cuanto a duración, pero está claro que no es así. Es más, casi podría jurar que el III se me hizo más largo que todos los demás.

Diréis que soy masoca, son muchas horas invertidas en una saga que, a cada entrega, me va decepcionando. Y que todavía me plantee rejugar al primero. Pues sí, es posible que haya algo de eso.

Y, ahora que no me lee nadie, soy consciente de que compraré el Rogue cuando baje de precio y lo jugaré. El Unity (y la PS4), de momento, me los ahorro.